Todos somos vendedores, ¿o acaso crees que no?

b73a714568e9c122e92010d27adaaf5b

Artículo publicado por Carmen Prada

“No quieras comenzar por el final, primero consigue venderte tú al cliente a través de la confianza y honestidad, y después comienza con la venta del producto”. Carmen Prada

 

En muchas de las ocasiones, únicamente vemos como vendedores a esos que identificamos cuando entran por la puerta y van vestidos como un pincel, ya que su aspecto personal es claramente refinado. Pero también a los que siempre llaman por teléfono en el momento menos oportuno, y que en cinco segundos hemos despachado, y en algunas ocasiones con muy poca educación…
Claro, en ambos casos hablamos de vendedores, esos que son famosamente conocidos como comerciales.
Y me atrevo a lanzar la pregunta. ¿Para ti realmente los únicos que tienen interés por vender son ellos? ¡Para mí lo somos todos!

Yo en mi profesión intento venderme como profesional, captar clientes y fidelizarlos. Pero quizá sea por mi perfil comercial que tantos años disfruté y sudé, que me doy cuenta de que no todas las personas, empresas y profesionales que están en el mundo laboral, tienen esa perspectiva.

Sí, tú puedes estar detrás de un mostrador. Y puedes estar “ofreciéndome” unas sábanas ya que he decidido renovar mi ropa de cama. También puede que quiera hacer un regalo y me dirija después a una joyería para adquirir un reloj, y luego he quedado para ir a tomar algo con mis amigos. Si tu mostrador es el la tienda de ajuar doméstico, el de la joyería o el de la cafetería, ¿realmente no crees que tú eres también un vendedor?

Yo me doy cuenta que no, que no existe ese concepto cuando me dirijo a un punto de venta o a un establecimiento, sea el que sea. No sé vosotros, pero han sido múltiples las ocasiones en las que yo me he encontrado con esta afirmación: “yo no salgo a vender, ni a buscar los clientes. ¡Son ellos los que vienen a comprar!”. Este realmente es el gran problema que tenemos en España, o al menos en mi zona, la falta de conciencia clara de lo que es un vendedor.

Cuando hablo de este tema siempre me acuerdo de nuestro país vecino, Portugal. Han sido muchas las ocasiones en las que he tenido la gran suerte de visitarlo, y es ahí donde he visto grandes comerciales, allí lo son hasta los que te hacen una copia de llaves, y es que así debe ser.

Cada vez son más las pymes que se quieren reinventar, los proyectos creativos que nacen, las diversas empresas del mismo sector… Cada vez existe mayor competencia, y además los clientes tienen mayor información sobre los productos o servicios que quieren adquirir, que hasta de esto nos estamos olvidando.
¿Por qué no comenzamos a pensar que vendedores somos todos y no solo los que se nos presentan en el negocio como un pincel y a los que tenemos otorgada la etiqueta de “otro pesado más”?

– Empieza por mostrarte amable, honesto, transparente. Y estés trabajando donde estés, cuida tu imagen.

– Cuida de ese cliente que entra por la puerta como si fuese el más importante, dedícale tiempo y preocúpate por sus necesidades. Para eso tu empatía y escucha activa deben estar presentes.

– ¿No te has planteado que quizá tú juegues con desventaja? Me explico, si tu cliente acude a tu encuentro, de cómo sea tu trato, profesionalidad, honestidad, preocupación por él, depende que éste vuelva, o incluso personas de su entorno. La reputación conseguida desempeña un papel importante.

– Cierto, tú no estás en la calle de un lugar a otro, ¿pero tienes claro cuál es tu reclamo o en que estás marcando la diferencia, si realmente lo estás haciendo, para que los clientes decidan entrar en tu local y no en el de la competencia?

– Es vital que no denigres a la competencia, quizá la tengas muy cerca. Si lo haces para captar a un cliente, pueden suceder dos cosas: que pierdas a ese cliente porque le generes desconfianza, o que le recuerdes que hay competencia y que quizá deba plantearse otras opciones antes de decidirse, por lo que te estás perjudicando a ti mismo. ¡Es hora de ponerse las pilas!

– Quítate de la cabeza que la competencia te perjudica, ésta nos hace estar alerta continuamente y nos obliga a seguir mejorando día a día. Tener buena competencia te lleva a ser más competente, mira el lado bueno de las cosas.

– Cuando logres vender, no te olvides de lo más importante, fideliza a tu cliente. Uno no vive de una venta. Logra que ese cliente regrese, y si por él vienen a tu negocio más personas, ¡será entonces cuándo podrás empezar a decir que estás en el buen camino, en el de la excelencia!

 

Quizá no seas tú la persona que atiende directamente el negocio y tengas empleados para tal fin, pero eso no te exime de transmitirles todo lo que quieres, deseas y exiges para tu mayor tesoro, el cliente.
¿Te das cuenta que no eres tan diferente a esas personas con corbata y maletín o esas otras que llaman por teléfono? Solo necesitas saber a qué te dedicas, conocer bien tu producto o servicio y conectar con tus clientes.

Quizá ahora entendamos un poco mejor que nadie que busque el éxito profesional debe olvidar que para alcanzarlo es preciso tener una actitud comercial, para así generar y aprovechar oportunidades, y ser inconformista en la permanente aspiración a crecer y mejorar.

 

Si te conformas, otros llegarán y te borrarán del mapa, y lo que es aún peor, estarás renunciando a desarrollar todo tu potencial.

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

¡Hablo de recomendado y no enchufado!

cara

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Han sido muchas las empresas que se han visto inmersas en un ERE (Expediente de Regulación de Empleo,) y como consecuencia, numerosos los trabajadores que se han visto afectados. En medio de este proceso que parece eterno, uno se encuentra de repente en un momento de su vida que no sabe muy bien por dónde camina.

Reconozco haber sido hace unos años una de esas muchas personas a las que le tocó vivir esta situación. Comienza con un ERE que afecta a parte de la plantilla de la empresa, y casi sin que te des cuenta, llega al colectivo. En medio del proceso, hasta ser una de las últimas personas afectadas, tienes varias opciones:

  • vivir en una fantasía pensando que en ti se obrará el milagro y serás la única a la que no te afecte…
  • Aceptar esta circunstancia con resignación, sumido en una tristeza y pensando en que en breve te verás aumentando las listas del INEM.
  • O por otro lado, está esa persona que se anticipa a sumarse a la cola antes mencionada y no deja de trabajar en la búsqueda de nuevas posibilidades, para seguir aumentado así su vida laboral.

Ni viví sumergida en un cuento, ni bajo ningún concepto asumí lo que sucedía con resignación, sino que lo que hice fue anteponerme a lo que se avecinaba.

Evidentemente depende de muchas cosas, que tomes una u otra postura, pero de lo que sí estoy convencida es que de lo que en mayor medida depende, es de uno mismo. En ese periodo muerto, en tierra de nadie, inmerso en la incertidumbre… ¡Toca ser más proactivos que nunca!

Cuando llega a tu casa el certificado definitivo de extinción de contrato como consecuencia del cierre de la empresa, antes de ese momento, ¡ya debe haber un plan B!

Son muchas las personas que ante esta situación u otra, como puede ser la de un despido, les produzca pudor o vergüenza reconocer esa nueva condición en sus vidas, pero cualquiera de éstas no tiene porqué venir necesariamente provocada por tu mal hacer. Seguramente que un ERE, no llega explícitamente provocado por ti, ni un despido tiene que ser por tu causa, éste último puede venir provocado por inmensidad de variantes. En ninguno de los casos debes avergonzarte, y mucho menos esconderte.

¿Qué puedes hacer ante estas situaciones? No queda otra que moverse, tocar todas las puertas, avisar de la situación que se avecina, comentarlo con tus contactos… Pero ahora viene otra pregunta, ¿te has preocupado de generarlos? ¿Estás haciendo algo para salir de tu hábitat natural-laboral, ante un posible cambio de actividad? ¿Has sido proactivo? ¿Lo has cantado a los cuatro vientos?

Es preciso anteponerse a la situación de desempleo, con optimismo, viéndola como una nueva oportunidad que se te puede presentar. De igual modo con realismo, tomando decisiones y poniéndolas en marcha, activando a toda velocidad tu capacidad de reacción, la búsqueda de oportunidades que hagan saber cuál es tu nueva situación laboral, moverte por ámbitos que te den nuevos contactos, participar en talleres, en grupos de networking, reuniones de emprendedores, moverte con destreza por las redes sociales y hacerte conocer… ¡Infinidad de acciones que vengan promovidas por tu inconformismo!

Tengo clara una cosa desde hace años, y seguramente haya muchas personas que discrepen, puesto que en mi carrera profesional y personal cuando lo expongo, así sucede. El trabajo se dispone para aquél que está en el momento justo y en el lugar adecuado… Me explico, es como ese jugador de fútbol que su posición es la de delantero y es el máximo goleador porque siempre está en el lugar adecuado, tiene olfato de gol, oportunismo, mientras otros compañeros con similares o aún mejores potencialidades no consiguen ese nivel de acierto.

En el mundo laboral, no siempre comienza a trabajar la persona más preparada o con más experiencia, sino la que ha sido capaz de llamar a puertas y prestarse aun cuando no había un puesto disponible, ése al que se le ha visto meter la cabeza porque se ha mostrado una persona inquieta y con ganas. ¡Atención! En absoluto hablo de enchufismo, que tengo mi peculiar opinión al respecto y eso daría para otro post, sino ese que ha sido recomendado porque ha mostrado sin duda su proactividad y ganas. Y es que, ¡hablo de recomendado y no enchufado!

Nunca he dejado de trabajar, sí he necesitado mi momento personal para dar un pequeño giro a mi vida profesional, pero jamás me he conformado con menos. Soy un “culo inquieto” gracias a que en mi diccionario la palabra conformismo no existe.

Provoca tu oportunidad, no te paralices, sé inquieto, cuida tu reputación, no te conformes, no esperes a mañana, ve por ello y sin duda… ¡proactividad, proactividad y más de lo mismo! Busca esa recomendación porque la merezcas.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Esos golpes han de servir de impulso

Superacion

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Esta semana he conocido a Susana Álvarez a través de las redes sociales. A raíz de colgar yo uno de mis artículos en LinkedIn, Susana descubrió este blog, según ella misma me comentó. Me llamó la atención una aportación que hizo, precisamente aquí. Me pareció una mujer sensible, con valores, fuerza, humildad, me di cuenta más tarde que no me había equivocado. Tengo que agradecerle enormemente todo lo bonito que me ha dicho, pero sobre todo el haberla conocido, aun en la distancia… Es lo realmente bello de las redes sociales. En seguida conectamos en todas ellas y me contó un poquito su historia.

La historia de Susana es la de muchas personas, puede ser la de cualquiera de nosotros, aunque habitualmente pensamos que nuestro recorrido en la vida será recto, sin curvas ni sobresaltos, lejos de virajes, y con escasas sorpresas…

Ciertamente, desde bien pequeños pensamos en nuestro futuro, y la mayoría de las veces soñamos despiertos y a lo grande, pero soñar es hermoso, gratuito y necesario.
Uno piensa que la vida es larga, con lo cual no hay prisa para hacer lo que realmente nos fascina, llega el momento en el que te planteas seriamente el futuro y con ello tus estudios, y piensas que con esto puedes tener un futuro profesional exitoso casi garantizado, el novio de toda la vida lo visualizas como tu futuro esposo, parece que tu familia es eterna y que permanecerán siempre a tu lado, que los hijos por ser nuestros serán joyas…
Y al final, ¡solo son ilusiones! La vida cambia de hoy para mañana, y lo malo es que no sabes cuándo esos pequeños o enormes cambios van a llamar a tu puerta y te puedan dejar tocado. La pregunta es, ¿sabemos que esto puede suceder? ¿Estamos preparados? ¿Somos conscientes que un cambio repentino puede trastocar nuestra vida?
Los ejemplos son incontables, y lo podemos ver en famosos, ellos que a veces parece que viven en una nube de privilegios y lujos, hasta que la vida les da “un toque”. Algunos casos conocidos:
Earvin “Magic” Johnson. Uno de los mejores baloncestistas de la historia, se convirtió en todo un símbolo al descubrirse que era portador del VIH. Su ejemplo sirvió para normalizar –un poquito, pues hay mucho camino por andar- esta enfermedad, que nunca ha llegado a desarrollar.
Diego-Armando Maradona. Uno de los más talentosos futbolistas de todos los tiempos, cuya trayectoria no obstante se vio lastrada por su adicción a la cocaína.
Michael J. Fox. Protagonista de películas de éxito, como la saga Regreso al futuro, en 1991 le diagnosticaron Parkinson y reveló su problema al público en 1998. En el año 2000 abandonó la carrera cinematográfica cuando los síntomas de la enfermedad se hicieron más severos. Desde entonces se ha mantenido como activista por la investigación y cura de la misma.
Puede ser por una enfermedad, accidente, adicción, o cualquier otra causa. Pero nos puede pasar a cualquiera de nosotros. En la vida se nos presentan muchas situaciones. Aparece una enfermedad, un despido en un puesto de trabajo al que habíamos entregado media vida y no contábamos con ello, unas limitaciones económicas que no nos dejan caminar, un desengaño personal o sentimental… Repito, sinceramente, ¿somos conscientes que estas encrucijadas se nos pueden presentar?

Susana me comentaba: “Me di cuenta que llevaba toda la vida haciendo lo que debía, es decir, trabajar para criar a mi hija, y estaba agotada y desmotivada, había llegado el momento de hacer algo que además me hiciera feliz”.
Ha tenido que hacer frente a cambios y los ha asumido como retos, no se rinde porque tiene en mente proyectos, las dificultades económicas le limitan pero no deja de soñar, pero lo mejor de todo es que asumió esos cambios sin renunciar a la felicidad. Su sueño, desarrollarse profesionalmente en su pasión, el coaching, de qué modo, ¡está en ese punto! Pero lo que está claro es que se ha reinventado, gran parte de su vida profesional ha sido comercial y una lesión física le ha limitado, pero no se ha rendido y le ha hecho un guiño a la vida.

Antes nombré a famosos a los que por una causa u otra su carrera como profesionales se quedó truncada, pero hay otros que se reinventaron y muestro otro ejemplo:
Salvatore “Toto” Sirigu. Futbolista italiano, desde su infancia en Cerdeña soñaba con ser un gran goleador, hasta que en un entrenamiento sufrió un bloqueo respiratorio que le impidió seguir el ritmo de sus compañeros. Después de que varios médicos confirmaran sus graves problemas de asma, su entrenador dio con la solución perfecta: “tienes manos grandes, eres alto y, además, corpulento. ¿Por qué no pruebas en la portería?” Y así, pese a ser asmático, ha cumplido su sueño de ser futbolista, y de manera muy exitosa. Desde 2011 es el portero titular del París Saint Germain, ha sido internacional con Italia y dos veces campeón y guardameta del año en la liga francesa.

Estoy segura que todos conocemos personas anónimas, no famosas, que son ejemplo de superación en su día a día, que no bajan los brazos, que han sabido utilizar los golpes recibidos para servirse de ellos y tomar impulso. Cuántas veces nos quejamos por nimiedades sin pararnos a pensar en quienes sí tienen verdaderas dificultades y no pierden el tiempo en quejarse, sino que siguen adelante, y sin dejar de sonreír.

**Os dejo, para finalizar, con una hermosa canción, ultramotivadora y que sin duda conocéis. Escuchadla como si fuera la primera vez, y llenaros de fuerza, que la vida merece la pena, no lo dudéis.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.