¿Y qué hago? Toma decisiones

9e74489ae3fccd4d7a0458fab386b545

Por Carmen Prada

 

“Todo conflicto crea nuevas barreras. Si sientes temor y comienzas a hacer algo al respecto, aparece una nueva clase de miedo: el miedo al miedo”, Osho.

Muchas personas cuando dan por finalizadas las vacaciones, el periodo de verano y la llegada del mes de septiembre, se plantean tomar decisiones. Las principales que solemos tomar se refieren al ámbito laboral.

Quizá un cambio de trabajo buscando la conciliación familiar. Un nuevo puesto que nos aporte más económicamente. Incluso la posibilidad de emprender y trabajar en un proyecto propio…

Es evidente que hay decisiones y decisiones, unas tienen mayor prioridad que otras. Unas pueden ser más trascendentales para nuestra vida. Y hay simplemente otras que es necesario tomar porque van surgiendo en el día a día.

Está claro que no se puede valorar del mismo modo el hecho de plantearse emprender y dejar atrás el trabajo que teníamos hasta el momento, que decidir si nos decantamos por hacer pilates o mejor running con la llegada del otoño. La repercusión que una u otra tendrán en nuestra vida será de muy distinto alcance.

Tomamos decisiones a menudo, en muchas ocasiones no nos damos cuenta que lo hacemos, pero en otras las debemos tomar y nos quedamos paralizados. Aparece el miedo a la toma, a la equivocación… Y realmente el mayor de los errores es no tomarlas.

El inmovilismo nos lleva al conformismo, a establecer barreras limitantes, a negarnos al desarrollo personal y profesional e incluso a seguir sumergidos en situaciones que nos ahogan cada día.

Tenemos que tener claro que con la toma de decisiones:

  • nada ni nadie nos garantiza el éxito;

  • quizá con el tiempo haya que corregir el rumbo inicial;

  • debemos estar preparados para seguir tomando más decisiones, ya que la inicial solo es la primera de muchas más.

No todas las personas tienen la misma facilidad para la toma de decisiones, y en este punto influye mucho la autoconfianza, la buena gestión de nuestras emociones, el nivel de autoestima, la capacidad de liderazgo, la capacidad de reacción y adaptación a los imprevistos… Todos estos aspectos constituyen, junto a otros, nuestra personalidad.

¿A qué me refiero? Las decisiones deben ser personales e intransferibles. Solo uno participa en lo que nos aporta o lo que nos resta. Que otras personas influyan demasiado en ellas, nos puede llevar a embarcarnos en un proyecto que ni nos ilusione ni sintamos nuestro.

¡Claro que es arriesgado decidirse en la vida y que hagamos diana! Pero más triste es no hacerlo porque el miedo se apodere de nosotros.

El hecho de equivocarnos no significa que hayamos fracasado. Dentro de la toma de decisiones influyen muchos factores externos que nosotros no podemos dominar, y además tampoco debemos obcecarnos con ello. Esto nos podría llevar al desgaste y la frustración.

  • Ve en busca de ideas claras y concisas. Esto te ayudará a tener más claro que camino que debes tomar.

 

  • Busca tu autoría en tu proyecto de vida, debes creer en todo aquello que lleves a cabo. Tú serás el mejor embajador a la hora de vender tu idea.

 

  • Sé realista. Debes analizar las ventajas y desventajas que tu proyecto puede acarrearte.

 

  • Debes tener capacidad de reacción. Habrá momentos en los que nos tengamos que desviar del camino previsto, sin que esto nos paralice.

 

  • Cuenta con un plan de acción. No puedes ir improvisando, es importante ir evaluando cómo se va desarrollando todo. Tampoco busquemos resultados inmediatos, debemos tener paciencia. Llegará el momento de plantearse una lista de satisfacción.

Piensa por un momento en tu vida, en este preciso momento por el que estás pasando. Quizá sea el momento idóneo para pensar en cambios. Para encontrarnos. Para tener momentos de intimidad con nosotros mismos y conocernos. Saber lo que deseamos en nuestra vida y lo que no. Podemos mirar alrededor, ser espectadores de nuestra vida por un instante y darnos cuenta que quizá hay personas o circunstancias que no son favorables para nuestro propio desarrollo personal.

No permitamos que nadie reste en nuestra vida, intentemos buscar la suma. Solo de nosotros depende tener claro qué deseamos y decidir qué personas nos acompañen.

 

 

Cree en ti y no te pongas límites, la vida está diseñada para arriesgar y no quedarnos con la duda de si pudimos hacer algo más en ella.

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Anuncios

No te engañes, el día es hoy

8f5d5845b1e2f6c2249edb3d6dc9d8e0.jpg

Por Carmen Prada

 

Lo prometido es deuda, y cómo no, ¡ya estoy aquí de nuevo!

Hoy finaliza el Tiempo de Navidad y parece que tras ello todo vuelve a su rutina. A algunos les costará más que a otros hacerse a ella, pero después de algún que otro exceso no hay más remedio.

Tenemos por delante todo un año, que a buen seguro llega cargado de oportunidades. Cada día se nos presentarán, por ese motivo debemos estar bien atentos para no dejar pasar ninguna y darle a cada una el valor que merece.

¿Eres de esas personas que cuando comienza un nuevo año se marca nuevos propósitos?

¿Y por qué tenemos esa tendencia en estos momentos del calendario?

Mentalmente hacemos un recorrido por todo lo acontecido durante esos 365 días, nos vienen a la memoria retos que no llegamos a alcanzar, circunstancias que nos gustaría cambiar, momentos u oportunidades que no aprovechamos… También hay que tener muy presente todo lo bueno vivido y alcanzado, pues nuestra vida acostumbra a ser una sucesión de grises en la que se intercalan las luces y las sombras. Hay que quedarse con lo bueno y aprender de lo que es susceptible de mejora. Todo esto nos lleva a decirnos “para este nuevo año me voy a proponer…”

Está bien empezar el nuevo año con propósitos tales como:

  • Voy a dejar de fumar;
  • voy a dedicarle más tiempo a mi familia;
  • quiero aprender inglés;
  • voy a cambiar de trabajo;
  • sí o sí, comienzo en el gimnasio…

Todos estos son a modo de ejemplo, y estoy segura a ti se te ocurrirá alguno más pero, ¿por qué en la mayoría de los casos se quedan simplemente en buenos deseos? Sí, y digo bien, parece que con planteárnoslos es suficiente.

Pues no, hay que dar pasitos. Partamos de la base que si con alguien somos condescendientes, es con nosotros mismos. Nos refugiamos en excusas, en miedos, en postergaciones… Y al final, lo único que estamos haciendo es autoengañarnos. A medida que va pasando el tiempo y vemos que ni con nosotros mismos nos podemos comprometer, llegan estados tales como la frustración, la decepción, el desengaño…

A menudo compartimos estos nuevos retos que nos proponemos y sin darnos cuenta hacemos partícipes a otros también de esas promesas que se quedaron por el camino. ¿Crees que esto puede decir bastante de nuestra persona? ¿Podríamos llegar a perder credibilidad con respecto a las personas que nos rodean? ¡Sin duda!

¿Qué podemos hacer para que nuestros propósitos se conviertan en realidades?

  • Es importante que éstos sean realistas. No podemos pretender pasar más tiempo con nuestros hijos si realmente llegamos a casa de trabajar a las 23 horas. Pero quizá sí podamos comprometernos a hacerlo durante el fin de semana, por ejemplo.
  • También deben ser concretos. Está muy bien eso de proponernos empezar en el gimnasio, pero si no lo concretamos más, es muy posible que la cosa se quede en agua de borrajas. Voy a comenzar a ir a tal gimnasio el lunes 8 de enero, además iré porque así me lo permite el trabajo los lunes, miércoles y viernes, en el horario de 20.00 a 22.00 horas. Y el bono que compraré será el anual.

¡Perfecto, hemos concretado todo!

  • Deben ser medibles o evaluables. Tanto es así que yo aconsejaría anotar en una libreta o cuaderno todo aquello que como objetivo me he propuesto para este nuevo año. De este modo podré ir repasando cómo van las cosas.

Tengamos en cuenta que tendemos a hacer estos balances de modo anual y siempre coinciden en las mismas fechas, finalización e inicio de año. Eso está bien, pero ¡los balances deberían ser más frecuentes durante el año! Sería ideal hacer un pequeño balance semanal, y más profundamente cada mes, aunque la periodicidad recomendable también dependerá del tipo de objetivo…

 

  • Algo que debemos tener en cuenta es que los propósitos deben ser nuestros, han debido salir de nosotros mismos, y si salen de fuera de nosotros, hay que hacerlos verdaderamente nuestros, que sean consecuencia de una decisión que hemos tomado con nosotros mismos de manera franca y honesta. En ocasiones podemos caer en el error de hacer promesas para complacer a otras personas, ¡será un fracaso!

 

  • La motivación desempeña un papel vital. Podemos disponer de todos los medios para llevar a cabo los objetivos, pero si no nos encontramos motivados para ello no se harán realidad. Por este motivo debemos conocernos, tener claro lo que vamos hacer y hacernos preguntas tales como:

 

* ¿Es realmente lo que quiero hacer?

* ¿Estoy dispuesto a asumir las consecuencias?

* ¿Estoy dispuesto a sacrificar otras cosas por ello?

 

  • Como todavía estamos al inicio del año y estamos fijando nuestros retos para éste, caemos en la tentación de acumular demasiados. Puede que haya alguno que suponga además un gran esfuerzo. Por este motivo, podemos llevarlos a cabo mediante una subdivisión dentro del mismo, pequeños objetivos parciales.

 

  • Nuestros objetivos deben ser ambiciosos, deben hacer que salgamos de nuestra zona de confort y que realmente para nosotros supongan un esfuerzo de superación.

 

  • En vez de hacer un listado casi interminable de propósitos, los cuales en su mayoría se quedarán en nada, es preferible dividir nuestra vida en diferentes áreas, y señalar solo un par de propósitos en cada una de ellas, y que cumplan con los requisitos ya referidos. Evitaremos la dispersión, el pronto abandono producto de la frustración, trabajaremos todos los aspectos de nuestra existencia, y ya habrá tiempo de marcarnos nuevos propósitos conforme se vayan alcanzando los primeros.
  • Hay que marcarse plazos de balance y cumplimiento. Y naturalmente, ser fieles a dichos plazos. Un propósito solo se convierte en un verdadero objetivo cuando le ponemos fecha. De lo contrario, podemos pasarnos la vida aplazando y engañándonos perpetuamente.
  • Hay que tener la suficiente humildad para acudir a un especialista en determinados momentos y en según qué casos para que nos oriente, acompañe y evalúe.

Si estoy 20 kilogramos por encima de mi peso ideal, conviene acudir al médico o al dietista, pues podemos hacer cosas contraproducentes para nuestra salud, y el remedio termina siendo peor que la enfermedad. Igualmente en temas de pareja,

familia, situación profesional…

              Pero al igual que hemos de ser exigentes y no complacientes con nosotros mismos, hemos de querernos y mimarnos cuando lo hacemos bien. Darnos pequeños premios, ponernos puntuales incentivos para conseguir algo concreto nos ayudará a disfrutar de los logros alcanzados, y fortalecerá el convencimiento de que el esfuerzo merece la pena. Pero ojo, sin abusar, que hay que continuar el camino y ser constante…

 

Os deseo a todos los que me seguís un año 2018 cargado de buenos propósitos y de toda la ilusión y alegría necesarias para hacerlos realidad. Estaré encantada de ayudaros en lo que sea posible, comenzando por este post inaugural del año. ¡¡ Mucho ánimo, amigos!!

 

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

*Fuente de la fotografía, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Me encuentro perdido, ¡no sé por dónde tirar!

park-748339_960_720.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

“Tu vida no está tan determinada por lo que te trae la vida como por tu actitud ante ello; no tanto por lo que te ocurre como por la forma en que miras lo que te ocurre”. Khalil Gibran.

No sé vosotros, pero yo me estoy encontrando gente a mi alrededor que no halla su lugar. ¿Lugar? Sí, grandes profesionales que ha llegado un momento en sus vidas en que se sienten perdidos, desubicados, desorientados… No encuentran esa luz que en muchas ocasiones buscamos al final del túnel.

Humildemente pienso que existen varias razones para que esto pueda llegar a sucedernos:

  • hay algo evidente, y es que la crisis no está ayudando. La cantidad y calidad de la oferta laboral está a años luz de lo deseado.

 

  • Obcecarnos en esa profesión a la que hemos dedicado media vida y no salir de esa “habitación” nos limita mucho.

 

  • La situación económica dentro de los hogares nos condiciona en algunos casos para dar ese salto en que llevamos tiempo pensando, pero las circunstancias no acompañan.

 

  • La edad, la dichosa edad, pues depende en la franja en la que te encuentres que quizá no sabes muy bien en tierra de quién estás, o ni siquiera si tienes tierra firme. Si uno se encuentra entre los 35-55 años, da la sensación que todo lo que tiene que ver con las alternativas laborales e incluso cursos, está diseñado para antes o después de esas edades.
  • Las emociones en cada uno de nosotros están a flor de piel. Miramos a nuestro alrededor y vemos nuestro entorno, y acabamos viendo a través de unas lentillas de un color poco aconsejable, y nos cuesta quitárnoslas.

Podría seguir y seguir, pero estoy segura que mientras estáis leyendo, a vosotros mismos os están viniendo a la cabeza limitaciones, miedos, incluso personas que provocan esta desorientación.

Tenemos que tener siempre claras tres cosas en esta vida, y si por un momento nos distraemos, pongámonos enseguida en su búsqueda:

  • de dónde venimos. Cuál ha sido nuestro camino hasta el día de hoy.

 

  • En qué momento nos encontramos. Busquemos dentro de nosotros, y aunque en ocasiones hurgar duele, hagamos ese ejercicio. Busquemos el momento y el lugar, y si no lo conseguimos, debemos seguir haciéndolo hasta encontrarnos. ¡Es clave!

 

  • Y hacia qué o dónde nos queremos dirigir. ¡Cuál es el camino que debemos recorrer hasta lograr esa meta en la que estamos pensando desde hace tiempo!

Muchas de las personas que conozco se siguen reciclando, han comenzado a cursar másters, talleres, cursos… ¡Se siguen cultivando, eso es magnífico! Pero quiero dejar unas preguntas en el aire, ¿toda esta formación os hace el camino que queréis recorrer un poquito más sencillo? ¿Ese es el motivo?

¿Tendremos más oportunidades cuanto más preparados estemos en diferentes frentes, para todo lo que se tercie laboralmente?

Quizá esta diversidad de formación que vamos acumulando en diferentes materias dispares, sea una válvula de escape para utilizar esa famosa frase de “por si acaso…”, sin darnos cuenta que puede ser que estemos perdiendo de vista dos de los puntos clave que siempre debemos tener presentes y anteriormente nombraba:

  • en qué punto nos encontramos.
  • Y hacia dónde nos dirigimos.

Es cuando llegado este punto nos preguntamos, ¿pero qué estoy haciendo? ¿Todo esto tiene sentido? Y se escucha esa frase a la que tanto se recurre, “tanto me he preparado y nada de nada”.

 

¡Debes tener claro tu objetivo! No sigas dando palos de ciego, la formación es muy importante, pero cuando uno llega a este punto, en algún momento aparece un estado de frustración, fruto de lo que mucho que hemos sembrado –cabe la posibilidad que equivocadamente- y lo escaso que estamos recogiendo.

Tampoco debemos pecar en querer abarcar a la vez actividades de distinta índole. Al final lo que conseguiremos es dispersarnos y tener la sensación de no estar haciendo nada. Simplemente estamos lanzando varias flechas en sentidos diferentes. Ya sabéis, el que mucho abarca, poco aprieta, como dice el sabio refranero.

darts-102919_960_720.jpg

Con todo lo anteriormente mencionado lo único que quiero transmitir es que debemos fomentar la confianza en nosotros mismos, creer en nuestras posibilidades, ser capaces de marcar la diferencia entre los demás, y eso nos lo aporta nuestra propia marca personal, tener claro el horizonte hacia el que nos queremos dirigir, ser conscientes de que no se ganó Zamora en una hora, hemos de mostrar nuestra valía y experiencia como si llevásemos esos galones colgados de la solapa de la chaqueta, sin pudor ni vergüenza a enseñarlos.

Tenemos mucho que aportar al mundo laboral, y por encima de todo, hemos de intentar disfrutar de este recorrido, dejando de sufrir por el que hasta ahora estábamos recorriendo.

¡Fuera frases negativas!:

  • ya no puedo más…
  • No veo ninguna solución…
  • Me dan ganas de tirar la toalla…
  • Me siento un inútil…
  • A esta edad todo se complica…

 

Estas sí son frases que cada mañana, cuando pongas el primer pie fuera de la cama y te dirijas al baño, debes ver en el espejo en el que te reflejas:

  • ¡hoy puede ser ese día que llevo tiempo esperando!
  • ¡Voy a demostrar lo que valgo, porque sé que es mucho!
  • ¡Ayer ya pasó, hoy se van a presentar más oportunidades!
  • ¡En ganas, ilusión y sacrificio no me va a ganar nadie!
  • ¡La palabra derrota no está en mi diccionario!
  • ¡Voy a salir a buscar esa oportunidad que sé existe para mí!

Cree en ti mismo, porque si lo haces los demás también lo harán. No les darás opción a dudar de ti si transmites fuerza, coraje y autoconfianza.

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS       NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Solo hay una opción sensata en la vida, vivirla

meadow-2401911_960_720.jpg

Por Carmen Prada

A menudo he escuchado decir que cuando una persona sufre una enfermedad o un accidente y su vida corre peligro, parece que aquellos que le quieren están más preparados para asumir su pérdida… Reconozco que lo dudo, aunque también es cierto que las personas más queridas que me han dejado, ha sido en todos los casos de manera inesperada. Y puedo decir que las emociones se manifiestan como un huracán que llega a absorber todo tu ser y sentimientos.

Es duro levantarse un día, y que de una manera inesperada alguien te diga que una persona muy cercana y querida ha fallecido. Este hecho lo he vivido hace muy pocos meses, cuando me comunicaron el fallecimiento de uno de mis mejores amigos, alguien muy próximo en lo personal y profesional, un gran apoyo, en quien yo confiaba.

Cuando pronuncias la palabra muerte, las caras que percibes alrededor son de que se trata de un tema tabú, y mi opinión es que tratar algo tan evidente e inevitable, como también lo es la vida, con tanto terror e inmadurez, nos hace alejarnos de la realidad.

Es como si algo dentro de nosotros se partiese en varios pedacitos, el dolor se centra en el pecho y las lágrimas se hacen presentes como nuestras compañeras de camino. Algo cotidiano en lo que esa persona habitualmente estaba presente, nos hace recordar una y otra vez que ya no está, que no nos acompaña…

Aunque puedo decir que son innumerables las ocasiones en las que con el paso de los días me doy cuenta que esas personas están más presentes en mi vida quizá que en otros momentos lo hayan estado.

 

Uno mira al cielo en las noches estrelladas y busca cuál es la que más brillo tiene, porque sin duda, esa es la de cada uno.

 

Entonces dudas de todo, sobre todo de uno mismo. ¿Le dije todo lo que quería decirle? ¿Por qué no hice todo lo posible por verle el último día en el que quedamos para vernos? ¿De verdad sabía lo mucho que le quería y siempre le querré? ¿Le di ese tipo de abrazos que hacen crujir todo el cuerpo? ¿Estuve siempre que me necesitó? Qué sé yo, infinidad de preguntas nos inundan…

Y si éstas nos surgen con dolor, ¿será que algo nos estamos “perdiendo”? Podemos seguir toda la vida de luto, con lágrimas constantes, con recuerdos que nos alejan de toda realidad, fustigándonos por lo que dejamos sin hacer o eso pensamos… O, ¿por qué no aprovechamos estos azotes que nos da la vida para valorar todo lo bueno vivido y aprender de los posibles errores, para no volver a cometerlos con los que aún están en este mundo?

Hay personas a tu alrededor que te necesitan, que te extrañan en los momentos en los que estás ausente, viven tu dolor como suyo, cada lágrima que derramas salpica sus corazones, son testigos de tus desvelos, quisieran poder pulsar un interruptor y transformar tu llanto en tu mejor sonrisa. Pero no es tan sencillo, lo sé.

Él ya no está físicamente a tu lado. Pero sabes que le gustaría verte feliz, afrontando la vida con entusiasmo, contagiando tu alegría por doquier, algo que en ti es muy natural, pues es tu marca personal.

No te sientas mal por sentirte mal, tienes derecho a esos momentos, pero no olvides que a tu alrededor estamos personas que te queremos, que te comprendemos, pero que no renunciaremos a volver a reír contigo, pues eso también le gustará a él, allá donde esté. Muchos besos.

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, propia

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

¿Ya has construido tu propio YO?

child-1480220_960_720.jpg

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Quizá os pueda parecer extraña esta reflexión que os voy a formular hoy pero, después de analizar mucho a las personas, vivir con pasión mi profesión, de ser éstas mi fuente de inspiración y escuchar más que hablar, he llegado a la conclusión de que hay dos momentos muy importantes en nuestra vida.

Os estaréis preguntado, ¿cuáles? Pues no, no hablo de lo que normalmente se comenta, ya sabéis, estudiar una carrera, casarse, tener hijos… ¡No, los tiros no van por ahí! Me explico:

1º.- Infancia. Evidentemente, nos educan a cada uno de un modo diferente. Nuestra educación sin duda va a estar condicionada por nuestra familia, por las costumbres del entorno, los valores culturales que nos inculquen, pero incluso también por los miedos que las personas que tenemos alrededor nos transmitan.

Nacemos casi con un “no llores”, poco a poco vienen los “ten cuidado que te vas a caer”, más tarde “no comas tanto dulce…” Y así podríamos seguir. Bajo ningún concepto dudo de que nuestros padres quieren lo mejor para nosotros, pero… ¿Y nosotros, sabemos lo que realmente queremos?

2º.- El momento de descubrir para qué hemos nacido. ¡Sí, lo que estás leyendo! A medida que vamos creciendo tenemos que tomar decisiones y asumir responsabilidades, en muchas ocasiones, si nos parásemos por un instante no sabríamos ni por qué, ni para qué. Y no, no hablo de tener una bola mágica y predecir el futuro, sino de pararnos frente a un espejo y preguntarnos a nosotros mismos, ¿en qué soy bueno en la vida y por qué?

Pero voy más allá, para ello debemos alejarnos de los miedos que quizá nos han acompañado durante muchos años, tener claro cuál es el punto en el que nos encontramos y hacernos la siguiente pregunta, ¿deseo pasarme toda mi vida en el punto en el que estoy en este momento? Entonces, ¿qué deseo para mi futuro?

Está claro que llegado este 2º punto, tenemos dos opciones:

  • seguir en nuestra zona de confort y quizá quedarnos en esa etapa del “nacimiento”. Y continuar consolándonos con los “por si acaso”, “es que todo está muy difícil”, “más vale malo conocido que bueno por conocer…”

 

  • O por otro lado, construir nuestro propio yo desde dentro hacia fuera. ¿Esto qué significa? “Lo parezco, porque es lo que realmente soy”. Transmitir personalidad, carisma, pero sobre todo seguridad y transparencia a los que nos rodean.

 

Sin duda, todo lo mencionado en el punto anterior es un proyecto, y quizá el proyecto y el reto más grande con el que nos encontremos en nuestra vida, la construcción de nosotros mismos.

 

yes-2069850_960_720.png

 

Me gustaría hacer mención de una frase de Viktor Frankl que dice mucho, “si tienes un por qué, aguantas casi cualquier cómo”. Y es que realmente este psiquiatra lo pudo experimentar en sus propias carnes y así lo dejó plasmado en su libro, A la vida. Éste narra sus experiencias como recluso de un campo de concentración nazi, lo que le llevó a descubrir la importancia de encontrar sentido en todas las formas de existencia, incluso las más brutales, y por lo tanto, una razón para seguir viviendo.

 

Proponte visualizar tu futuro, no será muy complicado si ya hemos construido nuestro propio Yo. La más ardua tarea vendrá después, cuando realmente tengamos que plasmarlos en palabras escritas como un compromiso vital con nosotros mismos. No valen las excusas ni peros, ya que tenemos claro cuál queremos que sea nuestro propio futuro y que para alcanzarlo debemos dejarnos la piel. ¡Es un todo o nada! ¡Es una apuesta al 100% por nosotros mismos! ¿Crees que existe alguien que pueda hacer una apuesta tan fuerte como tú por tu futuro?

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

¡Las destructivas etiquetas!

shield-1090601_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Quizá lo que escriba a continuación sea un intento de mostrar sensatez y sensibilidad, o más bien, ¿una necesidad imperiosa de dar un grito al aire y expresar mis emociones y sentimientos hacia una realidad social atroz?

Hace poco me encontré en una red social lo que una joven de 14 años había compartido en su muro. Os puedo decir que me partió el alma, pero esta es la realidad en muchos adolescentes y jóvenes, y no la que muchas familias quieren mostrar, o lo que es más grave, desconocen.

“Querida sociedad:
Has cambiado bastante. ¿Por qué? ¿Por qué ahora todos me juzgan? Ellos no saben nada de mí ni de mi vida, ellos no me conocen. Si me visto de una forma, soy una hípster y si me visto de otra voy de moderna. Si twitteo mi vida soy una gilipollas que piensa que a todo el mundo le importa lo que me pase y si no twitteo nada soy una aburrida. Si tengo trece años tengo que fumar, beber alcohol y ser una puta. Y si tengo dieciséis soy una inmadura que no sabe nada. Si soy rubia, soy tonta, si me tiño soy una teñida de mierda. Si me gusta el heavy soy emo, si me gusta el pop soy infantil. Si apruebo todas soy una empollona, si suspendo soy imbécil. Si me gusta un videojuego soy una friki. Si soy fan de un cantante o grupo soy una obsesionada. Si digo palabrotas soy una mal hablada y si no las digo soy una aburrida. Si estoy delgada, estoy anoréxica. Si estoy gorda, estoy obesa…..
Yo creo que ya basta con las etiquetas. Hay gente que le puede dar igual lo que le llame, pero a otra mucha le puede doler muchísimo y puede llegar a hacer cosas horribles y tan solo por culpa de unas estúpidas etiquetas. Cada persona es como es, y eso es lo que la hace única, perfecta y especial. Ser ella misma”.

¡Malditas etiquetas! ¡Dichosos juicios! Lo deja claro en la frase que he resaltado en negrita.

¿Hacer cosas horribles? ¡Claro que sí, y le creo! Y le creo porque cada vez más estamos viendo cómo hay niños que no viven esa etapa, jóvenes que viven una vida que aún no es la que le corresponde, y adultos que no se dan cuenta de nada porque “ya bastante tienen con su propia vida”, para qué molestarles.

Os puedo decir que las tentaciones han existido siempre, las maldades también, pero también es cierto que la forma de afrontar todo ello no es la misma.

Recuerdo que en mi adolescencia muchos de mis amigos empezaron a fumar, ¡siempre dije NO! En el colegio sufrí con una compañera su superioridad física y despotismo, lo intenté afrontar con la mayor entereza posible, aunque una nunca lo olvida. Respecto a los dichosos botellones que tan de moda están ahora, solo participé en dos, y fueron inocentes veladas en la orilla de la playa cuando iba a veranear con mis padres a un cámping, nada que ver con el desmadre actual. Mi hora de llegada aún con 17 años los fines de semana eran las 22 horas, y cuando salía en mi bolsillo solo había 500 pesetas, lo suficiente para pagarme la entrada a la discoteca y comprarme a la salida unas chuches, ¡no daba para más!

Reconozco que en esa etapa de mi vida era una jovencita frágil, pero, ¿sabéis quién me ayudó y me formó para decir NO a muchas cosas? Mis padres, unos padres que no tuvieron la suerte de poder estudiar demasiado, ya que desde muy jovencitos tuvieron que trabajar, pero eso no les ha impedido nunca tener una cultura de valores impresionante.

Vemos en el caso de los adultos noticias que son incomprensibles. Observamos cómo se utiliza la violencia de la manera más irracional, cómo se finge y miente en muchos casos para dañar a otros, estamos infectados de materialismo viviendo en un mundo irreal, cada uno mete la mano en el “saco” en la medida en la que puede, vivimos en una continua tensión por ser mejor que el que tengo al lado, y ya da igual si ese es uno al que llamamos amigo.

¿Y todo esto para qué? ¡Ni idea! ¿Qué intentamos lograr? ¡Ni idea! ¿Por qué tenemos que estar continuamente mostrando un yo monstruoso? ¡Ni idea!

¿Qué estamos haciendo entre todos con esta sociedad? ¡Sí, porque todos estamos colaborando en deshumanizar principios que deberían ser incuestionables! Cada vez parece más “normal” pasar por encima de cualquiera a base de codazos, pisotear los sentimientos y abrir heridas en muchas personas. Incluso hacemos cambiar a base de miedos a determinadas personas porque creemos estar por encima del bien y del mal.

¿Qué estamos consiguiendo? ¡Eso lo tengo claro! Destruir valores, principios y marcar dramáticamente la vida de otras personas.

Los hogares muchas veces son cunas de toda esta deshumanización, ¿qué pretendemos esperar de los más jóvenes?

No comprendo como un chaval de 13 años pueda llevar 50€ en el bolsillo, ¡que a veces ni yo los llevo! Ven con toda normalidad, incluso como un derecho, tener el último móvil que ha salido, bien por no ser menos que sus amigos que ya lo tienen, o bien por poder presumir ante ellos de tenerlo si ellos aún no. Yo no acostumbro a trasnochar, pero cuando lo hago me sorprende ver a las 2 de la madrugada a muchachitos de 13 o 14 años por ahí. Menudo negocio las tiendas de 24 horas, se forman colas los viernes y los sábados ya a media tarde con jóvenes que la mayoría de ellos no tienen la edad permitida para comprar alcohol. Jovencitas maquilladas que quieren aparentar una edad y una vida que todavía no les corresponde vivir. Y podría seguir, pero, ¿para qué? No hay más ciego que el que no quiere ver.

Alguno estará pronunciando la dichosa frase de ¡es que los tiempos han cambiado! Benditos tiempos anteriores, entonces.

¡Basta de hacer daño impune y gratuitamente!

¡Basta de colgar etiquetas que en muchos casos llegan a destrozar vidas!

¡Basta de buscar víctimas vulnerables para satisfacer egos!

¡Basta de juzgar por la talla de vestir o por el color de tez!

 

Es lógico que se sientan perdidos y confundidos si a diario es lo que vemos en la televisión, por la calle, en casa… Pero entonces, ¿no creéis los adultos que debemos de ser nosotros los que los guiemos? ¡Claro que antes tenemos que volver a retomar valores que nosotros mismos hemos perdido y olvidado!

No me importa la edad que tengas, si llevas gafas o no, si eres rubio o moreno, si eres alto o bajito, si estás delgado o un poquito grueso, me es indiferente si tienes algún problema físico o mental, si te gusta el rock o eres más de hip hop… Lo único que te puedo decir y de todo corazón es que nunca dejes de ser tú para pasar a ser una persona que ni conoces. Vive cada momento como te corresponde, disfruta de la vida según tu edad, vive y deja vivir, respeta y no odies, pero sobre todo, ¡nunca dejes de ser tú!

Los que vengan detrás, te lo agradecerán eternamente…

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Esos golpes me hacen más fuerte

 

p

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

La única forma de no despertar envidia es no destacando. Si quieres destacar, acostúmbrate a ella.

¿Qué provocan los celos y la envidia en el mundo laboral? Un estrés derivado de la competitividad insana, habitual en el ámbito profesional.

El celoso o envidioso es un perdedor nato, con falta de personalidad y valores, sabe de antemano que tiene la batalla perdida y, ¿esto qué provoca? Un desagradable sentimiento de frustración y carencia.

Hace escasos días me vi envuelta en algo así, ¿por qué lo quiero compartir con vosotros? Sencillamente para mostraros mi actitud, no digo que sea la más correcta, pero os hablo de mis emociones en ese mismo momento y en mi reacción posterior al hecho.

Alguien escondido cobardemente tras un perfil falso en la Red Social más conocida y popular, me difamó y calumnió gravemente con respecto a mi desempeño profesional, publicando las mismas infames acusaciones en varias de las publicaciones que tengo en mi perfil profesional. Inconvenientes que tienen las Redes Sociales y a los que una sabe que está expuesta…

Hace escasamente poco más de un mes he comenzado mi propio proyecto, volcada totalmente en mi pasión, las PERSONAS. Trabajando con las empresas y profesionales la formación, el liderazgo, la resolución de conflictos, técnicas de ventas, gestión de equipos, selección de personal… Pero también con las PERSONAS que están en búsqueda activa de empleo. Desde que comencé, he sido consciente de que el camino no sería fácil, pero en esta vida apuestas por todo o eres perdedor. Esta última opción jamás la he barajado.

Mi ciudad, Ponferrada, es pequeña, y con un poco de ruido que hagas, ¡saltan todas las alarmas! ¿Dónde? En aquellos que viven en una inseguridad y miedo permanentes.

Reconozco que cuando vi tales difamaciones, no daba crédito. Lo cierto es que mi incredulidad alcanzaba tal punto que no era capaz de concebir que alguien pudiese hacer algo así.

Mis sentimientos fueron de tristeza, decepción, rabia, impotencia…, pero a medida que las horas iban pasando y me di un tiempo para reflexionar, me dije, ¡no has de temer nada, Carmen, si confías en ti plenamente! ¡Crees en lo que haces! ¡Vives por y para las personas!

Llegaron a mi mente frases como “si eres envidiada no tienes la culpa, será que las cosas las estás haciendo bien y eso escuece”.

Podría haber eliminado esos dañinos comentarios y ya estaba, pero después de reflexionar y con la mente fría, me dije: “lo vas a hacer público, que sean las personas que realmente te conocen personal y profesionalmente las que hablen por ti”. ¡Y así lo hice!

Solo tengo palabras de agradecimiento a los cientos de personas que de un modo u otro me apoyaron, me hicieron sentirme arropada, me valoraron y algunos de ellos con gran contundencia denunciaron tales hechos. Esta emoción no la puedo describir con palabras, pero no faltaron las lágrimas y en abundancia…

¿Cómo reaccioné a tal indignante hecho? Creciéndome, convirtiendo este acontecimiento tan desagradable en una gran oportunidad, levantándome y con elegancia, no dando opción al desánimo ni al abandono. Sé que sin duda la clave está en que creo plenamente en mí y en mi honestidad.

Me queda mucho camino que recorrer, pero mientras lo estoy realizando, no dejo de potenciar la autoestima, además de confiar en mis capacidades.

De este hecho he sacado muchas conclusiones, que te deseen mal y te intenten dañar no es culpa de uno, no está de nuestra mano, sino es responsabilidad únicamente de la otra persona. Con lo que si vas por la vida de frente, con honestidad, honradez, fiel a unos determinados valores…, no debes sentirte culpable por las carencias demostradas por otras personas.

No sé si con esta experiencia personal voy a poder ayudar a alguien a cómo afrontar estos reveses de la vida. Aun así, me gustaría dirigirme a dos tipos de personas:

 

  • si sientes celos o envidia, me atrevo a decirte que esos sentimientos no harán nada bueno de ti, salvo hacerte sentir más mezquino, vivir aún más estresado y a disgusto con la vida.

 

  • Si tú eres la víctima, no te sientas mal. No tienes la culpa de hacer las cosas bien.

 

 

Aprovecha los golpes para convertirlos en oportunidades. De esa forma, los que quieren hundirte verán cómo sus canalladas no hacen más que servirte de impulso.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.