Esos golpes me hacen más fuerte

 

p

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

La única forma de no despertar envidia es no destacando. Si quieres destacar, acostúmbrate a ella.

¿Qué provocan los celos y la envidia en el mundo laboral? Un estrés derivado de la competitividad insana, habitual en el ámbito profesional.

El celoso o envidioso es un perdedor nato, con falta de personalidad y valores, sabe de antemano que tiene la batalla perdida y, ¿esto qué provoca? Un desagradable sentimiento de frustración y carencia.

Hace escasos días me vi envuelta en algo así, ¿por qué lo quiero compartir con vosotros? Sencillamente para mostraros mi actitud, no digo que sea la más correcta, pero os hablo de mis emociones en ese mismo momento y en mi reacción posterior al hecho.

Alguien escondido cobardemente tras un perfil falso en la Red Social más conocida y popular, me difamó y calumnió gravemente con respecto a mi desempeño profesional, publicando las mismas infames acusaciones en varias de las publicaciones que tengo en mi perfil profesional. Inconvenientes que tienen las Redes Sociales y a los que una sabe que está expuesta…

Hace escasamente poco más de un mes he comenzado mi propio proyecto, volcada totalmente en mi pasión, las PERSONAS. Trabajando con las empresas y profesionales la formación, el liderazgo, la resolución de conflictos, técnicas de ventas, gestión de equipos, selección de personal… Pero también con las PERSONAS que están en búsqueda activa de empleo. Desde que comencé, he sido consciente de que el camino no sería fácil, pero en esta vida apuestas por todo o eres perdedor. Esta última opción jamás la he barajado.

Mi ciudad, Ponferrada, es pequeña, y con un poco de ruido que hagas, ¡saltan todas las alarmas! ¿Dónde? En aquellos que viven en una inseguridad y miedo permanentes.

Reconozco que cuando vi tales difamaciones, no daba crédito. Lo cierto es que mi incredulidad alcanzaba tal punto que no era capaz de concebir que alguien pudiese hacer algo así.

Mis sentimientos fueron de tristeza, decepción, rabia, impotencia…, pero a medida que las horas iban pasando y me di un tiempo para reflexionar, me dije, ¡no has de temer nada, Carmen, si confías en ti plenamente! ¡Crees en lo que haces! ¡Vives por y para las personas!

Llegaron a mi mente frases como “si eres envidiada no tienes la culpa, será que las cosas las estás haciendo bien y eso escuece”.

Podría haber eliminado esos dañinos comentarios y ya estaba, pero después de reflexionar y con la mente fría, me dije: “lo vas a hacer público, que sean las personas que realmente te conocen personal y profesionalmente las que hablen por ti”. ¡Y así lo hice!

Solo tengo palabras de agradecimiento a los cientos de personas que de un modo u otro me apoyaron, me hicieron sentirme arropada, me valoraron y algunos de ellos con gran contundencia denunciaron tales hechos. Esta emoción no la puedo describir con palabras, pero no faltaron las lágrimas y en abundancia…

¿Cómo reaccioné a tal indignante hecho? Creciéndome, convirtiendo este acontecimiento tan desagradable en una gran oportunidad, levantándome y con elegancia, no dando opción al desánimo ni al abandono. Sé que sin duda la clave está en que creo plenamente en mí y en mi honestidad.

Me queda mucho camino que recorrer, pero mientras lo estoy realizando, no dejo de potenciar la autoestima, además de confiar en mis capacidades.

De este hecho he sacado muchas conclusiones, que te deseen mal y te intenten dañar no es culpa de uno, no está de nuestra mano, sino es responsabilidad únicamente de la otra persona. Con lo que si vas por la vida de frente, con honestidad, honradez, fiel a unos determinados valores…, no debes sentirte culpable por las carencias demostradas por otras personas.

No sé si con esta experiencia personal voy a poder ayudar a alguien a cómo afrontar estos reveses de la vida. Aun así, me gustaría dirigirme a dos tipos de personas:

 

  • si sientes celos o envidia, me atrevo a decirte que esos sentimientos no harán nada bueno de ti, salvo hacerte sentir más mezquino, vivir aún más estresado y a disgusto con la vida.

 

  • Si tú eres la víctima, no te sientas mal. No tienes la culpa de hacer las cosas bien.

 

 

Aprovecha los golpes para convertirlos en oportunidades. De esa forma, los que quieren hundirte verán cómo sus canalladas no hacen más que servirte de impulso.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

¿Te comportas como un tigre o como un colibrí?

colibri.png

Esta es mi opción, ¿y la tuya?

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Hoy no voy a comenzar con una cita célebre o una de esas que vienen de la mente de “servidora”, pues no, hoy quiero hacerlo con un personaje público que me gusta escuchar por su sabiduría de vida, que es inmensa, y por su interior con grandes valores humanos. Es el famoso actor  Antonio Banderas, cuando hace unas semanas en una emisora de radio recordó una anécdota que da pie al tema que hoy quiero tratar.

El malagueño explicaba que un día se le acercó un individuo para felicitarle en la fiesta de celebración de los premios Oscar, y le dijo: “¿sabes quién soy?” Banderas no le conocía, así que  el chico le dijo que era el fundador de Uber, una de las empresas más exitosas de los últimos años, y le confesó que se había caído una y otra vez antes de triunfar, y que antes de que todo le saliera bien, debía mucho dinero. Ese chico nunca perdió la esperanza y siguió adelante, a pesar de los fracasos.

Y es cierto, en la vida ninguna decisión es gratuita. Y antes de tomarla, debemos ser conscientes de si estamos preparados y dispuestos a pagar el precio, y además hacerlo gustosamente.

Podríamos en ocasiones hacer paralelismos entre diferentes tipos de personas y los propios animales. Puede sonar extraño, pero no lo es tanto…

Por un lado, podríamos hablar del tigre, que es todo fortaleza aun sin moverse, simplemente por la mirada de sus ojos. Y en el polo opuesto, podría encontrar al colibrí, un ave preciosa por sus múltiples colores, pequeñita de tamaño y con un vuelo limpio, capaz de dar giros en todos los sentidos a una velocidad vertiginosa, adaptándose y aprovechando en su favor los cambios de las corrientes de aire.

tiger-498543_1920.jpg

¿A dónde quiero llegar? Muchas veces, tenemos ante nosotros a personas que por su apariencia, que en ocasiones es desdibujada, muestran su lado “tigre”, ya que de este modo se sienten más protegidas ante las dificultades y de cara a otras personas. Las vemos como personas que todo lo pueden, fuertes, con carisma, personalidad, autoridad…,  y en el fondo son personas con grandes problemas de autoestima y falta de confianza en sí mismas. Dependen cada mañana de “vestir ese traje” que por momentos no es de su talla.

Les observas, y ves que todo es simple apariencia, ya que cualquier dificultad que se les presenta se vuelve un mundo para ellos, ya que carecen de capacidad de reacción, y sobre todo de esa verdadera personalidad que hace a uno diferente. Llega la hora de apretar los dientes, y en vez de eso se rinden fácilmente, no se sienten capaces.

Está claro que no hay dos personas iguales en el mundo. Cada uno de nosotros es único y excepcional. ¿Qué es lo que nos diferencia? El equilibrio entre las fortalezas personales.

¿Quién nos dice a cualquiera de nosotros que esa fortaleza mental no se puede encontrar en las personas que menos lo aparentan? ¡Los colibrís!

¡Sí! Esas personas que, aunque aparentemente frágiles, son las que aparecen en los momentos precisos, esas que muchos buscan cuando necesitan ser escuchados, y aquellas en las que otras muchas personas se quieren reflejar… Y todo, ¿por qué?

* Porque son personas que se conocen mucho, su relación con los demás la viven de manera más eficiente.

* Mentalmente fuertes, son compasivas consigo mismas y se quieren pase lo que pase.

* Confían en sí mismas, y esto les permite superar la gran mayoría de retos que se proponen.

* Aprenden de sus fracasos, lo que les permite crecer. Solo visualizan el mirar para adelante.

* No buscan caer bien a todo el mundo, eso es imposible. Tienen su propio estilo.

* Aceptan las críticas constructivas y las aprovechan para aprender.

* Tienen muy claro quiénes son y hacia dónde quieren ir.

* Afrontan los miedos y retos, sin ser parásitos en su propia zona de confort.

* Su mentalidad siempre es positiva pase lo que pase, algo que llega a contagiar a las personas que tienen alrededor.

* Son personas capaces de hacer frente a las adversidades de la vida y salir fortalecidas de ellas.

 

Es importante que tengamos en cuenta que por más ogros que parezcamos, más alto hablemos y más miedo impongamos, de nada nos va a servir para reponernos de los fracasos e ir sin tregua a por los éxitos.

Otras personas y de modo acertado, optan por construir en silencio, adaptarse a las dificultades sin llegar ni siquiera a plantearse abandonar, porque creen en sus cualidades y capacidades.

 

No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos. Proverbio holandés.

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Queridos Reyes Magos…

love-letter-1285404_960_720.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

“Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad para este 2017” – Carmen Prada

Con este post inauguro el año 2017 en mi blog, y pienso que una buena forma es expresando mis mejores deseos para este nuevo año.

Es cierto, parece que es el momento del año por excelencia para hacer recuento de lo positivo que nos ha regalado y lo que no ha sido tanto… Tampoco soy muy partidaria de esperar todo un año para hacerse preguntas, reproches o darse palmaditas en la espalda. ¿Por qué no hacerlo más a menudo? En el día a día son demasiadas las cosas que posponemos para otro momento “porque no nos corren prisa”.

Parad un momento a pensar. ¿De verdad no os habéis planteado que quizá en muchas ocasiones las cosas nos podrían ir mejor si hiciésemos reflexión de lo que acontece en nuestro día a día sin llegar a final de año? ¡Venga, lo reconozco! Soy de las que llevo a la práctica ese refrán que viene a decir que “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”, pero eso no significa que quien quiera no pueda hacer su “balance de cuentas” de forma anual.

Llega la Navidad, y con ella comienza una época curiosamente de buenos deseos, felicitaciones, reencuentros, celebraciones… De hecho, hasta llegamos a intercambiar palabras con personas que hace tiempo hemos alejado o nos han alejado de sus vidas y todo, ¡porque es Navidad! Todo son abrazos, besos, alegría, pero sin querer aguar la fiesta a nadie, detrás de tanta actividad social, ¿realmente llegamos a proponernos cambios para el próximo año que se avecina?

Escucho a muchas personas proclamar propósitos y promesas para el año que comienza, tales como:

  • dejar de fumar;
  • comenzar a hacer ejercicio;
  • estudiar inglés;
  • bajar esos kilos que sobran…

Creo que estos son los más típicos que todos hemos escuchado. ¿Sinceramente? En la mayoría de los casos se quedan en propósitos, y en gran parte porque no estamos convencidos de ellos. Únicamente los utilizamos como auto-motivación, pero una auto-motivación vacía. Los hechos son los que marcan nuestras vidas, las palabras solo son intenciones sin fondo.

Por eso confieso que soy de las que creen en las acciones y no en las promesas.

Aunque, ¿por qué no?, y aprovechando la circunstancia y que Sus Majestades los Reyes Magos nos van a visitar próximamente, sí me atrevo a cambiar de terreno y escribirles una carta, con deseos acompañados de instrucciones para su posible cumplimiento por las empresas y profesionales:

Queridos Reyes Magos.

Para este año 2017 me gustaría que el color de las pupilas de los empresarios y profesionales tomaran tonos diferentes en función de determinadas decisiones. Ustedes mejor que nadie son conocedores de la situación tan precaria que estamos pasando aquí en España a nivel laboral, y que ésta a su vez condiciona el personal.

Hay familias pasando dificultades económicas y sociales muy graves, personas en búsqueda de empleo desde hace años, otras han perdido sus hogares, es difícil encontrar la estabilidad emocional en muchas de ellas, y además todo esto está afectando a valores importantes en nuestra sociedad. Valores innegociables con los que se está comenzando a especular.

Con lo que me gustaría que las empresas que pueden proporcionar mayor bienestar tengan en cuenta los siguientes propósitos, llevándolos a cabo por su propio bien y el de los trabajadores:

  • comenzar a seleccionar y contratar a personas con ideas innovadoras, sin tener en cuenta su edad o condición.
  • Buscar ideas con ayuda de profesionales para solucionar conflictos dentro del trabajo, y además de un modo más rápido y eficaz. Hay grandes profesionales para ello.
  • Incorporar a su plantilla personas con riesgo de exclusión social, que por muchos motivos pueden proporcionar vitalidad y regeneración en su empresa.
  • Trabajar la motivación en los trabajadores, para que éstos a su vez se sientan más a gusto dentro de la empresa y en consecuencia se puedan obtener mejores resultados.
  • Incentivar a los trabajadores de un modo digno, y tener en cuenta que su esfuerzo, dedicación, sacrificio y profesionalidad tienen un precio. ¡Necesitan sentirse valorados!
  • Dejar a un lado las diferencias salariales entre hombres y mujeres en igualdad de condiciones.
  • La familia es importante, que se tenga en cuenta la conciliación entre el trabajo y el hogar. El trabajador necesita horas y momentos para disfrutar de su familia. Esta armonía se la llevará cada mañana al trabajo.
  • Poner en valor la experiencia de trabajadores que después de muchos años en el mercado laboral tienen mucho que aportar a la empresa. ¡La profesionalidad es un valioso bien común!

Seguramente que muchos empresarios puedan llegar a pensar que estas peticiones, o la mayoría de ellas, no pueden llevarse a cabo o tendrían muchas dificultades para ello. Pero Sus Majestades, se lo voy a poner muy fácil y ayudarles para que vean que cuando uno quiere todo puede ser posible.

Claro que toda acción puede acarrear riesgos económicos, pero para avanzar es necesario apostar por un proyecto ilusionante, lleno de energía y tesón. Quizá la clave es comenzar a pensar que la empresa debe de llevar de la mano además del objeto económico también el social. Todo es posible si entre todas las partes se llega a un punto de equilibrio.

¿Año Nuevo? ¿Y por qué no un proyecto nuevo?

Tengo fe y esperanza, Sus Majestades, en que mi carta llegue a su destino y sea acogida con empatía, ilusión, reflexión y conciliación, y de este modo llegar a implementar mis humildes deseos.

Por cierto, ¡no olviden degustar los dulces y bebidas que con todo mi cariño les he dejado junto al árbol de Navidad!

Muchas gracias y Feliz Navidad.

Fdo. “La soñadora, Carmen Prada”

Si sigues haciendo lo mismo, probablemente obtendrás los mismos resultados. Si quieres resultados diferentes, tienes que cambiar algo en tu vida.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

Me encuentro perdido, ¡no sé por dónde tirar!

park-748339_960_720.jpg

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

“Tu vida no está tan determinada por lo que te trae la vida como por tu actitud ante ello; no tanto por lo que te ocurre como por la forma en que miras lo que te ocurre”. Khalil Gibran.

No sé vosotros, pero yo me estoy encontrando gente a mi alrededor que no halla su lugar. ¿Lugar? Sí, grandes profesionales que ha llegado un momento en sus vidas en que se sienten perdidos, desubicados, desorientados… No encuentran esa luz que en muchas ocasiones buscamos al final del túnel.

Humildemente pienso que existen varias razones para que esto pueda llegar a sucedernos:

  • hay algo evidente, y es que la crisis no está ayudando. La cantidad y calidad de la oferta laboral está a años luz de lo deseado.

 

  • Obcecarnos en esa profesión a la que hemos dedicado media vida y no salir de esa “habitación” nos limita mucho.

 

  • La situación económica dentro de los hogares nos condiciona en algunos casos para dar ese salto en que llevamos tiempo pensando, pero las circunstancias no acompañan.

 

  • La edad, la dichosa edad, pues depende en la franja en la que te encuentres que quizá no sabes muy bien en tierra de quién estás, o ni siquiera si tienes tierra firme. Si uno se encuentra entre los 35-55 años, da la sensación que todo lo que tiene que ver con las alternativas laborales e incluso cursos, está diseñado para antes o después de esas edades.
  • Las emociones en cada uno de nosotros están a flor de piel. Miramos a nuestro alrededor y vemos nuestro entorno, y acabamos viendo a través de unas lentillas de un color poco aconsejable, y nos cuesta quitárnoslas.

Podría seguir y seguir, pero estoy segura que mientras estáis leyendo, a vosotros mismos os están viniendo a la cabeza limitaciones, miedos, incluso personas que provocan esta desorientación.

Tenemos que tener siempre claras tres cosas en esta vida, y si por un momento nos distraemos, pongámonos enseguida en su búsqueda:

  • de dónde venimos. Cuál ha sido nuestro camino hasta el día de hoy.

 

  • En qué momento nos encontramos. Busquemos dentro de nosotros, y aunque en ocasiones hurgar duele, hagamos ese ejercicio. Busquemos el momento y el lugar, y si no lo conseguimos, debemos seguir haciéndolo hasta encontrarnos. ¡Es clave!

 

  • Y hacia qué o dónde nos queremos dirigir. ¡Cuál es el camino que debemos recorrer hasta lograr esa meta en la que estamos pensando desde hace tiempo!

Muchas de las personas que conozco se siguen reciclando, han comenzado a cursar másters, talleres, cursos… ¡Se siguen cultivando, eso es magnífico! Pero quiero dejar unas preguntas en el aire, ¿toda esta formación os hace el camino que queréis recorrer un poquito más sencillo? ¿Ese es el motivo?

¿Tendremos más oportunidades cuanto más preparados estemos en diferentes frentes, para todo lo que se tercie laboralmente?

Quizá esta diversidad de formación que vamos acumulando en diferentes materias dispares, sea una válvula de escape para utilizar esa famosa frase de “por si acaso…”, sin darnos cuenta que puede ser que estemos perdiendo de vista dos de los puntos clave que siempre debemos tener presentes y anteriormente nombraba:

  • en qué punto nos encontramos.
  • Y hacia dónde nos dirigimos.

 

Es cuando llegado este punto nos preguntamos, ¿pero qué estoy haciendo? ¿Todo esto tiene sentido? Y se escucha esa frase a la que tanto se recurre, “tanto me he preparado y nada de nada”.

 

¡Debes tener claro tu objetivo! No sigas dando palos de ciego, la formación es muy importante, pero cuando uno llega a este punto, en algún momento aparece un estado de frustración, fruto de lo que mucho que hemos sembrado –cabe la posibilidad que equivocadamente- y lo escaso que estamos recogiendo.

Tampoco debemos pecar en querer abarcar a la vez actividades de distinta índole. Al final lo que conseguiremos es dispersarnos y tener la sensación de no estar haciendo nada. Simplemente estamos lanzando varias flechas en sentidos diferentes. Ya sabéis, el que mucho abarca, poco aprieta, como dice el sabio refranero.

darts-102919_960_720.jpg

Con todo lo anteriormente mencionado lo único que quiero transmitir es que debemos fomentar la confianza en nosotros mismos, creer en nuestras posibilidades, ser capaces de marcar la diferencia entre los demás, y eso nos lo aporta nuestra propia marca personal, tener claro el horizonte hacia el que nos queremos dirigir, ser conscientes de que no se ganó Zamora en una hora, hemos de mostrar nuestra valía y experiencia como si llevásemos esos galones colgados de la solapa de la chaqueta, sin pudor ni vergüenza a enseñarlos.

Tenemos mucho que aportar al mundo laboral, y por encima de todo, hemos de intentar disfrutar de este recorrido, dejando de sufrir por el que hasta ahora estábamos recorriendo.

¡Fuera frases negativas!:

  • ya no puedo más…
  • No veo ninguna solución…
  • Me dan ganas de tirar la toalla…
  • Me siento un inútil…
  • A esta edad todo se complica…

 

Estas sí son frases que cada mañana, cuando pongas el primer pie fuera de la cama y te dirijas al baño, debes ver en el espejo en el que te reflejas:

  • ¡hoy puede ser ese día que llevo tiempo esperando!
  • ¡Voy a demostrar lo que valgo, porque sé que es mucho!
  • ¡Ayer ya pasó, hoy se van a presentar más oportunidades!
  • ¡En ganas, ilusión y sacrificio no me va a ganar nadie!
  • ¡La palabra derrota no está en mi diccionario!
  • ¡Voy a salir a buscar esa oportunidad que sé existe para mí!

 

Cree en ti mismo, porque si lo haces los demás también lo harán. No les darás opción a dudar de ti si transmites fuerza, coraje y autoconfianza.

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Déjate seducir por lo que haces

tic-tac-toe-1777859_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

 

En el momento actual cada vez resulta más difícil encontrar personas que confiesen estar en un trabajo que les guste y disfrutar con lo que hacen.

Independientemente del sector al que te dediques, la categoría o cargo que ostentes dentro de la empresa en la que desarrollas tu carrera profesional,  permanentemente hay que ser valiente y hacerse valer. A veces hay que dar un golpe encima de la mesa para mostrar  carisma, personalidad e implicación… Pocas veces me ha temblado el pulso, pero eso sí, siempre desde el respeto y la educación, y con una argumentación coherente para defender mi criterio con firmeza y humildad, mucha humildad, pues la soberbia es el virus maligno de cualquier desempeño profesional, y especialmente en mi sector.

Durante bastantes años de mi vida laboral me he visto vinculada directa o indirectamente al mundo comercial, un mundo muy poco valorado por los que lo observan desde el tendido. Cada vez que me han preguntado durante esta etapa a qué me dedicaba, siempre decía, “soy Asesora Comercial, y orgullosa de ello,” y he podido decirlo así porque siempre he amado lo que hacía, me apasionaba, aunque muchas veces fuese difícil, agotador e incluso decepcionante… Pero también me ha aportado mucho económica y personalmente por los logros que se pueden obtener.

Está claro que no he saltado una mañana de repente de la cama y, ¡caramba, ahora soy Consultora de Desarrollo Personal y Profesional! Pues no, hay mucho trabajo de fondo hasta llegar a este punto.

Un día, no sabría decir a qué hora ni en qué momento, me paré, miré hacia atrás, me volví a situar en el presente y fijé la mirada en el futuro y pensé: “te apasiona trabajar con la gente, escuchar a las personas, leer entre líneas lo que no se dice, tus amigos se acercan buscando tus consejos, eres sensible pero a la vez con mucho carisma y entonces, ¿qué estás haciendo para no dedicarte a tu pasión que no es otra que trabajar con las personas?”

La sensibilidad con la que trabajo día a día, y la sonrisa permanente, sin darte cuenta se transmite, y eso es una de las mayores recompensas que puedo obtener.

¿Qué te lleva a alcanzar tu meta, tu objetivo? Trabajar cada día a base de tesón, perseverancia, amor por lo que haces, mostrar personalidad, levantarte después de cada caída, quedarte con lo bueno de las vivencias y de la gente, aprender de lo que no lo ha sido tanto, automotivarte de forma continuada y  rodearte de personas que te acompañen en tu proceso y te aporten en pos de tu objetivo.

Me siento muy agradecida a este “mundillo”, el comercial, me ha ayudado a conocerme mejor, a sacar a flote lo mejor de mí, a relacionarme con mucha gente buena e interesante, y a no tener que lamentarme nunca de no tener trabajo. ¡Claro que ha habido momentos en los que la tentación de rendirme se ha hecho presente! Pero entonces miro atrás, el presente y lo que puede venir en un futuro – siempre con el afán de superación a flor de piel – y me doy cuenta que merece la pena, que soy afortunada por disfrutar del recorrido y que estoy segura de que lo mejor está por venir.

Atrévete a ser tú mismo, hagas lo que hagas, y no permitas que nadie te diga hasta dónde puedes llegar, y mucho menos dejes que te coloquen una etiqueta que solo sirva para limitar tus potencialidades.

Las crisis no faltarán, llegarán otras, y aún peores quizá, pero no pierdas el tiempo en inútiles lamentaciones, dedica tu energía a descubrir las oportunidades que sin duda hay, y no tengas miedo a comerte el mundo.

Si nunca haces lo que nunca has hecho, no llegarás más lejos de donde has llegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Artículo publicado en La Nueva Ruta del Empleo por Carmen Prada

http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/dejate-seducir-por-lo-que-haces

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Pretender engañar o ponerse una venda en los ojos

comedy-masks-30411_960_720.png

Artículo publicado por Carmen Prada

Hace escasos días tuve el privilegio de poder acudir como invitada a un evento, en el cual pude disfrutar de una mesa redonda con emprendedores, y otra con empresarios ya consolidados.

Sentada en mi butaca, observé a mi alrededor distintos perfiles de personas, responsables de RR.HH., profesionales de distinta índole, entre los que se encontraban consultores y formadores, también personas en búsqueda de empleo e incluso emprendedores.

Fuera cual fuera la situación de cada uno de los que allí estábamos, hubo conversaciones en cada una de esas mesas que no pasaron desapercibidas.

La mesa de nuevos emprendedores, fue como una ráfaga de aire fresco para aquellos que allí estaban con el comienzo de un proyecto o incluso aquellos que no saben por dónde reconducir su vida laboral. Al igual que por momentos “templado”, cuando hacían mención a lo mucho por lo que habían tenido que pasar y siguen haciéndolo para hacer su sueño cada día más grande. Pero con un mensaje final, y es que “si tienes en mente un sueño ve por él, porque esa es de las pocas cosas que en esta vida te van a pertenecer”.

Cuando llegó el momento de disfrutar de las apreciaciones de los empresarios, no pude dejar en ningún momento de abrir la boca, y no lo digo porque se dijeran cosas interesantes, sino por las muchas falsedades enmascaradas en verdades, además de la pésima imagen que alguno de ellos mostraba al representar a su propia empresa.

Un profesional, un empresario, un emprendedor en un evento de networking, debe tener la capacidad suficiente para venderse, hacerlo en un corto espacio de tiempo y además con una preparación para ello.

Está claro que no era un evento de networking propiamente dicho, pero lo que sí ha de esperarse siempre de un empresario es que sea capaz de vender su empresa, con actitud, humildad, sencillez, pero también con honestidad.

Todos somos conscientes de cuál es la situación laboral del país en estos momentos, con lo que lo que no se puede escuchar al unísono es el mismo argumentario por 10 empresarios cuando nos transmiten que:

  • para ellos lo más importe es el talento y la experiencia en un trabajador. Eso es lo que más valoran independientemente de su edad.

 

  • Le dan mucha importancia a la formación, creen que es la mejor herramienta para que una empresa obtenga mejores resultados y de este modo no dejar obsoletos los conocimientos de los trabajadores.

 

  • Para ellos, el departamento de RR.HH. debe de estar dotado de grandes profesionales, puesto que sus objetivos en muchas ocasiones se vienen al traste por el mal funcionamiento del mismo. Por este motivo, no reparan en invertir en este pilar de su empresa.

 

Anoté más conclusiones de este tipo, pero para qué seguir… Hasta ahora y aún sin pronunciarme yo al respecto, ahora entenderéis el por qué de mi imposibilidad de poder cerrar la boca.

Porque hay dos cosas que hablan por sí solas, lo que yo me encuentro cada día en el mundo del trabajo, la desesperación de muchas familias que se ven en situaciones muy duras, y por otro lado la propia información que todos podemos manejar, si nos interesa el tema.

        1º.- Llama poderosamente la atención actualmente en el mundo laboral las escasas oportunidades que tienen los mayores de 55 años cada vez que se postulan para una oferta de trabajo.

¿No queremos experiencia? ¡La tienen! Y no solo en los puestos que han ocupado a lo largo de su vida laboral, sino también tienen experiencia de vida.

¿Por qué no buscar un equipo de trabajo equilibrado? Busquemos innovación y creatividad, y tratemos de conjugarlas con experiencia y veteranía.

Conclusión, ¿la edad sí importa entonces, no? Desde luego, cuando no se apuesta por la savia madura.

Y si no, invito a que cada uno, independientemente de su edad, mire en su casa, amigos, entorno, y vea quiénes son las personas con mayores dificultades para encontrar empleo aun contando con toda su experiencia.

                2º.- La formación… Cuando hablo con un profesional o empresario de este punto, aunque siempre hay excepciones gracias a Dios, el problema que observo es que su respuesta es habitualmente “es un gasto que no puedo asumir…” Mi respuesta siempre es la misma, “no es un gasto, todo lo contrario, es una inversión para tu negocio”. Los empleados necesitan estar formados para desarrollar sus habilidades, superar frustraciones, mejorar la atención al cliente, empaparse de técnicas de venta, cuidar su imagen personal… ¿De verdad me dicen que esto es un gasto?

            3º.- Este punto que tocaron acerca de la importancia para ellos del Departamento de RR.HH. Yo misma hace unos meses hablé de ello en un artículo, Apostar por el talento, una sabia inversión. En él veréis la indignación que siento por la escasa importancia que las empresas dan a este pilar básico en su negocio. No llegan a entender muchas cosas, como que la consecución de los resultados gira alrededor de esta figura. Por eso os invito a que lo leáis.

Quiero dejar claro que no todas las empresas actúan del mismo modo, pero igual de claro tengo que el argumentario de 10 empresarios diciendo y avalando las mismas respuestas, no refleja lo que se ve a pie de calle.

No fui la única en abrir la boca de sorpresa. Realmente, esas respuestas y valoraciones por parte de todos los que allí estábamos sentados, serían realmente las que nos gustarían, pero la realidad es otra.

No se puede presentar a tu empresa desde el desconocimiento de su propio funcionamiento, y mucho menos traspasando la línea roja del embuste.

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Permítete el lujo de ser feliz

PhototasticCollage-2016-05-29-13-15-26.jpg

Optar por la fortaleza y la felicidad

Por  Carmen Prada

Ha comenzado el otoño y éste va dejando huella. Antes de dar comienzo a la escritura de este post, reconozco que algo me llamó la atención, y es que al mirar por la ventana y teniendo en cuenta la hora que era, 18.37 horas, la luz del día ya nos estaba abandonando.

¿Dónde quedaron esos largos días con la permanente luz del verano, el disfrutar en una terraza de una cafetería después de la cena, los rayos del sol que daban alegría al día, las sandalias y faldas sin medias, esas tardes en la piscina o río y los más privilegiados en la playa, las deseadas vacaciones, los sabrosos helados…? ¡Muchos momentos que quedan grabados en nuestra memoria!

¡Pero no, no quiero vivir de momentos ya pasados! Porque el hoy, también es tanto o más bello y enriquecedor.

Ya han cambiado los colores en nuestros bosques, vemos las hojas secas en el suelo por la ciudad, ese rayo de sol que se escapa entre las nubes y lo buscamos hasta situarnos bajo su cobijo, los días más cortos que nos hacen ver que las horas pasan y así poder aprovecharlas mejor, ese café que se aprecia a cualquier hora del día, esos fines de semana entre mantas y películas que simplemente busco que me hagan sonreír y salir de la rutina.

Estoy de acuerdo que hay momentos y personas en nuestra memoria que aunque ya no están presentes, jamás nos van a abandonar. Siempre habrá recuerdos que nos harán llorar pero también reír. Lo que no debemos hacer es pensar en lo que fue y ya no es o no puede ser.

La situación actual no acompaña, y casi diariamente me encuentro con personas “perdidas”, buscando no saben muy bien qué. Una y otra vez les vienen a su cabeza aquellos tiempos mejores, su vida es una continua vorágine de malos pensamientos, de tortuosos “podría haber sido si no…” ¡Ya basta, vivamos el ahora! Es doloroso ver cómo se vive en una continua auto-tortura.

smile-1539196_960_720

Hace escasos días estuve charlando con una persona que necesitaba de mí, y así me lo hizo saber. Su situación es la de muchos españoles, con miedos, viviendo al día, sin ver luz al final del túnel, dando tumbos, y como mencioné antes, “perdida”. Complicada pregunta me hizo, “¿qué puedo hacer que no estoy haciendo para salir de esta situación que me está machacando?” Difícil de responder… Y ya no os digo nada cuando a una persona así la tienes a escasos centímetros de ti y le estás mirando a los ojos.

Y es que además cuando uno entra en una situación de crisis emocional, todo tiempo fue mejor, la desesperación nos coloca vendas en los ojos, tendemos equivocadamente a tomar decisiones, hace que nos agarremos a clavos ardiendo que después nos dejan huella, y hasta uno se llega a convencer que cualquier capricho o cosa buena que le suceda en la vida, no la merece y además no se puede permitir el lujo de disfrutar.

¡Demasiada dureza con uno mismo!

No sé si la respuesta al consejo que me pidió fue la más apropiada, ni tampoco si le va salvar del abismo actual, tampoco si la llevará a cabo… ¡No sé nada!, pero lo que sí tengo claro es que esos ojos humedecidos necesitaban de claridad.

Pasé un largo rato con ella y, entre otras muchas cosas, le dije con mucho cariño;

  • “debes encontrarte, debes buscar dentro de ti. Todos tenemos un pasado, algo que nos puede torturar, pero ocurra o no solo depende de nosotros. Esa camarera nos ha servido el café con un ¡buenos días! explosivo, el hombre que acaba de pedir el café tiene buena cara, yo misma tengo una sonrisa dibujada, ¿pero realmente crees que ninguno de nosotros tenemos problemas? ¡Claro que sí! Lo único que nos puede diferenciar es nuestra fortaleza emocional, o quizá el disfrutar de lo que hacemos día a día”. Entonces le pregunté, “¿qué te haría feliz en este momento?” Su respuesta fue clara, “disfrutar con algo que me llene en el trabajo, pero tengo muchos miedos, ha habido demasiados cambios en mi vida y tengo que volver a empezar de nuevo”.

Ella misma se había dado respuesta, tenía que olvidarse del pasado y comenzar una vida de la cual ella debe ser su propia dueña. Llegado este momento su gesto cambió, y ante esta respuesta yo le comenté, “¿qué te puede parecer más emocionante que crear tu propia vida desde 0? Date caprichos, y hay caprichos que no cuestan dinero, cambia tu vida social, empieza por hablar contigo misma, quítate esas etiquetas que tanto te están pesando, empieza a pensar que la vida es un reto para todos, que nadie lo tenemos fácil si caminamos por ella con honradez, busca momentos para ti, no tomes decisiones en estos instantes… Pero ante todo, ¡permítete el lujo de pensar que sí mereces ser feliz y trabaja para ello!”.

Todas estas palabras entre otras muchas fue las que intenté transmitirle, pero el mensaje final daba respuesta a su pregunta inicial, ¡permítete el lujo de pensar que sí mereces ser feliz y trabaja para ello!

Hagámoslo todos, y a la vez os invito, como así se lo dije a ella, a que nos hagamos las siguientes preguntas;

  • “¿de dónde vengo?”
  • “¿En qué momento estoy?”
  • “¿Dónde quiero llegar?”

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Carmen Prada y Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.