La trastienda de las redes sociales

1.jpg

Gracias a la VIDA por regalarme personas como tú, Amparo. A los que ya conocéis a esta enorme profesional y admirable persona, os felicito por ello. Y a todos, os animo a disfrutar  y reflexionar con la lectura del siguiente artículo suyo.

¡Mil gracias por tu transparencia!

 

Por Amparo Donaire.

Me siento muy contenta ya mi querida Carmen Prada, a la que por cierto he desvirtualizado hace poco, me ha permitido entrar en su casa, su blog Las estrellas brillan por ti y estamos cómodamente sentadas en su salón para charlar y compartir experiencias y aprendizajes.

Los que pasamos bastante tiempo en nuestro escaparate virtual, el mundo on line, sabemos de la importancia de manejar lo virtual pero de forma realista, con los pies bien firmes en la tierra. Sabemos que la vida está hecha de pequeños momentos, de respeto y de personas que nos acompañan en el camino. Y Carmen es una de ellas. Me acompaña con sus posts y con su voz, reflexiones y buena música en su programa de radio. ¡Todo un descubrimiento! Recomiendo que no os perdáis sus programas llenos de sentimientos y buena música. ¡Gracias por tu motivación, tus inquietudes y la ilusión y ganas que le pones a todo lo que haces!

Carmen, como buena anfitriona, me ha pedido que me presente, así que antes que nada, para aquellos que no me conocéis, voy a hablaros un poco de mí.

Mi nombre es Amparo Donaire. Soy observadora y curiosa por naturaleza. Siempre inquieta y en aprendizaje continuo, porque, ¿el aprendizaje es cuestión de edad? Para mí, no. Me gusta escuchar y conectar con la esencia y las emociones de las personas. ¿Una vida sin nuevos retos que afrontar? He de confesaros que sería un aburrimiento, al menos en mi caso. Si quieres mantenerte en un mundo altamente cambiante y competitivo te va a tocar reinventarte ¿por qué no hacerlo? ¿Te vas a quedar parado viendo la vida pasar?

En cuanto a mi trayectoria profesional, está centrada en la gestión de la formación, desarrollo de estrategias de  marketing, publicidad y comunicación.  En estos últimos años, dado que la tecnología está cambiando de forma radical nuestra vida y nuestra forma de hacer negocios, mi ámbito de especialización principal se centra en los nuevos medios de comunicación social, la Netiqueta, Protocolo Social, Protocolo Institucional, Relaciones Públicas, Negociación y en procesos para mejora de la imagen y posicionamiento  de marca mediante una comunicación 2.0 efectiva. He descubierto que compartir con los demás todo lo que he aprendido es una de las mejores satisfacciones que puedo tener a nivel profesional

Si queréis saber más de mí, podéis encontrarme en LinkedinTwitterG+Pinterest e Instagram

Hasta hace algunos años, las redes sociales eran un área totalmente desconocida para mí. Recuerdo bien que cuando me planteaban estar presente o abrir algún perfil decía ¡Eso no es para mí! ¡Yo prefiero estar en el anonimato! Y mira por donde, hoy por hoy, mi actividad es más intensa cada día. Puedo decir que las RRSS me han aportado mucho, seguridad, aprendizajes, conocimientos, relaciones profesionales y personas que han venido para quedarse en mi vida. Verdaderamente  se ha abierto para mí, un nuevo mundo de posibilidades y sobre todo de poder comunicar que es lo que me gusta. Son muchos los beneficios frente a las desventajas, algún susto sí que me he llevado pero todo es subsanable y de  estas situaciones siempre podemos aprender.

Las Redes Sociales puedes enfocarlas a tu gusto, de forma profesional, personal, divertida, de negocios, pero tienes que tener en cuenta que todo lo que comuniques va a tener unas consecuencias. Lo que se vierte en las Redes allí se queda. Como decía Teresa de Calcuta “Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos son realmente infinitos”.

Carmen y yo mantuvimos una charla en la que hablábamos de los aspectos importantes de tener presencia en distintas RRSS y además de destacar sus ventajas y diferentes finalidades, desde la meramente profesional hasta la de compartir ocio, conocimientos, buscar información, mejorar la comunicación, también comentamos la otra cara, la de las desventajas, menos amable, más incómoda, más transgresora, lo que yo vengo a llamar la trastienda de las redes.

img_20180621_224339.jpg

 

Como usuarias de estos nuevos canales de comunicación, compartí con Carmen estas preguntas

  • ¿Hay algún comportamiento que te preocupe y que veas últimamente con más frecuencia en RRSS?

El simple hecho de poseer un perfil en redes sociales nos expone a los ataques de nuestros detractores. Ni todo el mundo nos cae bien, ni nosotros caemos bien a todos. Encontrarte con personas que vierten  de forma sistemática mensajes negativos entorno a una persona o una marca puede ser una verdadera pesadilla. Actuar con calma, valorar la respuesta y, dependiendo de la repercusión dirigirnos a los espacios adecuados de denuncia, van a ser nuestra mejor baza.

Además de estos detractores de los que hemos hablado, me causan mucha preocupación  las nuevas formas de delinquir que ha traído el crecimiento del mundo virtual. Además de la suplantación de identidad, con las graves consecuencias en cuanto a contraseñas, delitos económicos y de ciberseguridad, están además de la adicción, el acceso a contenidos inapropiados, el ciberacoso o la vulneración de la intimidad. Podemos acceder a contenidos pornográficos o violentos, denigrar a personas, transmitir mensajes racistas, fomentar la anorexia o incitar al suicidio entre otros.

Cada vez nos estamos acostumbrando más a oír términos como sexting, ciberbullying, grooming, que designan prácticas que tienen que ver con un distorsionado concepto de «privacidad» sobre todo en el caso de jóvenes. Los usuarios, en muchas ocasiones, no valoran el espacio íntimo y comparten fotografías y datos personales sin pudor alguno. ¿Nos estamos enfrentando a una pérdida de respeto y valores? No soporto la cobardía, amparados en avatares anónimos se esconden personas que insultan, menosprecian y humillan sin dar la cara.

En redes sociales se vierten muchas opiniones acerca de todos los temas. Sí, podemos opinar, pero por favor desde el respeto, la sensatez y la coherencia. No saquemos de quicio las cosas y nos convirtamos en un troll de nosotros mismos por estar detrás de una pantalla.

  • Una disciplina como el protocolo ¿es aplicable en el mundo virtual?

Aunque hemos avanzado mucho en ese sentido, siempre me hace gracia cuando me preguntan sobre protocolo y todavía me encuentro con reacciones o pensamientos que asocian el protocolo como algo antiguo, algo rígido y rancio.  No, el protocolo no es tomar el té con los reyes y ya estamos cansados de leer tantas veces aquello de “saltarse el protocolo”. El protocolo es un elemento facilitador de las relaciones con los demás, una ciencia multidisciplinar y de ahí la importancia que tiene valorar los diferentes ámbitos en los que el protocolo es elemento fundamental de la comunicación institucional, empresarial, oficial, etc.

¿Redes sociales y protocolo? Por supuesto que sí. Demuestra la adaptación de esta disciplina a los nuevos tiempos. Tenemos suerte porque el protocolo a través de las RRSS adquiere mayor visibilidad mediante la publicación de contenidos que ayudan a transmitir su importancia y sirven como ejemplo de conocimientos, incluso en el propio uso de ellas también aparece reflejado.

El protocolo “virtual” o netiqueta, asigna unos procedimientos de actuación y comunicación, basados en la cortesía, la educación y el respeto mutuo. Muy importante tenerlos en cuenta y un plus para nuestra marca personal.

  • Coméntanos alguna práctica que observas en RRS y que en tu caso no aplicarías

Seguramente hay muchas más de las que puedo comentar aquí, porque haríamos entonces otro post. Me disgusta bastante que contacten conmigo y después de haber aceptado la solicitud, directamente me manden un mensaje vendiendo un producto o servicio. Si piensas que las redes sociales son un canal donde puedes hacer marketing sin ton ni son, pues olvídalo. Seguramente lo que vas a conseguir es no alcanzar los objetivos que te has marcado.

Criticar a la competencia, en lugar de describir nuestro producto o servicio remarcando sus beneficios y qué aspectos son diferenciadores.

Recibir mensajes vendiéndome seguidores, todavía no le he encontrado sentido a engordar una cifra por el simple hecho de engordarla.

Que me pidan seguimiento en otras Redes Sociales, ¿no será mejor que nos sigan por nuestro trabajo o porque estemos interesados en lo que se comparte?

La falta de feedback, Me gusta pensar que siempre hay personas a las que les puede interesar lo que tú compartes y aportas. Y que hay alguien que conversa contigo en cada interacción. Trabajo intensamente en este aspecto, el feedback me resulta imprescindible.

Los hilos de conversaciones y las conversaciones a horas intempestivas. Sobre todo lo veo y a veces lo padezco en Twitter. Aquellos mensajes que mencionan a muchos usuarios y cada usuario dan una respuesta a uno por uno. Se me hace interminable y en ocasiones aunque parezca de mala educación no respondo. En cuanto a los horarios… piensa que ciertas horas privadas deben respetarse siempre.

  • ¿Qué actitud te incomoda o te molesta ver en ciertos perfiles sociales?

Una de las múltiples ventajas de las redes sociales es permitir la socialización con personas nuevas y que pueden ser afines o no en cuanto a áreas en las que nos desenvolvemos profesionalmente. Este contacto constante con otras personas facilita que la gente se conozca y mejoremos nuestras habilidades sociales.

Lo que se construye son relaciones basadas en sentimientos y emociones que necesitan tiempo, y éste es un recurso limitado y complejo. Observo y trato con perfiles de todo tipo, porque esa es la función que yo considero básica de las redes sociales, cooperar y compartir, aportar valor y conocimientos. Cada perfil es distinto y enfocado a unos fines, cada uno debe enfocar su visibilidad como mejor le parezca.

Ahora, si hay un perfil que me llama mucho la atención es el de aquellas personas que muestran una autoconfianza a rebosar, no sé si llamarlo autoconfianza o ego. Dicen que la autoconfianza es el camino del éxito y si primeramente no confiamos en nosotros mismos no podremos transmitir grandes cosas.

Pero veo con perplejidad perfiles altivos, que hablan siempre de lo bien que lo hacen y sientan cátedra, son como un gremio reducido (no quiero que se me entienda mal, si uno tiene conocimiento de algo ha de demostrarlo, no ha de dejar de aportar valor).

A esto le unes el que siempre alaban a las mismas personas de su entorno y parece que están  sometidas a la dictadura del “si te halago y te quiero quizá me vas a dar trabajo”. He observado también que tú puedes hacerles comentarios o interactuar  y… ¿no existes? ¿por qué no hay feedback?. Una simple frase o comentario dice mucho de tu interlocutor y demuestra tu interés hacia las personas.

No se trata de hacer una crítica al afán de protagonismo, al postureo o la autoridad que tenemos para hablar de uno u otro tema, no confundamos visibilidad con falta de humildad. La visibilidad cada uno la gestiona como mejor le parece. La humildad es un valor que nos hemos de replantear

Ahí lo dejo, es lo que más me choca.

¡Mil gracias por esta charla tan productiva y por otras que espero que tengamos en breve!

 

 

 

Amparo Donaire Amparo.jpg| Merece la pena que la conozcas
*Fuente de la fotografía, Propia

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

Anuncios

No perdamos el sabor de lo auténtico

67da8d593f055f08c61f206209ee6b82

Artículo publicado por Carmen Prada

 

En muchas ocasiones nos sentimos solos entre el bullicio.

Caminamos por las calles rodeados de personas, a algunas las conocemos, otras son desconocidas para nosotros.

¿Pero realmente por qué nos podemos llegar a sentir solos en las calles rodeados de tantas personas? Quizá porque caminamos por la vida enfrascados en nuestros propios pensamientos. Nos perdemos y nos encontramos en ellos, pero, ¿el mejor lugar para hacerlo es rodeados del bullicio? ¡Permitidme que lo dude!

En los tiempos que corren, siempre nos acompañan las nuevas tecnologías.

Hace unas semanas tuve el placer de acudir a Valladolid para poder disfrutar de una conferencia de Víctor Küppers. He de decir que no me sorprendió salir encantada de dicho evento, porque desde hace tiempo me parece uno de los mejores trasmisores de la psicología positiva y la motivación.

Durante mi estancia en esa bella ciudad, pude disfrutar de dos días sin prisas, sin agenda, sin tareas que no podían esperar… Ha sido como un doble regalo a mí misma. Fue entonces cuando puse en práctica una prueba en la que llevaba tiempo pensando. ¿Por qué no apagar mi móvil y sentarme a observar como actuamos las personas en un día normal y corriente?

Efectivamente, ¡tampoco me sorprendieron los resultados! Fue en la Plaza Mayor donde me senté, busqué un banco que me pudiese facilitar una visión amplia del lugar para observar los comportamientos de las personas que transitaban por ese lugar, un lugar por el que caminan muchas personas a lo largo de un día.

¿Qué observé?

  • En primer lugar, perdemos demasiado tiempo en nuestro día a día con la mirada perdida.

 

  • Hemos cambiado los saludos por ir conectados a unos cascos que lo único que nos aportan es ruido en nuestras vidas para no enfrentarnos a pensamientos y preocupaciones.

 

  • Tomar un café viene acompañado de consultarlo todo por tableta, pc o móvil. Hemos perdido hasta el contacto con el papel. ¡Queremos todo práctico y ya! El olor a papel es algo del pasado.

 

  • Vamos conectados a las RR.SS. hasta cuando caminamos. Tanto que en ocasiones nuestra salud y la de otros puede correr peligro. Ni cuando cruzamos en un paso de peatones desconectamos.

 

  • No caminamos para llegar a nuestros destinos, vamos prácticamente al trote. Vivimos casi sin aire en los pulmones, corriendo de un lugar a otro, olvidándonos en muchas ocasiones de lo que realmente es importante en la vida.

 

  • Las relaciones interpersonales han pasado a ser secundarias, y han sido sustituidas en gran medida por las distintas RR.SS.

 

¿Qué nos está sucediendo? Lo deseamos todo para ya, sin pensar que la vida tiene un camino que recorrer. Sin darnos cuenta que además no es necesario que lo hagamos solos, podemos optar por ir acompañados y por personas de carne y hueso.

Disfrutar del paisaje del camino hace que nuestra meta u objetivo diario sea más gratificante y además nos sintamos orgullosos de los charcos que hemos salvado para llegar a la meta.

Mantener todos nuestros sentidos al 100%, hace que mermen mucho las posibilidades de que pasemos de puntillas por la vida. La vida pasa más rápido de lo que creemos, pensamos que mañana tendremos otra nueva oportunidad y lo cierto es que nos podemos quedar sin ella.

Lo mismo sucede con las personas que nos rodean, esas que nos acompañan en el día a día. Todos necesitamos de todos, y hay muchas ocasiones en las que la cercanía se hace necesaria. Las familias necesitan su espacio y tiempo para que exista toda la armonía que debe existir para seguir creando familia.

Acompañando a esta reflexión, me hago la siguiente pregunta, ¿nos estamos deshumanizando conscientemente conformándonos en una vida menos complicada?

Estamos criando niños que para comunicarse entre ellos juntos en un banco de una ciudad, están con la mirada fijada en una pantalla, martirizando su dedo pulgar, convirtiendo un diálogo entre ellos en una conversación virtual.

Es cierto que puedes estar pensando que ahora mismo y por muchas circunstancias somos esclavos de las nuevas tecnologías, ¿pero en qué medida estamos permitiendo que éstas ocupen un lugar primordial en nuestras vidas?

Abracémonos, mirémonos a los ojos, escuchémonos y extendamos nuestro brazo. Afortunadamente, aún hay cosas que hoy por hoy no se pueden sustituir por experiencias virtuales. No dejemos de disfrutar del sabor auténtico de la vida.

 

¿Tú deseas ser el protagonista de la tuya?

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Aquí nos conocemos todos…

art4

 

 

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Hace escasos días, me encontré en medio de una conversación en el que el tema era la primera impresión, y reconozco que es un tema que me engancha.

Comenzamos hablando de una persona en concreto, conocida por todos los que en la conversación participábamos. Uno de los contertulios reconocía que su primera impresión cuando conoció al hombre del que tratábamos, no había sido precisamente buena, sino todo lo contrario. Y del mismo modo, acabó reconociendo que a medida que ha tenido una relación diaria con él por motivos laborales, su opinión ha cambiado muy positivamente.

Pero sin duda, ¡recuerda su primera impresión!, por lo que planteo la siguiente cuestión. ¿Es o no es importante la primera impresión? ¡Sin duda que lo es! De hecho, ella no la ha olvidado, aunque la opinión haya cambiado…

Su opinión cambió porque ha tenido la oportunidad de conocerle, pero yo me pregunto, ¿y si no la hubiese tenido, como pasa en la mayoría de las ocasiones?

Soy de las que opino que la primera impresión es nuestra carta de presentación. Debemos pensar que quizá a esa persona no volvamos a verla, que no tengamos más contacto que el de ese instante y voy más allá, se puede convertir en un momento dado por esa impresión que le hayamos causado, en nuestra posible embajadora ante otras personas.

Siempre se ha dicho que esta vida es un pañuelo, al igual que cuando vives en un lugar pequeño se suele escuchar eso de “aquí nos conocemos todos…” Hoy por hoy, me quedo con esta última frase, y es que es así, vivas donde vivas.

Nunca sabes la persona que en un momento concreto se encontrará sentada junto a ti o en la misma conversación, esa visita a un cliente qué puede traer después, o simplemente tener una forma de ser o estilo con el que muchas personas te identifiquen aunque desconozcan tu nombre. Pero voy más allá, digo que vivas donde vivas porque ahora mismo a través de las Redes Sociales vamos dejando nuestra huella en todo aquello en lo que interactuamos, en la fotografía de perfil que colguemos, en una opinión que demos ante una pregunta que en muchas ocasiones está colocada a propósito, en nuestra propia escritura que en muchas ocasiones descuidamos y dice mucho de uno mismo, en la forma de despedirnos o agradecer… Estamos examinados continuamente, debemos estar alerta las 24 horas y no despistarnos, y es que en cualquier ocasión son muchos los ojos que nos observan y algunas las oportunidades que se nos pueden presentar, y dependiendo de la impresión que se cause y del mismo modo, muchas las que se nos pueden escapar…

Desde este punto de vista, el de las redes sociales, ¿sabéis por qué es importante la primera impresión? Porque a través de ellas, no tendremos muchas o casi ninguna oportunidad de poder cambiar esa primera visión que han tenido de nosotros, ya que probablemente nunca nos vayan a conocer en persona o lleguemos a tener un trato directo y continuado.

Pero cuando sí se da ese trato directo, desempeñan de igual forma un papel importante tanto la comunicación verbal como la no verbal, por ese motivo, tanto la imagen como los gestos son importantes, y en la mayoría de las ocasiones no reparamos en ello.

Por la vida hay que caminar sin pausa, erguida, consciente, de un modo inteligente, precavida, al 100%, sin pensar que puede haber otra oportunidad, con soltura, delicadeza, con carácter y firmeza, pero sobre todo con mucha, mucha personalidad, esa que sea capaz de definirnos y que por ella cualquiera nos pueda identificar.

Seamos conscientes que nunca sabemos dónde está nuestra oportunidad, ni quién nos la puede ofrecer, o a qué puerta en un momento dado vamos a llamar y quién se encuentra del otro lado para abrirla… Por estos y otros muchos motivos, si hacemos de nuestra primera impresión nuestro hábitat natural, no nos costará que ésta sea nuestra forma de vida, no sufriremos porque nos mostraremos tal y como somos, puesto que la naturalidad formará parte importante de cómo nos mostramos.

Nunca descuidemos que, detrás de lo que decimos, ha de haber una coherencia en lo que hacemos. Así, sin divisiones interiores ni bipolarizaciones, caminaremos ligeros de equipaje por la vida, nuestra mirada será más transparente, estaremos más a gusto con nosotros mismos, y será más fácil que la gente confíe en nosotros, porque transmitiremos confianza, felicidad y paz interior.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.