Camina ligero, la perfección no existe

307d77a8c36445f752724731b9806b14

Artículo publicada por Carmen Prada

 

“… Y sobre todo, he aprendido que en la vida no se trata de ser perfecta, se trata de ser feliz”. No, esta frase no es de mi cosecha, pero si he de hablar de la perfección y la felicidad, la suscribo sin reparos.

El pasado jueves 27 de septiembre pude disfrutar en Alcalá de Henares de #ElForo. Un evento estupendamente diseñado y organizado por Alcalá Desarrollo y en el que se habló de varios aspectos importantes para la vida profesional de cualquier persona, como por ejemplo el Empleo, el Desarrollo Profesional y el Emprendimiento.

Mi ponencia era sobre el emprendimiento, enfocando el tema desde un punto de vista que quizá muchos no se han planteado: “Sin ofender… ¿Tú vales para emprender?”.

En la vida hay ocasiones en las que toca hacer un poco el ridículo para poner de manifiesto la ridiculez de algunos planteamientos cotidianos. Mi entrada a la sala la realicé vistiendo, ante la estupefacción del público, una capa de Supermán, o de Superwoman para ser más exactos,  mientras de fondo sonaba la B.S.O. de Supermán.

¿Cuál era mi objetivo entre otros? Echar por tierra falsos mitos, como el de que los emprendedores somos superhéroes venidos de otro planeta para hacer lo que hacemos.

Esa capa con la que yo escenifiqué este hecho, al no ser de verdad, en vez de ayudarnos a volar, hace que sin darnos cuenta caminemos con menos brío, que nuestros hombros se muestren caídos, que el peso que se llegue a soportar sea mayor que la realidad… Y todo porque nosotros mismos nos creemos que para caminar por la vida del modo que esperan de nosotros debemos ser perfectos, o ser esa persona que los demás esperan de nosotros.

Si alguien no te lo había dicho, ¡la perfección no existe! Te puedes pasar toda la vida perdido tras ella, dejar de ser tú mismo, sufrir cada día por lo que no eres o esperan de ti, vivir una vida que no es la tuya, intentar ser el mejor en todo aquello que se te presente… Acabarás agotado de tanto esfuerzo, un esfuerzo que te llevará a ser una persona infeliz.

Y todo, porque no somos los protagonistas de nuestra vida con la marca de agua propia, lo que se viene a llamar Marca Personal, y que tan importante es encontrar y desarrollar, pero sin agobiarse.

Admitir, convivir, amar nuestra imperfección, nos lleva al punto más importante para alcanzar la felicidad. ¡Quizá este es el camino más corto para alcanzarla! También puede que el más complejo de recorrer, no te voy a decir que no. Pero es preferible empaparnos con nuestros propios charcos que hacerlo con los de los demás…

Solemos desear lo que no tenemos o no somos, sin parar a analizar lo mucho que valemos y regalamos a otros. Cuanto más nos alejemos de nosotros mismos, mayor será nuestro grado de infelicidad. Si cometemos ese error, nunca podremos descubrir nuestra mejor versión.

  • Claro que podría ser más alta.
  • Puede que con ojos azules.
  • Ganar más dinero.
  • Poder disfrutar de los veranos en un velero.
  • Que me fichasen para trabajar en una gran multinacional.
  • Vivir en una zona de costa…

¡Pero nada de esto es así!

Soy bajita. Mis ojos son castaños. A la parte material le doy la importancia justa. Soy feliz con mi proyecto, con el trabajo y esfuerzo todo puede llegar, no me pongo techo. Y mis cortas estancias en la costa, que me apasiona, quizá las valoro más porque no la tengo a mano.

¿Esto es ser conformista? No, es disfrutar de lo que tengo y soy.

Caminar por la vida ligeros de equipaje nos ayuda a evitar pesos innecesarios, artificiales, dañinos, y nos acerca a la felicidad.

Las personas que realmente te quieran, te valoren, a las que de verdad importes, te querrán como eres, ya que lo que sí debemos alcanzar y regalar es nuestra mejor versión.

  • No pretendas complacer a todas las personas que pasan por tu vida. La personalidad nos define.

  • El decir “no” nos evitará grandes males. Males que en ocasiones pueden ser irreparables.

  • Debes conocerte, eso hará que seas sanamente autocrítico para potenciar tus virtudes y corregir tus defectos.

  • Quiérete como eres, aceptando tus limitaciones e imperfecciones. Eso sí, ¡no seas conformista, aspira siempre a crecer!

  • Valórate, la autoestima depende sobre todo de cómo te relaciones contigo mismo. No dependas de una palmada en la espalda.

Huye del perfeccionismo obsesivo, pero tampoco te regodees en tus miserias, el equilibrio consiste en desarrollar tus potencialidades aceptando los errores, en levantarse después de cada caída. Sin extremismos. Si así lo haces, no tendrás motivos para reprocharte nada. Y si te tocan las narices, no te olvides de decirle al mundo entero que ¡no pretendo ser perfecto, pero sí feliz!

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Propia y Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

*** Ya dispongo de página web, te invito a que sigas mi blog en, www.consiguetusmetas.com

Anuncios

No me gustaría olvidar

16 (2).png

 

 

Por Carmen Prada

 

Las siguientes palabras las dedico especialmente a mi familia, así como a todas las que sufren el mal del que escribo a continuación.

 

Como cada año desde 1994, el 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzhéimer, demencia que en España afecta a más de 600 mil personas, muchas aún sin diagnosticar. Se estima que dentro de 35 años, la llamada “enfermedad del olvido” la padecerán en España un millón y medio de personas. A la crueldad con la que se manifiesta y desarrolla, se une el hecho de suponer un gasto medio anual de unos 31000€, cantidad que ha de asumir el enfermo o su familia, ya que la tan esperada y necesaria Ley de Dependencia de momento es papel mojado para muchas personas que a duras penas sobrellevan su situación de precariedad, mientras iniciativas de lo más variopinto reciben subvenciones cuantiosas; pero no es la corrupción en sus múltiples formas -también a veces bajo el amparo de la legalidad– el tema que nos ocupa…

El que un familiar muy directo esté afectado por ella, me hace sentir esta enfermedad como mía propia, te hace valorar mucho más algunas cosas en las que antes no reparabas. Te hace vivir cada momento como único y último.

Por este motivo, deseo hacer una muy personal declaración de intenciones, y solo de intenciones, pues nadie está libre de sufrir esta dichosa enfermedad. Declaro solemnemente,  que no deseo olvidarme, entre otros muchos recuerdos, de:

  • mi primer disfraz de carnaval, de sevillana concretamente, que con tanto orgullo lucí;
  • la primera vez que comulgué, y algo dentro de mí se removió;
  • mi única canasta en dos años, jugando en el equipo de baloncesto del colegio. ¡Bueno, quizá por eso la recuerdo!
  • Escuchar a mi madre salir de casa a las cinco de la madrugada yendo a trabajar, haciéndonos ver lo importante que en la vida es el sacrificio;
  • las vacaciones estivales que en la infancia y adolescencia disfrutaba gracias al esfuerzo desmesurado de mis padres durante todo el año;
  • momentos en los que sufrí lo que ahora se llama “acoso escolar”, y no lo quiero olvidar porque me hizo afrontarlo con más fortaleza de la que yo podía imaginar;
  • mi juventud, que me hizo ver lo que era bueno en la vida de una persona y de lo que siempre me debería alejar;
  • el fatal primer amor que dejó secuelas en mi vida, y al que nunca he guardado rencor;
  • mi primer coche, que lo pagué con mi primer trabajo, ¡y lo que me costó!, con un contrato de aprendizaje y trabajando 9 horas y media seis días a la semana;
  • mi abuela paterna, mi fiel confidente, tan importante en mi juventud, cuya muerte nos cogió a todos por sorpresa, haciéndome vivir uno de los momentos más duros de mi existencia, agudizado por el fallecimiento en accidente de tráfico poco tiempo después de un tío materno solo un año mayor que yo;
  • mi primer logro profesional, bien jovencita. En un sobre y sin saber qué era, fui premiada con un viaje por las islas griegas, tras alcanzar un gran objetivo comercial;
  • la aparición inesperada de mi gran amor, con su peculiar modo pizpireto y desenfadado;
  • uno de los peores momentos de mi vida, cuando después de muchas pruebas y resultados, nos dieron el diagnóstico, diciéndonos “sufre Alzhéimer”;
  • mi boda, y muy especialmente el momento en el que entré en la basílica del brazo de mi padre, mientras mi prometido esperaba en mitad del templo, y yo le miraba entregada a lo que iba a hacer;
  • cada uno de mis logros profesionales, siempre vinculados a todos los valores que mis padres me han inculcado, y con sacrificio y tesón nos siguen mostrando;
  • cada “te quiero” de mi esposo, de los que les digo y me dicen mis padres, de los momentos que ya hemos vivido pero también de los que estamos viviendo;
  • dónde vengo y a dónde voy. Vengo de la humildad, la sencillez, la honradez, la generosidad y el sacrificio, y voy por el mismo camino sin desviarme, o por lo menos así lo estoy intentando.

¡Y es que no me quiero olvidar de nada ni de nadie! La vida está repleta de momentos buenos, pero también de los que no son tanto. Gracias a todos ellos nos desarrollamos como personas.

Y en especial en este día quiero tener presente que esta enfermedad no es solo de quien la sufre, también muy especialmente de la persona que le acompaña día y noche. De esa persona que llora en silencio por un mal gesto o palabra que le hace recordar que antes no era así. El enfermo adopta a veces actitudes muy cómodas, se hace difícil discernir hasta qué punto sería eso evitable, o si es solo debido al avance del mal, pero en todo caso esas situaciones del día a día hacen que el peso sea paulatinamente más difícil de sobrellevar. Los silencios prolongados al acompañante le causan dolor, porque le dan la sensación de vivir aún en mayor soledad. Tantas veces se dice “no puedo más”, y sin embargo sigue… Y se angustia y le falta el aire cuando la persona enferma tarda en llegar a casa un poco más de lo previsto, vive de cerca los episodios más fuertes de la dichosa enfermedad, está pendiente de su medicación en cada momento… Nada sería igual sin su presencia, sin la presencia de las familias y cuidadores que velan por el bienestar de estos enfermos.

Hay que intentar sacarle el jugo a cada instante, porque algún día llegará la oscuridad, pero hasta ese momento quiero contribuir a que esta persona muy querida por mí viva con la mayor plenitud posible, y que los recuerdos que aún le queden sean de ese modo felices.

Hace semanas escuché en la radio a la esposa de un enfermo de alzhéimer el siguiente pensamiento que comparto: “no hace falta tener buena memoria para tener buenos recuerdos.”

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

¿Y qué hago? Toma decisiones

9e74489ae3fccd4d7a0458fab386b545

Por Carmen Prada

 

“Todo conflicto crea nuevas barreras. Si sientes temor y comienzas a hacer algo al respecto, aparece una nueva clase de miedo: el miedo al miedo”, Osho.

Muchas personas cuando dan por finalizadas las vacaciones, el periodo de verano y la llegada del mes de septiembre, se plantean tomar decisiones. Las principales que solemos tomar se refieren al ámbito laboral.

Quizá un cambio de trabajo buscando la conciliación familiar. Un nuevo puesto que nos aporte más económicamente. Incluso la posibilidad de emprender y trabajar en un proyecto propio…

Es evidente que hay decisiones y decisiones, unas tienen mayor prioridad que otras. Unas pueden ser más trascendentales para nuestra vida. Y hay simplemente otras que es necesario tomar porque van surgiendo en el día a día.

Está claro que no se puede valorar del mismo modo el hecho de plantearse emprender y dejar atrás el trabajo que teníamos hasta el momento, que decidir si nos decantamos por hacer pilates o mejor running con la llegada del otoño. La repercusión que una u otra tendrán en nuestra vida será de muy distinto alcance.

Tomamos decisiones a menudo, en muchas ocasiones no nos damos cuenta que lo hacemos, pero en otras las debemos tomar y nos quedamos paralizados. Aparece el miedo a la toma, a la equivocación… Y realmente el mayor de los errores es no tomarlas.

El inmovilismo nos lleva al conformismo, a establecer barreras limitantes, a negarnos al desarrollo personal y profesional e incluso a seguir sumergidos en situaciones que nos ahogan cada día.

Tenemos que tener claro que con la toma de decisiones:

  • nada ni nadie nos garantiza el éxito;

  • quizá con el tiempo haya que corregir el rumbo inicial;

  • debemos estar preparados para seguir tomando más decisiones, ya que la inicial solo es la primera de muchas más.

No todas las personas tienen la misma facilidad para la toma de decisiones, y en este punto influye mucho la autoconfianza, la buena gestión de nuestras emociones, el nivel de autoestima, la capacidad de liderazgo, la capacidad de reacción y adaptación a los imprevistos… Todos estos aspectos constituyen, junto a otros, nuestra personalidad.

¿A qué me refiero? Las decisiones deben ser personales e intransferibles. Solo uno participa en lo que nos aporta o lo que nos resta. Que otras personas influyan demasiado en ellas, nos puede llevar a embarcarnos en un proyecto que ni nos ilusione ni sintamos nuestro.

¡Claro que es arriesgado decidirse en la vida y que hagamos diana! Pero más triste es no hacerlo porque el miedo se apodere de nosotros.

El hecho de equivocarnos no significa que hayamos fracasado. Dentro de la toma de decisiones influyen muchos factores externos que nosotros no podemos dominar, y además tampoco debemos obcecarnos con ello. Esto nos podría llevar al desgaste y la frustración.

  • Ve en busca de ideas claras y concisas. Esto te ayudará a tener más claro que camino que debes tomar.

 

  • Busca tu autoría en tu proyecto de vida, debes creer en todo aquello que lleves a cabo. Tú serás el mejor embajador a la hora de vender tu idea.

 

  • Sé realista. Debes analizar las ventajas y desventajas que tu proyecto puede acarrearte.

 

  • Debes tener capacidad de reacción. Habrá momentos en los que nos tengamos que desviar del camino previsto, sin que esto nos paralice.

 

  • Cuenta con un plan de acción. No puedes ir improvisando, es importante ir evaluando cómo se va desarrollando todo. Tampoco busquemos resultados inmediatos, debemos tener paciencia. Llegará el momento de plantearse una lista de satisfacción.

Piensa por un momento en tu vida, en este preciso momento por el que estás pasando. Quizá sea el momento idóneo para pensar en cambios. Para encontrarnos. Para tener momentos de intimidad con nosotros mismos y conocernos. Saber lo que deseamos en nuestra vida y lo que no. Podemos mirar alrededor, ser espectadores de nuestra vida por un instante y darnos cuenta que quizá hay personas o circunstancias que no son favorables para nuestro propio desarrollo personal.

No permitamos que nadie reste en nuestra vida, intentemos buscar la suma. Solo de nosotros depende tener claro qué deseamos y decidir qué personas nos acompañen.

 

 

Cree en ti y no te pongas límites, la vida está diseñada para arriesgar y no quedarnos con la duda de si pudimos hacer algo más en ella.

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

El salario emocional, reivindicación laboral urgente

c1a3f79cbaeb4cd801fae5043bba7038

Artículo publicado por Carmen Prada

 

A menudo escucho y además también comento sobre muy importante dentro de una empresa en la relación retributiva entre el empresario y el trabajador.

 

En la mayoría de los casos esa retribución es la pactada, la parte material, el sueldo. Pero sin duda se olvida de una que es intangible y que es un motor importante de motivación para el trabajador, el salario emocional.

¿Qué se entiende por salario emocional?  El salario emocional es un concepto asociado a la retribución de un empleado en la que se incluyen cuestiones de carácter no económico, cuyo fin es satisfacer las necesidades personales, familiares y profesionales del trabajador, mejorando la calidad de vida del mismo, fomentando la conciliación laboral.

 

Pueden ser tales como:

  • disponer de un desarrollo personal y profesional dentro de la empresa;

 

  • que exista un buen ambiente de trabajo;

 

  • valores implantados en la propia empresa acordes a los trabajadores;

 

  • conciliación con la vida personal;

 

  • hacer partícipe al trabajador de la toma de decisiones de la empresa;

 

  • flexibilidad horaria.

 

Además de mantener motivado al trabajador, se puede lograr alcanzar otro de los grandes objetivos que toda empresa debería buscar, y es el hecho de retener el talento dentro de su negocio. Porque las personas talentosas lo son hasta para valorar y buscar ese salario emocional allá donde exista.

Hasta aquí podemos decir que es un tema del que se habla mucho tanto en Redes Sociales, como en medios de comunicación o en diferentes artículos que muchos de nosotros leemos.

 

 

Os hago esta pregunta, ¿el emprendedor y/o colaborador externo, tienen ese salario emocional? ¿Se reivindica la posibilidad de que exista por un trabajo bien hecho una “recompensa” que no solo sea la material?

Cierto, es un tema del que apenas se habla. Se da por hecho que el autónomo es un profesional independiente y que lo mínimo que se espera de él es un trabajo bien hecho. Y me pregunto, ¿no es lo que también se espera de un trabajador por cuenta ajena?

Me gustaría mostraros un ejemplo sobre este tema que recientemente me ha sucedido a mí profesionalmente. He estado trabajando en un proyecto para una empresa que entre la comercialización de diversos productos, uno de producción propia es el café.

En una de mis visitas a dicha empresa, el dueño del mismo, después de mostrarme su satisfacción por el trabajo llevado a cabo hasta ese momento, tuvo un detalle conmigo y no de un gran valor económico, pero sí emocional. Un paquete recién molido del propio café que en su negocio se produce.

Este tipo de detalle puede ser una de las partes de este tipo de salario. Pero, ¿por qué no otros, como pueden ser?:

  • hacernos saber la satisfacción por el trabajo bien hecho;

 

  • la recomendación a otros posibles clientes, un modo de abrirnos puertas y ya con una confianza demostrada por otro cliente;

 

  • hacernos sentir como un trabajador más, haciéndonos participar en cenas de empresa, con regalos propios de determinados momentos en el año;

 

  • plasmar en alguna de nuestras redes sociales una recomendación profesional.

 

¿Por qué es tan importante que tanto trabajadores, colaboradores externos…, puedan alcanzar la satisfacción por un trabajo finalizado con un éxito especial?

Está claro que cualquiera de las figuras anteriormente nombradas reciben su sueldo a final de mes, o en el otro caso la remuneración prestada por la contratación de servicios externos.

 ¿Por qué no marcar la diferencia y sembrar conciliación dentro del mercado laboral independientemente de la figura que ocupe cualquiera de nosotros?

Y es que esta práctica no solo es una cuestión para grandes empresas o multinacionales. También las pymes se deberían sumar a esta cuestión. No todo es dinero, no todo queda reconocido con bienes materiales. La motivación de los trabajadores repercute positivamente en el desempeño del trabajo dentro de las empresas.

 

De cada uno de nosotros depende rodearnos de talento. Podemos ser personas conformistas, personas con una perspectiva empresarial vaga, soberbias al pensar que cada uno ya está más que pagado con su sueldo. Pero entonces seguiremos siendo una réplica de otras muchas empresas a las que no les inquieta la fuga de talento, porque no se plantean la inversión no económica pero sí humana, porque en ningún momento se han parado a pensar que para ser una gran empresa se necesita contar con grandes talentos.

Solo éstos te harán mejor…

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Tan cerca, y sin embargo, discriminados

abe24b8a1bc27043f6767dc284582dd1

Artículo publicado por Carmen Prada

 

En los últimos tiempos se están llevando a cabo movilizaciones de todo tipo, unas con más o menos criterio (en lo que ahora no voy a profundizar…), pero olvidándonos y dejando a un lado “algo” que para mí sí resulta desalentador y que precisamente no mueve masas…

Cada vez son más las PERSONAS que llegan a mí, ya bien sea a través de mi trabajo, amigos, conocidos, o mensajes vía RR.SS., sobre la discriminación que están sufriendo las PERSONAS mayores de 45 años dentro del mundo laboral.
Cierto, no estoy en esa franja de edad, pero al igual aún no estoy jubilada, y también me preocupa el futuro de las pensiones.

Me causa mucha frustración, decepción e incluso me siento impotente.
Sí, ¡yo tengo trabajo! Soy emprendedora, y dado que hago esta mención, aprovecho para decir que nuestra situación como autónomos tampoco es que esté para hacer fuegos artificiales.

Estamos en tiempos de mirarnos el ombligo, de montarnos en trenes en marcha pensando que si los vagones están prácticamente llenos es que vamos a buen destino…, sin parar a valorar otras cuestiones.

Voy a ir más allá, no solo las personas mayores de 45 años están teniendo tremendas dificultades para que se les dé una oportunidad laboral. No, también existen esas personas que sea cual sea su invalidez, luchan diariamente para tener un lugar en la sociedad, con la frustración por medio y las propias inseguridades que esta situación puede generar. Derivando todo ello en su propia batalla personal a la que se enfrentan con gran entereza y valentía en muchos casos y que desde luego cuentan con toda mi admiración.

Puede que conozcas a alguien en esta situación de dificultad para incorporarse al mundo laboral por esta cuestión.

¿Qué significa para mí profesionalmente este talento perdido? Precisamente eso, talento que muchas empresas están desperdiciando únicamente porque no se han parado a analizar lo mucho que puede aportar esa mezcla, por un lado de veteranía y por otra de entusiasmo renovador.

En los últimos meses, hemos pasado por reivindicaciones en todo el territorio nacional, y en algunos casos, mezclando muchos temas a la vez, pero sin un hilo conductor claro. ¿Por qué no se muestra ese apoyo tan ferviente a este sector de población tan maltratado?

Entiendo, puede que no seas mayor de 45 años, pero he decirte que quizá tu padre, madre, un amigo, hermano… lo sea, y quizá cada año que pasa te queda menos para llegar a esa edad crucial, que ha dejado de ser el momento de “madurez plena” para ser considerado ahora como “edad avanzada…”

¿Tampoco eres emprendedor y no sabes qué es comenzar cada mes con todos los gastos a los que tienes que hacer frente, antes de contar con los ingresos que suelen ser muy variables? Me vuelvo a repetir, ¡observa a tu alrededor! ¿Quién te dice que en algún momento de tu vida, que ésta da muchas vueltas, llegues a este punto en el que seas tu propio dueño? Y es que para esto, tampoco hay un manual…

¿Te sientes afortunado porque tú no padeces ningún tipo de trastorno y como algo ajeno a ti? Otra vez, ¡date una vuelta por tu barrio, ciudad o pueblo! Visita alguna de las asociaciones que prestan ayuda, profesionalidad y entrega para hacer posible a base de una lucha constante integrar a estas personas en el mundo laboral.

Todos somos motores para el cambio, para el crecimiento y recuperación de valores.

 

Claro que las empresas tienen su parte de responsabilidad ante dos de las tres situaciones que planteo, pero sin duda la Administración Pública desempeña un papel vital, y todos en conjunto podemos lograr avanzar en este tipo de situaciones.

 

Ojalá nuestro grito, nuestras palabras, nuestros objetivos…, vayan acompañados de acciones, acciones que logren derribar barreras y construir puentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional
*Fuente de la fotografía, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Mima a tu equipo si aspiras a la excelencia

1f78194de4c5a3d57be426d14872de98

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Son varias las ocasiones en las me he acercado a una pyme o un profesional, y me han confesado que ya no saben cómo hacer para motivar a su equipo de trabajo.

Si eres seguidor de mi blog, y si no aprovecho a invitarte a que lo seas, a menudo hablo de una figura vital y motor de muchos cambios dentro de una empresa, el líder.

La responsabilidad de éste es mucha, por ese motivo es tan importante acertar con la decisión de a quién se le va a otorgar este rol. Hoy no me voy a centrar específicamente en esta figura, pero sí en la importancia que tiene sobre su equipo, y además la ardua tarea de saber cómo motivar al mismo, para evitar caer en la apatía.

Para que el desarrollo de nuestro trabajo vaya viento en popa y todo llegue a buen fin, se necesita:

– una unión que desde la cúspide de la empresa pase por los mandos intermedios y llegue a cada uno de los trabajadores;

 

– unos objetivos claros y concisos. La coordinación y la determinación dentro de la propia empresa debe estar bien delimitada. Esto ayuda a que el trabajador no tenga dudas respecto al desempeño de sus funciones;

– que el ambiente de trabajo sea óptimo, o por lo menos aproximarse a ello, además de saludable. Trabajar a gusto no tiene por qué significar que el trabajador se llegue a acomodar;

– que se respire la calidad humana dentro de la propia organización. ¡Los trabajadores no son meros números, son PERSONAS!;

que las promesas y acuerdos se lleven a cabo, y no se los lleve el viento. Si la empresa quiere tener credibilidad, ésta pasa por los hechos. No exijas, si tú no eres el ejemplo a seguir;

que las personas que integran el equipo tengan protagonismo. Hacerles partícipes interesándose por sus opiniones antes de tomar ciertas decisiones es fundamental para que sientan que son importante dentro de la organización;

– romper con barreras que se arrastran en la actualidad y están a la orden del día. Combínense los ingredientes de juventud y madurez, experiencia y energía, pues se complementan entre sí. Intenta hacer excelentes a todos, que unos se nutran de otros;

– la puesta en práctica del salario emocional. Evidentemente, un trabajador trabaja por dinero, pero si se logra que además lo haga con pasión, todos saldrán ganando. Una palabra agradable a tiempo, un “gracias”, “enhorabuena”, “gran trabajo”, “te mereces un descanso”…;

la profesionalidad de tu equipo en gran medida depende de los principios y valores sobre los que se basa la propia empresa. No alimentes reptiles, sino hormigas…

 

Tratar a todas las personas por igual es la mayor injusticia que podemos practicar. Trabajamos con personas, cada uno de nosotros tenemos una personalidad diferente, la gestión de emociones está más trabajada en unos que en otros, nuestra vidas personal es única y nos condiciona para bien y para mal…

Entonces, si realmente así somos y nos comportamos en nuestra vida personal y profesional, ¿por qué dentro de las empresas se tiene un mismo patrón para tratar a unos y a otros?

Es evidente que si lo que deseamos es que la empresa roce la excelencia, en gran medida, este hecho depende de las personas que hacen realidad una idea.

Me dirijo a ti si estás leyendo este post y eres empresario. “Puede que tengas una idea, dinero para comenzar con ella, pero… ¿y si no tuvieses eso tan importante que es el capital humano, qué harías con todos los medios que tienes?”

Se invierte en nuevas tecnologías, en obsequios en Navidad para los clientes, en que las instalaciones sean la envidia de la competencia, en campañas en busca de mayor visibilidad, en publicidad para alcanzar la atención de nuestros clientes potenciales, comidas desmesuradas para impresionar a estos últimos…, pero se está olvidando algo muy importante. ¿Le has preguntado a las personas que llevan sobre sus hombros el peso de tu negocio si necesitan algo o se sienten compensados, y no solo económicamente?

Estamos viviendo actualmente una situación precaria en el mercado laboral. Y digo esto, porque la precariedad viene provocada por varias partes.

Se espanta al talento porque éste se puede percibir peligroso según la empresa de la que hablemos y de las personas con responsabilidad.

Se han levantado grandes muros para personas con mucha experiencia, ¿esto qué significa? Personas que llevan muchos años en el mercado laboral y tienen mucho que aportar a un negocio. Su experiencia y capacidad para el trabajo se está haciendo invisible. Invisible para los ciegos.

La integración de la mujer al mundo laboral sigue siendo lamentable. No nos engañemos, lo que no ha evolucionado es la mentalidad con respecto a este tema.

Y qué decir de la discriminación que sufren las personas con algún tipo de incapacidad o limitación. Solo se les ve como oportunidad de subvención. ¡Muchas lecciones nos podrían dar a cualquiera!

 

Si deseas marcar la diferencia en tu negocio, crea una Marca Personal con tu capital humano. Dales el valor que se merecen y será entonces cuando tu empresa empezará a ser diferente a la de la competencia, arriesgándote a que no sea una empresa “moderna”, sino con valores de verdadero progreso.

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada – Consultora  de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Si estás triste, te regalo una sonrisa

_MG_9787c.JPG

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Llevo días reflexionando sobre el tema que voy a abordar hoy. Cada vez son las personas que observo, conozco y a llegan a mí con un denominador común, la tristeza.

¿Será uno de los grandes males de esta sociedad?

La tristeza es una de las seis emociones básicas (no natales) del ser humano, según Paul Ekman, junto con el miedo, la ira, el asco, la felicidad y la sorpresa. Es una clase de dolor emocional o estado afectivo provocado por un decaimiento espiritual, y expresado a menudo mediante el llanto, el rostro abatido, la falta de apetito, la laxitud, etc. A menudo nos sentimos tristes cuando nuestras expectativas no se ven cumplidas o cuando las circunstancias de la vida son más dolorosas que alegres. El sentimiento opuesto es la alegría.

 

Estar sumido en la tristeza trae consigo varios síntomas que nos pueden alertar de que la estamos la estamos sufriendo:

  • insomnio;
  • desánimo y decaimiento;
  • aislamiento y falta de vida social;
  • Frustración e ira;
  • falta de apetito;
  • fatiga y pérdida de energía;
  • sentimiento de culpabilidad;
  • llanto, sin motivo aparente para ello.

 

Pero no todo lo que la tristeza nos hace llegar es negativo. Ésta es una emoción útil que nos puede ayudar a crecer y desarrollarnos. Puede ser el motor, aunque parezca extraño, para percibir nuestros errores y llegar a corregirlos. Paradójicamente, la presencia de un poco de tristeza en la vida puede resultar sana, eso sí, sin llegar al estado de depresión. Porque hemos de aclarar que estar triste no significa estar depresivo.

Quizá muchas veces no nos damos cuenta de que hay personas muy cercanas a nosotros que están pasando por un momento desagradable, incluso grave, puede que incluso emocionalmente se sientan como una noria.
Sería bueno en nuestra vida parar de vez en cuando, y mirar a nuestro alrededor.

Profesionalmente, acostumbro a trabajar la motivación y ayudar a madurar una autoestima sana, cuando me encuentro con este tipo de personas.

Pero, ¿y cuándo hablamos de amigos o familiares? Sin duda, es cuando más nos necesitan, aunque a veces no se percaten de ello, y también es cuando más debemos estar a su lado.

Es necesario identificar por qué sentimos esta emoción, ponerle padre y madre. Cuando en ocasiones cerca de mí hay una persona que pasa por un momento así, le hago la siguiente pregunta, “¿qué es lo que te causa tristeza?”, “¿qué te impide sonreír?”. En algunos casos sabemos el por qué, en otros muchos la respuesta es “no lo sé”, y a veces esa es la respuesta a ambas preguntas.

Acompañarles en este momento no significa avasallar su intimidad, va más allá de todo esto.

Va de respetar los momentos de silencio, de espacio, de reflexión…, de esa amiga/o que tienes, aunque a veces a uno se le haga duro ver como ella/él pasa por esta situación y además sin tener muchas noticias al respecto.

Todos en algún momento hemos pasado por sentir tristeza, ¡sin ir más lejos yo misma! Por eso soy conocedora de la importancia que tiene disponer de tiempo para estar con uno mismo, ¡cómo no lo voy a entender!

Pero eso sí, cuando tengas cerca a alguien en ese momento delicado, y quizá piense que no es la mejor compañía en ese momento, que resulta un estorbo, que no quiere aburrirte, hazle ver que lo que necesita más que nunca es alguien con quien charlar, que le escuche y compartir.

Debemos levantar la vista, caminar por la vida con atención, no mirarnos tanto el ombligo, saber escuchar, estar más atentos…, porque puede que haya alguien a nuestro alrededor que nos pueda estar necesitando.

 

Es el momento de charlar, tomar un café y respetar sus lágrimas, es el mejor regalo que a alguien le podemos hacer en estos momentos de tristeza y apatía. Quizá siga sin saber por qué se encuentra así, pero lo que sí tendrá claro, es que no está solo.
¡Eso sí, preguntémosle si le apetece! Porque sus espacios y momentos, son necesarios. Y su libertad, innegociable.

 

¿Tomamos un café y te regalo una sonrisa?

 

 

 

 

Carmen Prada – Consultora  de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Propia

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.