¿Te consideras aprendiz o empresario?

leather-shoes-402208_1920.jpg

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Peter Drucker, reconocido investigador, autor de diversos libros sobre administración, indica que el empresario no posee características especiales, y, en sí, estas no son necesarias; dice que él personalmente ha sido testigo de cientos de casos en los cuales personas comunes se han desenvuelto de muy buena forma como empresarios.

Según se encuentra el mercado laboral, la precariedad del mismo y las pocas alternativas que se presentan, los emprendedores salen hasta de debajo de las piedras.

También es cierto que hay un dato significativo, son más el número de empresas y negocios que cierran, que los que comienzan su andadura. ¿Alguna vez os habéis preguntado el porqué? ¿Cuál puede ser el motivo? ¡Yo sí lo he hecho!

Es cierta y acertada en mi humilde opinión la cita de Peter Ducker, “empresario puede ser cualquiera”, no se necesitan unas capacidades extraordinarias para ello, pero lo que sí me cuestiono es, ¿el poseer ciertas capacidades puede condicionar el camino al éxito o al fracaso de la empresa? ¡Sin duda creo que sí!

En muchas ocasiones, conversando con personas con las que quizá no tenga un contacto tan directo o recién acabo de conocer, surge la siguiente pregunta: “¿y tú a qué te dedicas?” La respuesta es instantánea, “empresario”.

¿Realmente existe esa vocación empresarial?

Creo humildemente que sí, y además es algo que se huele, se siente, se palpa, es como una vena que no le sale a todas las personas. He conocido a muchos de los que se denominan “empresarios”, pero con esa vena pocos.

Hace escasos días encontré por casualidad un post que muestro a continuación y que para mí tiene mucho significado.

El ser empresario no lo otorga un título, ni es algo que compres. Es una arriesgada y apasionante decisión, pero a la hora de la verdad no todos valen para esta faena. Tengo muy claro que esta figura debe tener unos rasgos que no muchos poseen.

Puede ser que muchos de vosotros os hayáis encontrado con esta respuesta, “de profesión, empresario”, o incluso os estéis planteando emprender. Si os encontráis en cualquiera de los dos casos anteriores, os invito a que planteéis u os planteéis las siguientes cuestiones:

  • ¿Posees una gran capacidad para dirigir?

La mayor parte de la responsabilidad de alcanzar los objetivos marcados sin duda es tuya como empresario. Eres la persona que tiene la última palabra en las decisiones, y para ello tienes que saber marcar el camino a seguir. Debes tener el potencial necesario para sacar a flote las habilidades del personal que tú mismo has elegido para que te acompañe en tu andadura.

Nada puedes dejar al azar, debes tener un plan, no ir a salto de mata.

  • Este es tu objetivo, ¿pero sabes cuál es tu meta?

¡La pregunta del millón! Dejemos a un lado los objetivos mensuales, trimestrales, por empleado… No, estamos hablando del camino a seguir para alcanzar tu meta. No te puedes permitir dar palos de ciego. Tan claro la tienes que tener que debes hacérsela llegar con la mayor transparencia posible a las personas que están a tu alrededor. Debes llegar a seducirlas con tu idea, ya que si tú no lo tienes claro, los objetivos estarán difusos, y será complicado que los balances sean satisfactorios, y el riesgo será mayor de que el proyecto no tenga éxito ni continuidad en el tiempo. Y no solo tú pagarás las consecuencias. ¡No hagas víctima a los demás de tus errores!

  • ¿Estás dispuesto a asumir riesgos?

Debes saber asumir riesgos para crecer, pero antes de ello debes ser consciente de los pros y contras de cada disyuntiva, y mantener los pies en el suelo y la cabeza sobre los hombros… Esto último es muy importante, no te busques problemas, no se los busques a otros.

  • ¿Posees capacidad de decisión?

Eres la persona que más decisiones vas a tomar en tu organización. Como cualquier otra persona, unas veces acertarás y otras errarás. No caigas en el error de “echar balones fuera” cuando cometas un error. Es lo más recurrente y lo más sencillo a corto plazo, pero a medio o largo, estarás a la deriva y solo.

  • ¿Tienes esa vena y carisma entonces?

Solo ese empresario del que hablo, sí, ese que tiene vena y carisma es capaz de sacar de los que tiene alrededor lo mejor de cada uno.

Potencia a los subordinados, dedica el conveniente tiempo y dinero a su continua formación y a la tuya propia, debes saber delegar en ellos, haciendo que se sientan importantes y respetados como personas, ayuda a obtener la mejor implicación del conjunto de la plantilla. Se echa en falta dentro de las empresas ciertas palabras como “gracias”, “disculpa”, “de nada”, “buenos días”, “enhorabuena”, “gran esfuerzo”, “magnífico”, “te lo agradezco”… ¡Empieza tú a marcar la diferencia!

Eso sí, se escuchan más a menudo “que no vuelva a suceder”, “un grave error”, “que sea la última vez”, “esto es un ultimátum”… No llegues a utilizar el autoritarismo, si no piensa que en algo estás fallando.

Una cosa importante, ¡los errores y fallos, se corrigen en privado!

Nunca olvidemos que trabajamos con PERSONAS, personas con vidas, con necesidades, inquietudes, historias… No eres nada sin ellas. Tu organización la compone un grupo humano, del cual te guste o no dependes. No arrastres, no humilles, no arañes, no dañes, no prives de libertad y mucho menos juegues con el pan de nadie.

También quiero recordar que abusar de la necesidad de otros, empequeñece… Tú como empresario no serías nada sin los trabajadores, solo tendrías una idea. Para alcanzar esa meta necesitas de los demás. Los trabajadores deben tener claro su papel, pero no caigas en la tentación de la vanidad, llegando a pronunciar “sin mí, no serías nada…”

 

Fomentemos los valores humanos, las sanas relaciones entre
personas dentro de las empresas, para que todos se sientan
implicados en un proyecto común y orgullosos del mismo. En
un equipo es importante que haya un buen capitán y líder, pero
todos han de sentirse útiles, respetados y reconocidos, pues los
éxitos dependen de la suma eficiente de todos. Quien está a la
cabeza, ha de mantener siempre la humildad, y servir a los
demás como ejemplo profesional y personal.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com y Google

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Anuncios

Deja de ser un capítulo en tu vida y construye una novela

hyacinth-782328_960_720

Artículo publicado por Carmen Prada

Hace 24 días, 19 intrépidos NO ESCRITORES de varios países y distintos continentes, decidieron salir de su ZONA DE CONFORT y comenzar un PROYECTO COLABORATIVO que consiste en escribir una novela multiautor. De ahí ha nacido  K-Thar-Sys.

Es cierto que a medida que pasan los días, los capítulos, los cambios de impresiones entre todos los que la estamos construyendo, nuevas inquietudes, todo ayuda a que surjan ideas.

Pasados estos 24 días, os animo a que vosotros mismos descubráis lo que lleváis dentro, y podéis aportar o desarrollar ideas. Este es uno de los ejemplos más reales que os puedo mostrar, y el que yo misma estoy viviendo y saboreando.  Como veis, hay maneras CREATIVAS de que PERSONAS NORMALES hagan juntas COSAS EXTRAORDINARIAS.

¿Creativas? ¡Por supuesto! Ya sabemos que el que más o el que menos, si hoy por hoy no nos desmarcamos y hacemos cosas diferentes del resto, seremos más de lo mismo. De ahí ese importante salto que debemos llevar a cabo en nuestras vidas, saliendo de la zona de confort.

Nos dijimos, ¡hagamos algo diferente! Y cómo no, servidora levantó la mano y junto al magnífico profesional en Comunicación y Márketing, Vicente JRull, (que también forma parte de esos 19 “locos”), nos pusimos en marcha, él se encargó de la música y montaje del vídeo que a continuación os muestro, en el que la voz e inspiración de las palabras son de quien esto escribe.

Me voy a atrever a pediros algo, mientras lo escucháis (es muy importante) dejaros llevar por la voz y los mensajes, al igual que por la hermosa melodía. Que todo os envuelva. Después de que lo hagáis os diré por qué…

Si os ha gustado, os animo a sumaros a nuestro canal de YouTube

Confío en que hayas podido disfrutar del vídeo tal y como te he recomendado. Os preguntaréis, ¿pero por qué nos has pedido esto, Carmen? Muy sencillo, reconozco que cuando lo grabé tenía una especie de guión hecho por mí. Una vez que comencé, las palabras fluyeron solas, me di cuenta que no necesitaba ningún guión, que las preguntas y reflexiones que iban apareciendo a medida que lo construía, podían formar parte de la vida de cualquiera. Cuando vi el resultado final, me hice las siguientes preguntas que os quiero trasladar a vosotros para que las reflexionéis. ¡En esta ocasión os toca trabajar!

book-933234_960_720

  • ¿Te sientes el protagonista de tu vida? Es importante que tengamos nuestro plan de vida, que no nos conformemos con dejarnos llevar por la corriente de los acontecimientos…
  • ¿Compartes tus inquietudes o temores? El hacerlo nos puede ayudar a nosotros mismos, pero sin duda quizá abras los ojos a aquella persona a la que se lo estás confiando.
  • ¿Has pensado en algún momento que tu vida puede dar un giro inesperado? Quizá a alguno de vosotros ya le ha sucedido. ¿Estás preparado para ello y has adquirido esa capacidad de adaptabilidad?
  • ¿En cuántas encrucijadas te has visto envuelto en tu vida? Una reflexión a tiempo ayuda a sopesar la situación y tomar decisiones.
  • ¿Crees que valoras lo suficiente a todas esas personas que han estado o están a tu lado en momentos importantes de tu vida? ¡No les des la espalda, ellas no lo hicieron!
  • ¿En qué circunstancias tomas decisiones importantes? Debería ser en momentos de calma, sosiego y estabilidad emocional…
  • ¿Vives la vida con la que has soñado? En esta pregunta que me parece tan importante, quiero dar mi punto de vista al respecto. Los SUEÑOS están en continuo movimiento, jamás dejes de luchar por ellos. Seguro que a la pregunta que acabo de realizar, la mayoría responderíais que NO, ¡no os asustéis, es normal! Tendemos a idealizar demasiadas cosas, y este hecho nos lleva muchas veces a continuas frustraciones.

No existe la vida perfecta, ni tan siquiera la soñada. Debemos ser ambiciosos cada día mientras la construimos, pero a la vez tener claro cuáles pueden ser nuestras limitaciones. Quizá deberías llegado este punto preguntarte, ¿qué quieres realmente hacer con tu vida? Pero eso sí, no pidas permiso ni opiniones de algo tan importante a nadie, porque solo tú debes tomar el mando y ser el capitán de tu barco…

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen de Pixabay

Vídeo: Vivace 3.0 Agencia Comunicación

Voz: Carmen Prada / Música: Vicente JRull

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

Queridos Reyes Magos…

love-letter-1285404_960_720.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

“Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad para este 2017” – Carmen Prada

Con este post inauguro el año 2017 en mi blog, y pienso que una buena forma es expresando mis mejores deseos para este nuevo año.

Es cierto, parece que es el momento del año por excelencia para hacer recuento de lo positivo que nos ha regalado y lo que no ha sido tanto… Tampoco soy muy partidaria de esperar todo un año para hacerse preguntas, reproches o darse palmaditas en la espalda. ¿Por qué no hacerlo más a menudo? En el día a día son demasiadas las cosas que posponemos para otro momento “porque no nos corren prisa”.

Parad un momento a pensar. ¿De verdad no os habéis planteado que quizá en muchas ocasiones las cosas nos podrían ir mejor si hiciésemos reflexión de lo que acontece en nuestro día a día sin llegar a final de año? ¡Venga, lo reconozco! Soy de las que llevo a la práctica ese refrán que viene a decir que “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, pero eso no significa que quien quiera no pueda hacer su “balance de cuentas” de forma anual.

Llega la Navidad, y con ella comienza una época curiosamente de buenos deseos, felicitaciones, reencuentros, celebraciones… De hecho, hasta llegamos a intercambiar palabras con personas que hace tiempo hemos alejado o nos han alejado de sus vidas y todo, ¡porque es Navidad! Todo son abrazos, besos, alegría, pero sin querer aguar la fiesta a nadie, detrás de tanta actividad social, ¿realmente llegamos a proponernos cambios para el próximo año que se avecina?

Escucho a muchas personas proclamar propósitos y promesas para el año que comienza, tales como:

  • dejar de fumar;
  • comenzar a hacer ejercicio;
  • estudiar inglés;
  • bajar esos kilos que sobran…

Creo que estos son los más típicos que todos hemos escuchado. ¿Sinceramente? En la mayoría de los casos se quedan en propósitos, y en gran parte porque no estamos convencidos de ellos. Únicamente los utilizamos como auto-motivación, pero una auto-motivación vacía. Los hechos son los que marcan nuestras vidas, las palabras solo son intenciones sin fondo.

Por eso confieso que soy de las que creen en las acciones y no en las promesas.

Aunque, ¿por qué no?, y aprovechando la circunstancia y que Sus Majestades los Reyes Magos nos van a visitar próximamente, sí me atrevo a cambiar de terreno y escribirles una carta, con deseos acompañados de instrucciones para su posible cumplimiento por las empresas y profesionales:

Queridos Reyes Magos.

Para este año 2017 me gustaría que el color de las pupilas de los empresarios y profesionales tomaran tonos diferentes en función de determinadas decisiones. Ustedes mejor que nadie son conocedores de la situación tan precaria que estamos pasando aquí en España a nivel laboral, y que ésta a su vez condiciona el personal.

Hay familias pasando dificultades económicas y sociales muy graves, personas en búsqueda de empleo desde hace años, otras han perdido sus hogares, es difícil encontrar la estabilidad emocional en muchas de ellas, y además todo esto está afectando a valores importantes en nuestra sociedad. Valores innegociables con los que se está comenzando a especular.

Con lo que me gustaría que las empresas que pueden proporcionar mayor bienestar tengan en cuenta los siguientes propósitos, llevándolos a cabo por su propio bien y el de los trabajadores:

  • comenzar a seleccionar y contratar a personas con ideas innovadoras, sin tener en cuenta su edad o condición.
  • Buscar ideas con ayuda de profesionales para solucionar conflictos dentro del trabajo, y además de un modo más rápido y eficaz. Hay grandes profesionales para ello.
  • Incorporar a su plantilla personas con riesgo de exclusión social, que por muchos motivos pueden proporcionar vitalidad y regeneración en su empresa.
  • Trabajar la motivación en los trabajadores, para que éstos a su vez se sientan más a gusto dentro de la empresa y en consecuencia se puedan obtener mejores resultados.
  • Incentivar a los trabajadores de un modo digno, y tener en cuenta que su esfuerzo, dedicación, sacrificio y profesionalidad tienen un precio. ¡Necesitan sentirse valorados!
  • Dejar a un lado las diferencias salariales entre hombres y mujeres en igualdad de condiciones.
  • La familia es importante, que se tenga en cuenta la conciliación entre el trabajo y el hogar. El trabajador necesita horas y momentos para disfrutar de su familia. Esta armonía se la llevará cada mañana al trabajo.
  • Poner en valor la experiencia de trabajadores que después de muchos años en el mercado laboral tienen mucho que aportar a la empresa. ¡La profesionalidad es un valioso bien común!

Seguramente que muchos empresarios puedan llegar a pensar que estas peticiones, o la mayoría de ellas, no pueden llevarse a cabo o tendrían muchas dificultades para ello. Pero Sus Majestades, se lo voy a poner muy fácil y ayudarles para que vean que cuando uno quiere todo puede ser posible.

Claro que toda acción puede acarrear riesgos económicos, pero para avanzar es necesario apostar por un proyecto ilusionante, lleno de energía y tesón. Quizá la clave es comenzar a pensar que la empresa debe de llevar de la mano además del objeto económico también el social. Todo es posible si entre todas las partes se llega a un punto de equilibrio.

¿Año Nuevo? ¿Y por qué no un proyecto nuevo?

Tengo fe y esperanza, Sus Majestades, en que mi carta llegue a su destino y sea acogida con empatía, ilusión, reflexión y conciliación, y de este modo llegar a implementar mis humildes deseos.

Por cierto, ¡no olviden degustar los dulces y bebidas que con todo mi cariño les he dejado junto al árbol de Navidad!

Muchas gracias y Feliz Navidad.

Fdo. “La soñadora, Carmen Prada”

Si sigues haciendo lo mismo, probablemente obtendrás los mismos resultados. Si quieres resultados diferentes, tienes que cambiar algo en tu vida.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

Cambia para cambiar el mundo, ¡da el primer paso!

blog.png

 

 

 

 

 

 

Por Carmen Prada

 

Conozco un libro cuyo prólogo comienza así:

Conocí a Héctor en marzo de 2008 cuando el desarrollo de

personas era sólo un aspecto tangencial en nuestro quehacer

profesional.

Fui, por tanto, testigo presencial de su quiebre en el año 2009.

Utilizo ahora palabras elegidas por él para describir su estado de

aquel entonces. Perdido, toqué fondo, mi autoconfianza por los

suelos, fuertes inseguridades, no me veía capaz de hacer nada

bien, no tenía ni idea de cómo encarrilar mi vida, incapaz de dar

el primer paso…”

 

Ojo, no es el prólogo de cualquier libro, sino de Cambia para Cambiar el Mundo, y su autor es Héctor Trinidad. No soy de libros de autoayuda, (en las que ésta escasas veces llega), podríamos decir que tampoco de “vende humos”. Por eso, cuando un buen día llegó a mi bandeja de entrada un correo de Héctor con el asunto “Te necesito para el Blog-Tour de mi libro: Cambia…para Cambiar el Mundo”, al abrirlo observé el texto y me llamaron profundamente la atención las siguientes frases, pero aún más algunas palabras en concreto:

“¿Qué te cuento del mismo? Que ha sido un SUEÑO para mí, después de mucho tiempo, dar forma a algo que tenía dentro y que sabía que tenía que “regalarle” al mundo.

 

Se trata de una obra escrita desde lo más profundo de mi SER, en la que intento ayudar a todo aquel que se encuentre en un momento vital en el que no le gusta lo que hace, o que las circunstancias le han puesto en serias dificultades y no sabe cómo reorientar su vida”.

he

Pasión pura, Héctor Trinidad

“Sueño”, “regalarle”, “profundo”, “ser”, “ayudar”, “vida”. Todas estas palabras envuelven su libro.

 Tengo que decir que a este gran hombre no lo conozco en persona, no tengo ese placer de momento… Pero ambos colaboramos en La Nueva Ruta del Empleo y nos seguimos a través de las distintas redes sociales. Os cuento todo esto para que os deis cuenta de lo que alguien puede lograr cuando lo que se propone lo hace con tanta pasión y confianza en uno mismo.

Ha confiado en unos 70 “Ángeles”, que así nos hemos denominado un poco entre todos para empaparnos de sus palabras y poder llevarlas a otros.

De esos 70 “Ángeles”, personalmente conozco a muy pocos, casi todos mediante las RRSS, pero ha sido tan increíble el vínculo que se ha creado que no lo podría explicar con palabras.

Yo he sentido generosidad, complicidad, gratitud, emociones, ayuda… Pero sobre todo, mucha unión con un fin común. Un sueño que alguien un día tuvo y no cesó hasta que lo consiguió. Y es que tanto bien se acaba contagiando.

Muchas veces la vida y determinadas circunstancias nos hacen pensar que vivimos en un mundo egoísta, cargado de intereses, y no seré yo la que os diga que esto no es así. Pero os puedo asegurar que cuando a alguien le hablas de emociones, de sentimientos, te acabas dando cuenta que éstos son capaces de mover el mundo.

Si me dedico a esta profesión, es sin duda porque creo en la personas, para mí éstas lo son todo, necesito crear a mi alrededor empatía, rodearme de sonrisas, llorar cuando toque, porque sin duda no debemos tener temor a hacerlo, y al final no puedo pensar en otra cosa que en la generosidad.

A mí me hablan de sueños y ¡¡me encandilan fácilmente!!, no concibo la vida sin ellos. De hecho, en ocasiones cuando hablo de la importancia de ellos, muchas de las personas me responden con, “solo son eso”, “son imposibles”. Y nuevamente tengo que decir que ¡no lo son! Al igual que tengo que decir que ¡tampoco son fáciles de alcanzar! No os voy a engañar, pero para lograrlos, lo mínimo que tenemos que ponernos es en camino.

Debes creer en ti, en tus posibilidades, encauzar ese camino a recorrer que marca la meta, es importante conocer que es posible encontrarse con la frustración, con miedo a la derrota, mostrarlo con pasión, pero sin duda, si no lo intentamos jamás sabremos si nuestro sueño era de los fácilmente alcanzables o de los más arduos y complicados.

Rodearte de personas que crean en ti, en tus capacidades, que sean capaces de sacar lo mejor de ti, que sean realistas y sensatas, e incluso, por qué no, capaces de llamarte loco atrevido. E importantísimo, que sientan la pasión y la seguridad con la que tú vives tu proyecto de vida.

Hay un texto que me encanta del libro, y es cuando Héctor comenta que un buen amigo suyo un día le dijo:

“La vida es como el Tour de Francia, está llena de

etapas, unas largas, llanas, aburridas, pero sin sobresaltos.

Otras de montaña, con grandes subidas, pero también

con grandes bajadas y tú eliges qué tipo de etapas

quieres vivir (si no lo haces, otros lo elegirán por ti)”

 

Estoy totalmente de acuerdo con su amigo, ¡nunca dejes que los demás elijan el camino por ti! Sé dueño de tus metas, de tus objetivos, de tus sueños y no dejes que nadie marque tu camino. Lo que sí puedes hacer es compartir y transmitir tu pasión.

El paso adelante para hacer cambios en nuestra vida únicamente depende de nosotros. Cambia para cambiar el mundo, es atreverse a dar ese primer paso al frente, y conseguir que tanto en tu vida como en la de la gente que te rodea, algo cambie.

Este Tour al que hemos sido invitados esos 70 “Ángeles”, ha sido y está siendo para mí un camino con continuos descubrimientos, y sobre todo descubrimientos emocionales.

No puedo dejar de citar una frase que me transmitió mucho, “algunos buscan un mundo más bonito, otros lo crean”. Ojalá tomes la decisión de ser de los que lo quieran crear, no te unas a trenes seguros…

Quiero darte las gracias, Héctor, por la confianza depositada en mí para tu Tour-Blog, que has conseguido con la pasión particular que te caracteriza, hacerlo de muchos y entre ellos una humilde servidora.

 

Por cierto,  me he enganchado a tu libro, Héctor, y como tú  un día hiciste conmigo, no me lo quiero quedar para mí sola. ¡¡¡Lo quiero compartir!!!

*Fuente de la fotografía, Héctor Trinidad y Carmen Prada

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Déjate seducir por lo que haces

tic-tac-toe-1777859_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

 

En el momento actual cada vez resulta más difícil encontrar personas que confiesen estar en un trabajo que les guste y disfrutar con lo que hacen.

Independientemente del sector al que te dediques, la categoría o cargo que ostentes dentro de la empresa en la que desarrollas tu carrera profesional,  permanentemente hay que ser valiente y hacerse valer. A veces hay que dar un golpe encima de la mesa para mostrar  carisma, personalidad e implicación… Pocas veces me ha temblado el pulso, pero eso sí, siempre desde el respeto y la educación, y con una argumentación coherente para defender mi criterio con firmeza y humildad, mucha humildad, pues la soberbia es el virus maligno de cualquier desempeño profesional, y especialmente en mi sector.

Durante bastantes años de mi vida laboral me he visto vinculada directa o indirectamente al mundo comercial, un mundo muy poco valorado por los que lo observan desde el tendido. Cada vez que me han preguntado durante esta etapa a qué me dedicaba, siempre decía, “soy Asesora Comercial, y orgullosa de ello,” y he podido decirlo así porque siempre he amado lo que hacía, me apasionaba, aunque muchas veces fuese difícil, agotador e incluso decepcionante… Pero también me ha aportado mucho económica y personalmente por los logros que se pueden obtener.

Está claro que no he saltado una mañana de repente de la cama y, ¡caramba, ahora soy Consultora de Desarrollo Personal y Profesional! Pues no, hay mucho trabajo de fondo hasta llegar a este punto.

Un día, no sabría decir a qué hora ni en qué momento, me paré, miré hacia atrás, me volví a situar en el presente y fijé la mirada en el futuro y pensé: “te apasiona trabajar con la gente, escuchar a las personas, leer entre líneas lo que no se dice, tus amigos se acercan buscando tus consejos, eres sensible pero a la vez con mucho carisma y entonces, ¿qué estás haciendo para no dedicarte a tu pasión que no es otra que trabajar con las personas?”

La sensibilidad con la que trabajo día a día, y la sonrisa permanente, sin darte cuenta se transmite, y eso es una de las mayores recompensas que puedo obtener.

¿Qué te lleva a alcanzar tu meta, tu objetivo? Trabajar cada día a base de tesón, perseverancia, amor por lo que haces, mostrar personalidad, levantarte después de cada caída, quedarte con lo bueno de las vivencias y de la gente, aprender de lo que no lo ha sido tanto, automotivarte de forma continuada y  rodearte de personas que te acompañen en tu proceso y te aporten en pos de tu objetivo.

Me siento muy agradecida a este “mundillo”, el comercial, me ha ayudado a conocerme mejor, a sacar a flote lo mejor de mí, a relacionarme con mucha gente buena e interesante, y a no tener que lamentarme nunca de no tener trabajo. ¡Claro que ha habido momentos en los que la tentación de rendirme se ha hecho presente! Pero entonces miro atrás, el presente y lo que puede venir en un futuro – siempre con el afán de superación a flor de piel – y me doy cuenta que merece la pena, que soy afortunada por disfrutar del recorrido y que estoy segura de que lo mejor está por venir.

Atrévete a ser tú mismo, hagas lo que hagas, y no permitas que nadie te diga hasta dónde puedes llegar, y mucho menos dejes que te coloquen una etiqueta que solo sirva para limitar tus potencialidades.

Las crisis no faltarán, llegarán otras, y aún peores quizá, pero no pierdas el tiempo en inútiles lamentaciones, dedica tu energía a descubrir las oportunidades que sin duda hay, y no tengas miedo a comerte el mundo.

Si nunca haces lo que nunca has hecho, no llegarás más lejos de donde has llegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Artículo publicado en La Nueva Ruta del Empleo por Carmen Prada

http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/dejate-seducir-por-lo-que-haces

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

El coraje es una decisión

superman-1070457_1280.jpg

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

A menudo me llegan ofertas de empleo y propuestas de colaboración por diferentes medios. Pero he de reconocer que en muchos de los proyectos que se me presentan no creo, con lo cual, aceptar algo en lo que no veo una  lógica, sería  incoherente por mi parte. Por otro lado, llegan ofertas con tintes que están lejos de la seriedad profesional… Otras, que la carta de presentación en sí de la empresa deja mucho que desear, y también es cierto que otras las voy dejando porque quizá no es el momento, pero nunca las descarto…

Hace algún tiempo, contactó conmigo una persona, que así se considera antes que empresario, interesada en mí profesionalmente. Desde el inicio le hice saber que el proyecto me parecía atractivo, le veía cosas interesantes, tenía muy buena pinta…

 Durante unos días, intercambiamos dudas, reflexiones, opiniones, sugerencias… Y progresivamente hablamos del proyecto con mayor profundidad. Me comentó algo que me hizo ver el porqué este proyecto tenía algo diferente al resto, y lo que me dijo fue “soy humilde pero muy honrado”. Puede sonar a frase hecha, pero tras saber cómo su idea nació, las dificultades que se ha podido encontrar, desencuentros, decepciones, estoy convencida de que es así. Y no tiene cualquier cosa, sino un proyecto inteligente, de futuro, y con un logro muy importante, que es la confianza y unión de las personas, que reitera “son una parte muy importante del proyecto”.

Como a muchos, por desgracia la crisis le azotó, y fue una crisis en muchos sentidos, económica, social, familiar, de salud…  Y lo cierto es que en algunos casos, -y no hablo en concreto de éste-, cuando uno está en lo alto, cuando uno piensa que las necesidades materiales las tiene sobradamente cubiertas, se corre el riesgo de que los euros tapen “otras miserias”…

Son muchos los empresarios y profesionales que han tocado la cima en momentos de bonanza, y a menudo –no siempre, claro-, sin ser conscientes, la soberbia, la altanería, el egocentrismo, el egoísmo… han sido sus compañeros de viaje, y han podido hacer en ellos estragos, ya que han vivido una vida alejados de esa otra realidad que también existe,  que es la de la precariedad y las dificultades para llegar a fin de mes.

Es muy fácil subir, mirar por encima del hombro, llegar a creerse dioses y tratar a los que están a su alrededor con un despotismo desmesurado, sin darse cuenta que el recorrido de la vida es largo, y acabas encontrándote con muchos cruces de caminos, y en ellos, personas que conocías…

No son pocos, y lo digo porque conozco casos concretos, los que siguen sin aceptar que su pedestal ya no es el mismo, el nivel no lo pueden mantener, que quizá deban llamar a puertas que antes ellos tenían que abrir, y ahora tendrían que esperar lo contrario, son incapaces de someterse a una conversión de humildad, su corazón aunque sufra no lo muestran, sino todo lo contrario, siguen viviendo una vida irreal, la soberbia la siguen llevando por bandera… Y no son capaces de mirar atrás, verse a tiempo real y hacer una autocrítica, levantar la mirada de la zona del ombligo o mantenerla a la altura de los ojos de la persona que tienes en frente, porque en esta vida hay que saber ganar, pero también aceptar una derrota, y es que tanto en el éxito como en el fracaso hay que equiparse de mucha humildad.

Seguramente no sea fácil, pero estoy segura que te tiene que hacer crecer el valorar situaciones, momentos, acciones, sensaciones…, en los que antes ni se reparaba. De estos actos nacen nuevas personas, valores, sentimientos… Y es que la persona que me ha inspirado a escribir esto, me ha hecho creer que la humildad desde el todo hasta el poco sigue existiendo. Que de ella nacen ilusiones, pasiones, proyectos, metas, caídas y vueltas a empezar, amar todo aquello que te rodea… Y es que en este caso las fuerzas se las han dado sus hijos, su familia, amigos, “algo que no se ve pero se siente”…, y es que cuando por momentos quieres tirar la toalla, te das cuenta que existen un montón de motivos por los que seguir luchando.

Claro que hay que luchar, pegarse cada día con la vida, patalear, caerse, sudar… Pero, ¿quién nos dice que de todo sufrimiento y dolor no va a nacer algo bonito, que la vida nos va a enseñar algo nuevo?

A mí me has dado una lección, me has hecho ver que hasta las derrotas más crueles se pueden vestir de colores, y no sé cuál será mi camino, pero algo sí puedo decir, y es que todo proyecto que nace desde la humildad del corazón tiene el éxito garantizado, y valoro y agradezco que lo hayas querido compartir conmigo.

El éxito no es el final, el fracaso no es fatal: es el coraje para continuar lo que cuenta.

                                                                                                      WINSTON CHURCHILL

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

El talento, piedra angular de un proyecto

fashion-1283944_1280

Artículo publicado por Carmen Prada

Son innumerables las veces que escuchamos o nosotros mismos hemos pronunciado la famosa frase que dice: “nadie es indispensable…” La podemos aplicar a nuestra vida personal y también en el terreno profesional o empresarial.

Sí es cierto que en el personal, si quien nos falta es un familiar muy allegado o un amigo íntimo, es natural sentir su ausencia, pues quizá nadie puede llenar ese vacío. Pero también es cierto que la vida continuamente nos da oportunidades de volver a comenzar, encontrar nuevas amistades, volver a creer en el amor cuando ya creías que no era posible, descubrir que afrontar la existencia con un espíritu positivo siempre termina mereciendo la pena, aunque muchas veces vengan mal dadas. No es difícil, si se quiere, encontrar poderosos motivos para no resignarse y seguir adelante.

 Y es que en esta vida, ni todo es blanco ni todo es negro. Cuando como profesional escuchas esta frase repetitiva, y en algunas ocasiones pronunciada con maldad, uno no se detiene a reflexionar al respecto.

Es cierto que hay personas que cuando dejan un hueco en una empresa, equipo deportivo, organización, grupo… muchas veces llegas a pensar, “ya estaba tardando, porque mira que las ha preparado…”, y es que a veces hay personas que se van demasiado tarde. Cuando sucede esto, el sentimiento no es de pesar, sino de alivio, “ya era hora…”

Pero después están las otras, las que se van en busca de una mejora profesional, un ascenso, un reconocimiento del que se percata todo el mundo menos el que debe, una remuneración económica acorde con su valía, una oportunidad de crecer. En definitiva, un lugar donde se reconozca y valore su talento.

¡Es muy triste, pero real como la vida misma! ¿Realmente hay casos en los que podemos llegar a ser de algún modo indispensables? ¡Suena a locura! Evidentemente hay empresas que no saben gestionar el talento, lo infravaloran en vez de cuidarlo, lo constriñen en lugar de potenciarlo, terminan ahuyentándolo cuando deberían acogerlo y amamantarlo.

Ser un empresario capaz de gestionar talentos no se consigue solo con conocimientos técnicos, sin duda fundamentales para dirigir un negocio, hace falta olfato e intuición, mano izquierda, generosidad, incentivar, atreverse a confiar y saber muy bien en quién poder hacerlo.

Los profesionales de sobresaliente valía por supuesto que dejan huella, huecos que en muchas ocasiones a las empresas les cuesta llenar (en el caso de que lo logren), supone también tiempo, y tiempo para una empresa se traduce en dinero. Los valores y la personalidad de las personas talentosas, los hace mejor cuando además son capaces de trasmitirlo a un equipo de trabajo, contagiando su entusiasmo a otros, así como la pasión y habilidades que les caracterizan. Con lo que la empresa no solo pierde al profesional con ese talento por excelencia  y lo que aportaba por sí mismo, sino que hay que poner un nuevo capitán en el barco, asumir el riesgo de que no encaje, y cuidado si quien se ha ido lo ha hecho por no sentirse valorado, porque ese mensaje tan negativo puede calar en otros miembros del equipo y tener un efecto dominó…

Si, por el contrario, ese profesional que dirige un equipo de trabajo se siente valorado por su empresa, tendrá confianza para tomar las decisiones difíciles que considere necesarias, podrá a su vez motivar e incentivar a sus subordinados, será más difícil que escuche los cantos de sirena que le lleguen de otros sitios, y su implicación en el proyecto arrastrará a otros a dar lo mejor de sí mismos, con el lógico beneficio que eso supone para poder conseguir los objetivos deseados.

Samuel Langhorne Clemens, fue un estadounidense del siglo XVIII, consiguió un gran éxito como orador y escritor, pero realmente carecía de visión financiera y, aunque ganó mucho dinero con sus escritos y conferencias, lo malgastó en varias empresas y se vio obligado a declararse en bancarrota. Con la ayuda del empresario y filántropo Henry Huttleston Rogers finalmente resolvió sus problemas financieros. Toda esta situación que le rodeó y en la que se embarcó sin tener conocimientos para ello, le dio la legitimidad de pronunciar una sabia frase: “Aléjate de la gente que trata de empequeñecer tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande, te hace sentir que tú también puedes ser grande”.

Prepárate antes de embarcarte en grandes proyectos si careces de capacidades para comenzar, pero por otro lado, tú que tienes talento, no dejes que te contagien aquellas personas que te rodean y carecen de él. ¡Vuela!

 

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.