¿Quieres ser feliz o políticamente correcto?

IMG-20171020-WA0024.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

Pues sí, una buena pregunta para comenzar. Y a la que doy personalmente respuesta, quiero ser yo y a la vez feliz.

Os estaréis preguntado, ¿pero qué significa esto? Para dar respuestas a preguntas, no hay nada más veraz que responder a base de las experiencias vividas y experimentadas.

El pasado 19 de octubre se celebró en Alcalá de Henares, organizado por Alcalá Desarrollo y de la mano de La Nueva Ruta del Empleo, un evento  repleto de profesionales de distintas partes de España, entre ellos servidora, que tenía por objetivo tratar los temas de Desarrollo Profesional y Personal, el Empleo, y cómo no, el Emprendimiento. Podéis imaginar que me sentía en mi salsa.

IMG_0721.JPG

Aprovecho para felicitar a la organización porque el trabajo de fondo fue inmenso. ¡Enhorabuena!

Cuando me invitaron a participar en el evento y el tema qué trataría, “qué tener en cuenta antes de emprender…”, y me comentaron, “Carmen, vamos a hacer algo diferente, vamos a olvidarnos de las ponencias tradicionales”, reconozco que me dio un subidón.

¿Y por qué no? ¿Por qué hacer siempre lo que está considerado políticamente correcto sin pensar en qué quizá esto último no llega a lo más profundo de las personas porque quizá no vean una base real que sustente una charla determinada?

A veces alguien te habla sobre temas de los anteriormente mencionados o cualquier otro de diferente índole, y uno puede llegar a percibir que es teoría todo lo que nos muestran, sin estar avalado por experiencias en sus propias carnes. Parecen palabras vacías, sin fondo, ¡ya que quizá necesitamos más realidades palpables, ejemplos concretos!

También es cierto que en estos tiempos tenemos multitud de temarios, manuales, canales de YouTube… Y hasta amigos y familiares que se atreven a decirnos qué pautas debemos seguir, pero también a desmoralizarnos con el tema del emprendimiento. Parece que hoy en día, ¡todos sabemos de todo!

Tuve claro desde un inicio cómo se iba a desarrollar mi ponencia, ¡fuera teoría!, ¡no más manuales!, ¡adiós a las frases hechas! Y así fue, hablé sencillamente de mi propia experiencia.

La canción, “Oye, abre tus ojos” del cantante Chayanne, abrió mi intervención, y ya desde el minuto 1 las personas que llenaban la sala y a las que agradezco inmensamente su presencia, creo se dieron cuenta que lo políticamente correcto no iba a tener cabida…

Los pilares sobre los que la basé fueron sustentados por los pasos que yo misma seguí en mi desarrollo profesional hasta el día de hoy, para de este modo emprender sin tirarme a una piscina vacía.

1º.- ¿Tienes una idea clara de lo que deseas hacer y la experiencia necesaria para liderar tu propio proyecto?

2º.- Habla mucho contigo mismo, debes conocerte. A veces este ejercicio es doloroso, ya que nos encontramos con cosas que nos duelen, pero es a éstas a las que hay que hacer frente. El autoconocimiento es VITAL.

3º.- Ve trabajando tu Marca Personal, mediante un blog, las distintas Redes Sociales, acudir a eventos, practicar Netwórking…

4º.- Eso sí, si estás trabajando para el proyecto de otra persona, debes tener claro que tu esfuerzo y sacrificio se deben duplicar, ya que no debes abandonar éste, el punto anterior debe ir a la par con el desempeño de tus funciones en el trabajo que estés desarrollando en estos momentos.

5º.- Rodearse de personas no tóxicas es muy importante. Intenta que en este camino tus acompañantes confíen en tus posibilidades y transmitan positividad.

6º.- Ve sembrando, has de tener paciencia y ser consciente de que el recorrido no va a ser cómodo.

7º.- Marca la diferencia en algo, pero márcala desde el minuto 1. Tu idea apasionará más.

8º.- La ambición es fundamental, debes estar dispuesto a salir de tu zona de confort y ser consciente de que no debes ponerte límites, ni que nadie lo haga.

.- Cuando te sientas preparado para dar el salto, hazlo, pero intenta minimizar gastos. Puedes compartir oficina, gastos. Dependiendo de la actividad puedes comenzar desde casa. Adquiere lo básico y necesario para comenzar, evita lo superfluo o secundario. Prioriza en tus inversiones…

10º.- Si has seguido estos pasos y te han resultado, ¡enhorabuena, porque estarás liderando tu SUEÑO! ¡Habrás conseguido tus Metas! Que no te frene el miedo a las caídas, si las superas con determinación encontrarás muchas recompensas. Y es que la piscina ya tenía un poco de agua…

Estos has sido los pasos que yo he seguido y mi proyecto está en marcha. No me pongo límites, soy ambiciosa y me apasiona lo que hago. Tanto, que no quiero ser políticamente correcta, deseo ser feliz y hacer feliz a los demás.

Ah, mi ponencia no pudo tener un broche final más idóneo, volvió a sonar otra canción, y en este caso la elegida fue “Color esperanza” de Diego Torres. Esa con la que comienzo y finalizo mi programa de radio los miércoles de 18 a 19 en www.radiocima.com. El título del programa no podía ser otro, “Actívate con Carmen Prada”.

Después de todo esto, ¿quieres saber cómo terminó mi ponencia? Todos bailando y cantando y con alguna lagrimilla de emoción. Y es que las emociones mueven el mundo…

 

Un pequeño tesoro para siempre…

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

Anuncios

Sé tú, auténtico y sin imitaciones

5b623935507d6fb45cde0f7c26d7353e

 

Por Carmen Prada

 

A menudo nos quejamos de lo que no tenemos y nos gustaría poseer.

Habitualmente, muchos de nuestros deseos insatisfechos están la línea de lo superficial y material. Cuántas veces hemos escuchado a alguien expresar su deseo de ser más alto, tener una mejor figura, más dinero, mejor coche, una mansión, un premio de lotería…

Imagina por un momento que se te aparece el genio de la lámpara y te concede 3 deseos. Sé sincero, no te engañes, ¿qué le pedirías? Sí, lo del genio es un cuento, claro, pero lo importante no es eso, sino que te sinceres contigo mismo, y concretes por orden tus prioridades. ¡Te invito a este pequeño ejercicio!

Pues os voy a ser sincera, nada de lo que no soy o no tengo, me haría más feliz.

Tenemos que ser conscientes de que en la vida hay cosas y personas que nos acompañan en ésta, porque nosotros mismos lo hemos decidido. Hay situaciones que vienen provocadas por nuestras elecciones en algún  momento dado. ¿Que a veces nos gustaría dar marcha atrás al descubrir las consecuencias? ¡Pues claro! Pero es que el que decide también se equivoca.

Realmente lo único a lo que quiero aspirar es a ser yo misma, natural, auténtica, cercana… Lo demás me sobra.

Podría estar bien, no lo sé, ser rubia, o más alta, o tener un sueldo seguro cada mes… Pero de estas tres opciones que he barajado, ser rubia y tener un sueldo seguro cada mes, ya he decidido con libertad sobre ello. Y es que no me voy a teñir de rubia, sigo siendo morena, y como he emprendido con toda la ilusión mi propio negocio, mi sueldo no está garantizado. Y no me quejo. Sobre lo de ser más alta, anda que no le he sacado yo partido a esto de ser bajita, ¡si es que soy capaz de meterme en cualquier sitio!

 

De verdad, ¿por qué pensar tanto en lo que no somos ni tenemos, en vez de valorar realmente lo que sí?

Mira a tu alrededor, ¿te has parado alguna vez a pensar en todo lo bueno que has construido? Y también, ¿en todos los errores que has cometido para ser mejor?

Hay padres que inducen a los niños desde bien pequeños, de algún modo, a querer ser de mayores como Cristiano Ronaldo, Miley Cyrus… Seguramente, sería más provechoso sentarse con los pequeños y decirles que realmente lo importante es que en un futuro sean nobles y auténticas personas.

 

Sí, es cierto, esos famosos ganan mucho dinero, son personas de éxito, pero todos sabemos que detrás de muchos de ellos se esconden grandes dramas personales e insatisfacciones vitales. Tampoco pueden disfrutar de algo tan hermoso como el anonimato, y en no pocas ocasiones han de seguir un guión preestablecido que les impide ser auténticos, para así no perder contratos o seguidores. Muchas veces, son esclavos de su propio éxito. Algunos no me creerán, pero no siento ninguna envidia por ellos, más allá de que la envidia nunca es sana.

 

Busquemos dentro de nosotros mismos, saquemos a flote todo lo bueno que poseemos y disfrutemos de ello. Seamos conscientes de nuestras limitaciones, aunque a veces resulte duro, pero no nos pasemos la vida persiguiendo la da otras personas, porque entonces lo que estaremos haciendo es perdernos la nuestra propia.

 

f36b7a45e327e03ce461b75a2021e2f0

  • Caminemos hacia nuestros propios sueños.
  • Disfrutemos de los pequeños momentos.
  • Tengamos poder de decisión.
  • No busquemos ser una sombra de otra persona.
  • Vivamos nuestra propia vida.
  • No tengamos miedo a errar, nos ayudará en este arduo y largo camino.
  • Contagiemos a los demás de nuestra autenticidad aceptando a cada cual como es.
  • Sepamos agradecer el legado de nuestros mayores, y procuremos dejarle a las generaciones futuras un mundo mejor.

 

 

No negocies tu autenticidad a cambio de una mirada de aprobación. Jorge Bucay.

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pinterest.com

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

¡Se puede conseguir!

ella.jpg

Por Carmen Prada

 

¿Queréis que os diga algo? ¡Se puede conseguir!

¿El qué?, os estaréis preguntando. Me refiero a los objetivos que nos marcamos en la vida.

¿Qué aún no lo has hecho? ¡No dejes de plasmarlos en papel!

 

Hace aproximadamente dos años me marqué algunos de ellos, pero con el paso de los días y las semanas, iban surgiendo nuevos. Necesitaba otros que complementasen a los ya establecidos.

Con algunos me di cuenta, a la vez que iba creciendo personal y profesionalmente en estos dos años, que algunos de los objetivos marcados no estaban hechos para mí, o no sé, quizá yo tampoco para ellos. Pero sin duda, con los errores y los aciertos durante este recorrido y a la hora de dar forma a mi Marca Personal, me he dado cuenta de que me he acercado más a lo que quiero que sea la vida de Carmen.

Es evidente que la vida nos pone muchas pruebas, pruebas en las que a veces caes y te levantas, porque se trata de ser valientes y mirar siempre hacia adelante.

Me considero afortunada, y estoy casi segura  que si reflexionas un poco, ¡tú también lo eres!, y es que las personas que me rodean me han ayudado a madurar profesionalmente, por lo que les doy las gracias, ya que por momentos y sin saberlo han sido mis colaboradores y maestros. Y es que cuando acuden a mí para pedirme un consejo o que les ayude como guía, solicitando mi opinión…, no llegan a ser conscientes de todo lo que me han regalado y lo siguen haciendo.

Mi crecimiento ha ido a la par con mi ambición, esa que no cesa y siempre da un paso hacia adelante por mí. La ambición sana, exenta de avaricias y egoísmos, procuro que sea el motor en mi día a día.

dandelion-463928_640

Siempre he tenido en cuenta que los pasos han de ser cortos pero firmes. Muchas veces, esos pasos, aunque cortos, se nos hacen enormes. Pero con el tiempo y la experiencia me he dado cuenta que en ocasiones son nuestros propios miedos transformados en excusas los que nos alejan de esas metas y objetivos que nos hemos marcados.

Cuando me preguntan las personas que conozco, más cercanas a mí, o aquellas con las que interactúo en las RRSS, ”qué hago para ser capaz de estar presente en tantos lugares a la vez”, porque esa sensación parece que es la que doy, mi respuesta siempre es la misma y es “la pasión que un buen día conocí y ahora es capaz de mover mi vida, ¡las personas!”

 

Con todo este “discurso” no pretendo dirigir la vida de nadie, ¡Dios me libre! Ni tan siquiera señalarte el camino a seguir, porque ese lo debes descubrir solo tú.

Pero la cuestión es, ¿sabes cómo?

  • Escúchate.

 

  • Pregúntate qué te haría feliz.

 

  • Déjate llevar por tu intuición y no por la de otras personas…

 

  • Busca tu propia realización.

 

  • Sé feliz cada día con aquello que hayas elegido para tu vida.

 

 

Por ese motivo, dedícate tiempo, y si después de todo esto, eres capaz de pronunciar cuando te vas a trabajar “voy a disfrutar de lo que hago”, no solo habrás logrado tu objetivo, sino que además serás capaz de seguir superándote mientras disfrutas de lo que haces.

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pinterest.com

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Haz silencio y escúchate

9dccea8c2f70d40051b87dce789ff7dc

Artículo publicado por Carmen Prada

 

 

Hoy no voy a comenzar con ninguna cita, ni de alguien ilustre ni mía propia. Prefiero ir directamente al grano.

Si alguna vez te has propuesto entender los diversos comportamientos de las personas que te rodean, me atrevería a decirte que ¡no lo intentes! Y que conste que no es para desanimarte, pero las personas somos seres demasiados complejos…

Siempre me he considerado una defensora acérrima de pararnos y buscar esos momentos de soledad íntima, con el propósito de hallar en nuestro interior respuestas a preguntas que prácticamente todos nos deberíamos hacer, a la vez que defiendo esta circunstancia como un crecimiento y desarrollo para con nosotros. Soy consciente que llegar a interiorizar en nosotros mismos, y encontrar respuestas que quizá no sean de nuestro agrado, puede llegar a resultar doloroso y en ocasiones difícil de asimilar.

El día a día nos hace olvidarnos o dejar a un lado en ocasiones de manera inconsciente, la persona que verdaderamente somos. Llegado un momento, podemos llegar a desconocernos, dejándonos arrastrar por el ambiente que nos rodea o incluso por el ritmo de vida.

Y es que la práctica de interiorizar debemos tenerla por higiene mental, pues al final te ves influenciado por diferentes personas y dependiente de opiniones de los demás, de comportamientos ajenos que te acaban arrastrando, con el riesgo que eso comporta a la hora de la toma de decisiones…

 

Me considero practicante de estar conmigo misma y seguir conociéndome a lo largo de mi vida, pero eso sí, sin escapar de los problemas y sin esconderlos bajo el felpudo, tampoco huir de situaciones extremas o que te obligan a hacer frente a emociones o decisiones que en momentos determinados tenemos que afrontar.

Estar a solas es absolutamente necesario, y todos deberíamos tener una dosis diaria de soledad para pensar, analizar y crear. Un momento diario de retirada y de vuelta al mundo real, un entrar y salir pero no para evadirse, sino para cargar pilas y regresar con más fuerza, perspectiva y claridad.

Llegado este punto me planteo algo, ¿se puede llegar a utilizar la famosa frase de “necesito estar solo y desconectar de todo” como excusa para “no quiero saber nada del mundo”? No sé si conocéis casos de este tipo, que pasan de necesitar buscar respuestas a preguntas importantes, a literalmente escapar de ellos mismos.

 

Tenemos dos opciones para afrontar a la vida:

  • mirar a la vida de frente y actuar con valentía, con la compañía sana de nuestras pobrezas y riquezas interiores. Para ello es vital que nos conozcamos, que nos miremos al espejo y nos reconozcamos en él, ser consciente de nuestras limitaciones pero aplaudir nuestras virtudes, porque a ambas las debemos conocer.

 

  • Llenarnos de excusas a causa de distintos miedos para impedir que nos desarrollemos. Vivir en un continuo desequilibrio entre esa persona que deseamos alcanzar ser y lo que somos, y simplemente alejarnos de este objetivo por el temor a darnos cuenta y afrontar nuestras carencias.

Esta última opción es la más dañina, sin duda nuestro peor enemigo somos nosotros mismos, de ahí que necesitemos alejarnos por momentos de la realidad, viajando constantemente a nuestro propio mundo.

Ser conscientes de aquello que nos separa de nuestra propia superación, de marcarnos unos objetivos, de creer en nosotros mismos y en nuestras posibilidades nos puede ayudar sin duda a percatarnos de la zona de confort en la que vivimos. Una peligrosa zona pantanosa en la que nos acomodamos.

 

No sé si te has percatado de ello, pero en ocasiones da la sensación de que conocemos más a las personas con las que nos relacionamos que a nosotros mismos, y eso es porque por distintos motivos estamos más pendientes de sus movimientos que de los nuestros propios. Vivimos la vida de otras personas, llegamos a asentar con la cabeza decisiones que no son nuestras, compartimos momentos en los que no estamos ni presentes, y hasta deciden otros por nosotros cuándo es el momento ideal para llevar a cabo algo.

 

¿Te has llegado a plantear que pueden denotar en ti falta de personalidad? Quizá estés pensando, – pues no sé por qué dices eso, Carmen –.  Pues muy sencillo.

  • En primer lugar, puedes llegar a dar muestras de falta de auto-conocimiento, y caer en notorias incoherencias.

 

  • Y segundo, puedes llegar a dar la impresión de ser una persona fácilmente manejable.

 

 

“Construye tu propia vida, escúchate y quiérete, corrige todo aquello que emita señales de peligro, disfruta del recorrido, y por encima de todo, sé dueño de tus propios pasos”. Carmen Prada

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Cuando escribo, me desnudo ante vosotros

statue-724877_960_720

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Quizá el post de hoy no sea apto para todos los públicos, ya que una vez más, pero quizá más que de costumbre, hablaré desde la experiencia y el corazón, porque cada día estoy más convencida de que unir ambas partes de nuestro ser puede ser compatible y doblemente enriquecedor.

Hace escasos días estuve muy gustosamente hablando por teléfono con uno de los que considero más grandes profesionales dentro del mundo de los blogueros y una persona en continuo desarrollo, y que mueve a una cantidad inmensa de fieles. Cosa por otro lado que no me extraña, solo hay que leer sus palabras que suenan a melodía, a la vez profunda y fácil de entender por cualquier persona mínimamente inquieta…

Éste es nada más y nada menos que Luis Juli Aydillo , quien durante la conversación me confesó que estaba encantado de estar rodeado de personas talentosas, ya que según su criterio, que comparto, en ningún momento lo ve como una peligrosa competencia, sino más bien como una oportunidad continuada para su propio desarrollo personal. Me sorprendió, porque durante la charla me dijo “Carmen, eres muy buena, tienes muchas personas que te leen cada día, más de las que te puedes imaginar, y ¿sabes por qué?, porque eres auténtica, no hablas desde las palabras de otros o desde algo que ya ha sido escrito y todos podemos buscar. Hablas desde la experiencia, el conocimiento personal y las emociones…”

Sus palabras me hicieron pensar, además de ruborizarme, ya que es algo que varias personas y profesionales que siguen mis humildes escritos testimonian.  Una cosa sí es segura, y es que lo que escribo no lo saco de un manual, sino de lo que he vivido en el pasado o en el momento presente.

Quizá por casualidad, o quizá no, algunos días después una persona a la que aprecio mucho, y que está involucrada junto a mí y varias personas más en el proyecto K-Thar-Sys, me acabó confesando que la inspiración de sus dos recientes artículos, con los que ha retomado su brillante actividad bloguera tras un tiempo de descanso, le había venido al percatarse de mi forma de escribir, transparente, sincera y cercana, con anécdotas y ejemplos de la vida real. Este enorme profesional es Antonio Fuentes-BLOG.

Después de haber reflexionado al respecto de estas dos conversaciones tan recientes, he llegado a la conclusión, y además deseo pronunciarme desde la humildad y el respeto, que si de verdad queremos aportar conocimientos, soluciones, estrategias, ayudas… a todas esas personas para las que escribimos, yo sin todos vosotros no sería nada. No podemos basarnos en un buscador. Me da igual, llamémosle Google, Mozilla… O quizá tirar de hemeroteca de un modo muy recurrente, o copiar y pegar textos y definiciones de la Wikipedia. Tampoco veo que sirva de mucho basarnos en manuales de cursos en los que nos hemos desarrollado como profesionales, e incluso utilizar palabras demasiado técnicas, aptas solo para especialistas de determinados sectores.

En mi caso, necesito algo más que palabras técnicas y rebuscadas que me hagan parecer más intelectual y desarrollada profesionalmente. ¿Realmente de eso se trata? Jamás me he prestado a ese juego.

Escribo para compartir con los que me leen mis sueños, aspiraciones, reflexiones, alegrías y pesares, e intentar que el enriquecimiento sea recíproco, pues recibo aportaciones muy sabias e inspiradoras, así como críticas constructivas. Lo he asumido desde que me he embarcado en esta preciosa pasión, la de la escritura de la mano de la experiencia. ¡No de cualquier experiencia, sino de la mía personal!

No me siento capaz de hablar de algo que no he vivido en mis carnes de un modo u otro, porque mis escritos estarían vacíos de credibilidad. ¡Ojo, y esto es una crítica hacia mí!, no hacia otros profesionales que proyectan sus conocimientos en palabras de otro modo.

Está claro que cada uno intenta llegar al público que de un modo u otro le interesa, intenta mostrar sus conocimientos, utiliza a veces tecnicismos porque con ellos se siente más cómodo… ¡Y nada de esto estoy criticando!

heart-1644667_960_720.jpg

Lo que quiero mostrar es que mi público objetivo son las PERSONAS. Me da igual si son directivos, gerentes, cargos intermedios, asesores comerciales, limpiadores, ganaderos, agentes forestales, diseñadores gráficos, administrativos o personas en búsqueda activa de empleo.

¡Escribo para todos y para que se me entienda! A estas alturas, si aún continúas leyéndome y eres de los que me has visitado por el título del post, te doy la bienvenida. Si eres un habitual, no necesito explicarte mucho más. Si eres de los que juegan en el equipo “técnico”, encantada por seguir enriqueciéndome, ya que soy como una esponja. Y si por otro lado eres de los que después de lo que has leído no piensas volver a leerme, me doy por satisfecha porque has llegado hasta aquí y me conoces un poquito.

Las soluciones, los ejemplos, los consejos, los hábitos, los errores, los éxitos y fracasos…, entiendo se deben mostrar como personas que somos, para que nuestros queridos fieles perciban esa credibilidad.

No importa que se muestren mis impurezas, mis miserias, mis experiencias, mis fracasos, mis caídas… Con todo ello lo que intento es ayudar a PERSONAS. Y me da igual su condición, personal y profesional, escribo por y para PERSONAS, siempre.

Para terminar, quiero agradeceros de todo corazón a todos los que, de un modo u otro, seguís este blog, por vuestras aportaciones, sinceras y edificantes, que tanto me ayudan y ayudan a otras personas, pues desde el principio he querido que este espacio tenga un aire familiar, sin menoscabo del rigor profesional, y por ello a los artículos de temática profesional que cuelgo entre semana les acompañan los del fin de semana, con un enfoque más personal y no pocas veces íntimo, en donde intento transmitir y compartir mis inquietudes y vivencias.

A todos ¡¡gracias y a seguir soñando y luchando por esos sueños!!

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen de Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Di no cuando es no

lips-839236_960_720

Artículo publicado por Carmen Prada

“Un NO dicho con gran convicción es mejor que un SÍ apenas dicho para complacer, o aún peor, para evitar problemas.” Gandhi.

Recuerdo que cuando era una jovencita no entendía cómo las personas eran incapaces de pronunciar un NO, aunque su voz interior lo emitiera, pero por sus labios salía el SÍ. En aquella edad, con 13 años, me viene a la cabeza, por ejemplo, cuando se comenzaba a fumar y muchos de mis amigos nunca supieron decir NO a la invitación, y su respuesta ante mi pregunta, “¿pero por qué lo haces si no te gusta?”, era “porque no quiero parecer tonto y que me echen a un lado”.

Después de pasados bastantes años, me di cuenta de que fue en esa época de la adolescencia cuando comencé a escuchar eso de “SÍ, pero NO”, lo que viene siendo “SÍ, porque no puedo decir NO, ya que carezco de la suficiente personalidad”. ¡Y lo digo claro y alto! Una negativa pronunciada a tiempo, muchas veces es una gran victoria, tanto en nuestra vida personal como profesional. Afortunadamente, la vida te permite madurar y afianzar la personalidad, aunque esto también trae consigo momentos de prueba, a veces duros.

Os voy a poner un ejemplo que seguro a muchos os sonará, porque es una situación que en los momentos actuales está pasando factura a bastantes personas.

CÓMO DECIR NO (Ejemplo)

Una joven, la cual llevaba trabajando 9 horas al día de lunes a sábado desde que hacía un tiempo había dejado de estudiar, y con un claro sueño que era tener su propia casa, desde el comienzo de su vida laboral se empeñó en ahorrar como una hormiguita para llegado el momento poder dar un importante y deseado paso.

La joven visitó varias entidades bancarias, en las que recabó información y consiguió resolver dudas, aunque otras a su vez afloraron en el proceso. Era consciente del paso que iba a dar y quería tenerlo todo bien atado. Después de reflexionar y hacer números, a lo que acostumbraba por su trabajo como contable, tomó la decisión de volver a la última sucursal que había visitado.

Se plantó ante un empleado que se veía “suelto” en estas labores, tomó asiento y le expuso lo que quería: “como usted ya sabe, quiero comprar un pequeño adosado y necesito financiación para ello, pero solo una pequeña parte de lo que éste me cuesta.” De inmediato él empezó a formular preguntas, pero también a dejar caer sugerencias, daba la impresión de que este era su modus operandi habitual. El banco no solo estaba dispuesto a financiar lo poco que ella necesitaba para hacer realidad su sueño, sino que la oferta incluía una golosa suma para amueblar la casa, comprar un coche nuevo ,y además un remanente para “ por si acaso “.

A todo ese dinero extra la joven dijo no. Puede resultar curioso, pero desde ese momento se empezó a sentir más segura y orgullosa de sí misma.

Muchos os estaréis preguntando, ¿pero qué nos lleva a que pronunciar esta palabra de tan solo dos letras resulte a veces tan difícil? En mi humilde opinión, hay rasgos que pueden ser el detonante:

  • baja autoestima, es la persona que coloquialmente se conoce como “bienqueda”. Realmente nunca llegas a saber cuál es su postura.
  • Déficit en la capacidad de expresión.
  • Ansiedad, tristeza, irritabilidad.
  • Terror a la soledad, necesidad imperiosa de sentirse rodeada de gente.
  • Falta de personalidad.
  • Sentimiento de culpabilidad ante la incapacidad para expresar libremente sus deseos.
  • Personalidad manipulable por parte de los demás, al ser conocedores de su debilidad.

Si no eres capaz de pronunciar un NO, entonces te falta carisma, personalidad, criterio, autoridad… Como profesional, ¿te crees sinceramente válido para ser un líder? ¿Piensas que las empresas no tienen en cuenta estos valores? ¿No lo crees necesario para seguir creciendo en tu vida profesional? ¿Eres inconformista pero lo ves compatible? Pues debo decirte… ¡Qué ya puedes ir cambiando el chip! Las empresas buscan esto en un profesional y, ¿por qué? Porque no le gustan los “bienqueda”.

En tu vida personal eres carne de cañón para esas personas que son todo lo contrario. Estas últimas buscan los “bienqueda” para poder manejarlos a su antojo, tomar la palabra por ellos, sentirse más atrevidos y gallitos a su lado, menospreciarlos en cuanto tengan la más mínima ocasión, atribuirse méritos que no les corresponden… ¡Ya toman ellos por ti las decisiones que no tomas tú! Pero no pasa nada, ¡tú te adaptas!

Entonces, ¿qué te obstaculiza para cambiar? ¿Me permites el atrevimiento de darte mi opinión? ¡Pronunciar el primer NO! Y te puedo decir que en el momento que lo hagas, sentirás un alivio inenarrable, un orgullo como antes no habías sentido y lo más importante, el seguir pronunciando NOES cuando lo precises.

¡Atrévete a pronunciar un NO a tiempo!

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

Mejorar la atención al cliente

trust-528121_1280

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Como ya escribí la pasada semana, he vuelto de vacaciones con las pilas cargadas, tras haber descargado piedras de la mochila, y regresar con la misma también llena, pero en este caso de reflexiones e ideas, algunas producto de experiencias concretas vividas en esos días. Y creo humildemente que es una pena dejar de compartir alguna de ellas.

Evidentemente, cuando hablamos de hechos en concreto, no se debe generalizar, y además son apreciaciones personales que no pretendo sean compartidas, ni mucho menos tener la razón absoluta al respecto. Pero sí es cierto que son situaciones a veces repetitivas, lo que inevitablemente te hace pensar.

Cuando uno viaja habitualmente, ya bien sea por trabajo o por ocio y lo hace por carretera, según las costumbres de cada uno y el trayecto que se va a recorrer, lo recomendable es hacer alguna parada en el camino, por varios motivos pero entre otros, el descanso.

En estas pasadas vacaciones y el fin de semana siguiente también, paré a descansar en un área de servicio, la misma en ambas ocasiones, en la cual desayuné. Lo cierto es que es una en la que suelo parar con frecuencia.

Una vez dentro, pedí café con leche con algo salado. Por educación, siempre me dirijo a quien atiende con un “buenos días” y un “por favor”, “gracias…” En cambio, del otro lado de la barra no se estila ni “buenos días”, ni “¿qué desea?”, ni “gracias”, ni “hasta pronto”…, en fin, lo que viene siendo una atención al cliente en toda regla o por lo menos una intentona.

En esta ocasión, como mi mente iba muy despejada, en cuanto salí del local me pregunté,  ¿por qué la atención al cliente propiamente dicha, está lejos de existir en este tipo de negocios?

Obtuve rápidamente mis conclusiones, y reconozco que es un caso que siempre me ha llamado la atención pero en el que no me había puesto a reflexionar. En una posterior conversación con una persona, le hice esta misma pregunta para obtener una opinión diferente, y me respondió que “puede ser que como es un negocio en el cual los clientes están de paso, no se preocupan de fidelizar al cliente…”. ¡Pues no, mal hecho, al cliente se le ha de intentar fidelizar siempre! Y digo que mal hecho, a los empresarios de estos locales y como caras visibles a los trabajadores.

A un cliente se le fideliza no simplemente para que te siga adquiriendo productos, o solicitando servicios, sino que esto va mucho más allá, hay que cuidar la imagen, y no descuidar nunca el conocido “boca a boca”. ¿De verdad que yo con estas malas prácticas voy a recomendar el área de servicio de la que hablo? Tengo que hacer parada casi obligatoria en varias de ellas en diversos trayectos, pero tristemente tengo que reconocer que no me encuentro con ninguna en la que realmente “descanse”.

Estamos quizá cansados de describir y detallar las buenas prácticas para una excelente atención al cliente y hoy, ¡no voy a tratar el tema por ese lado, ya que de eso se habla mucho y muy bien!, sino de lo que he apreciado y reflexionado al respecto, y no son otras que las circunstancias que pueden llevar a estas malas prácticas en la atención al cliente por parte de los empleados.

Esto podría ser una carta muy escueta a los responsables, encargados, y  empresarios de las áreas de servicio en carretera. Voy a intentar no extenderme.

A la att. De todos los nombrados anteriormente:

  • No estaría de más formar a los empleados en técnicas de venta, además de trabajo en equipo y por supuesto atención al cliente. Entre otras muchas cosas…
  • Quizá sería bueno que los empleados no trabajasen más de 8 horas, y disfrutasen de sus días y momentos de descanso reglamentarios, porque acostumbro a ver siempre a los mismos y a cualquier hora, y eso ayuda a entender la mala cara que tienen.
  • Muy importante en este tipo de trabajo es mantener al empleado motivado, ya que por la parte económica puede ser que no venga esta motivación tan necesaria. Se me ocurre, oportunidades de promoción, hablar de cómo se encuentran dentro de la empresa, hacer que se sientan valorados, pedirles opinión sobre algún tema, un regalo ocasional no estaría mal, etc.
  • En un local de tanto tránsito y parada de clientes, que por momentos es hasta agobiante para las personas que paramos allí, no ayuda escatimar en personal, ya que hay barras en las que 1 ó 2 personas es imposible que lleguen a abarcar toda la clientela. ¿Qué lograrán de este modo? Que los trabajadores, en vez de servirnos un café hirviendo, nos lo pongan templado, como lo hemos pedido.
  • Con la mejora del trabajo en equipo los trabajadores estarían bien coordinados para cubrir las necesidades de sus clientes, y con la gestión de emociones se evitarían situaciones violentas para el propio consumidor, cuando ve cómo dos compañeros detrás de la barra están discutiendo, dándoles igual que de aquello se esté percatando toda la clientela.

Podría continuar, y lo haré seguramente en otro post, aunque con solo esto se podría empezar a trabajar, ya que para que el trabajador dé lo mejor sí mismo, debe sentirse a gusto en su trabajo.

Les dejo la siguiente pregunta para reflexionar,  y lo ideal sería llevarla a cabo. Yo me sentaría con mis empleados y les preguntaría, ¿te sientes motivado? Una vez lo haya hecho y observe su cara, ésta se lo dirá todo. Y después le haría otra, ¿qué necesitarías para sentirte motivado?

 ¡Sería un buen comienzo!

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.