¿Tienes más de 45 años? ¡Sin duda estás en el mercado laboral!

as-343456_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

“No hay nada mejor que el ejemplo de alguien cercano, para darse cuenta de que los imposibles no existen.”   Carmen Prada.

 

Pues sí, otra de mis frases. No soy alguien importante, pero la deseo compartir con vosotros, a medida que vayáis leyendo entenderéis el fondo de ella.

Ya tenía ganas de tocar este tema, y hoy es el momento ideal para hacerlo, y la “culpable” de que así sea es nada más y nada menos que… ¡mi madre!

Os preguntaréis, ¿por qué? Porque hace escasas semanas tomó la valiente DECISIÓN de disfrutar profesionalmente de algo que le encanta, y es eso de “andar con las manos en las masa”, emprendiendo su propio negocio. En concreto, una churrería, en la que los clientes ya han empezado a acudir asiduamente a degustar un rico chocolate con churros, u otras cosas que allí se sirven con cariño y cercanía.

Ella para mí siempre ha sido un ejemplo en muchos sentidos. Y lo cierto es que en el tema profesional solo tenía dos opciones. O ir dando vueltas de trabajo en trabajo, empleando todo su saber hacer para otros, de algún modo optando por la “comodidad” de ser asalariada, o trabajar para ella misma. Esta última opción, la elegida, ha traído consigo, entre otras cosas:

  • Disfrutar con su trabajo.

  • Ser administradora de su tiempo.

  • Ser responsable de lo bueno y también de lo susceptible de mejora.

  • No rendir cuentas ante nadie más que ante sí misma.

  • No tener que pedir permiso para innovar o tomar decisiones.

  • Tener la satisfacción personal y profesional de estar haciendo lo que verdaderamente ha decidido hacer…

Rosario, que así se llama, no es una jovencita emprendedora, ni solo tiene 45 años. ¡Tiene 57! Anteriormente he resaltado la palabra DECISIÓN, y lo he hecho porque todos tenemos opciones, pero lo más complejo e importante es tomar decisiones. Apostar por un camino conlleva inevitablemente dejar de lado otros, y hay que hacerlo con ilusión, conocimiento, valentía, prudencia, determinación y pasión por lo que se hace.

Con 57 años, tiene muchos de experiencia laboral, y es muy válida para lo que hace ahora y para otros muchos trabajos posibles. Alguno de vosotros estará pensando, y lo entiendo, “Carmen, qué nos vas a decir si es tu madre”. ¡Cierto…, lo es! Pero este artículo no es sobre ella en realidad, sino sobre cualquier PERSONA con una edad madura que no sepa por dónde encauzar su vida laboral.

Mi postura es clara ante la idea de diversificación de perfiles profesionales por edad, caracteres, habilidades, creatividad… dentro de las empresas.  Lo veo algo vital. Todos aportan a todos, con lo que todos contribuyen o deberían hacerlo al desarrollo de la propia empresa.

Hace pocas semanas, siguiendo la recomendación de una amiga, alquilé en el videoclub y pude ver la película “El becario”. Un breve adelanto sobre la temática del film. “La joven dueña de un exitoso negocio online dedicado a la moda acepta a regañadientes que la compañía contrate, como parte de un programa laboral, a un hombre de setenta años como becario senior. Sin embargo, poco a poco irá dándose cuenta de lo indispensable que puede volverse para la empresa”.

Pequeñas conclusiones  y enseñanzas que pude extraer al verla, más allá de que sea muy recomendable por motivos puramente cinematográficos, con el inmenso Roberto De Niro como protagonista:

  • estas personas gozan de una “experiencia natural”, esa experiencia que solo te da la vida con el paso de los años.

  • Las ganas de no quedarse atrás, de hacer ver que son tan válidos como cualquiera de nosotros, independientemente de la edad.

  • El haber pasado personalmente o con terceros por muchos altibajos emocionales y llegar a saber gestionarlos mejor.

  • La tenacidad y capacidad de sacrificio que han tenido que desarrollar en varios momentos de su vida profesional y personal.

  • La madurez para afrontar determinadas situaciones y poder con ésta ayudar a otros.

  • La lealtad que tienen hacia la empresa es mucho mayor que en otros perfiles profesionales con otra edad.

  • La amplia red de contactos con que cuentan, ¡llevan practicando Networking gran parte de su vida y sin enterarse en muchos de los casos!

Son motivos más que suficientes como para confiar en personas que con más de 45 años están en el mercado laboral y no se les dan oportunidades, y nos pueden dar a los que somos más jóvenes lecciones de vida. Pero también tenemos que tener la humildad de reconocer que podemos y debemos aprender de todo el mundo, y especialmente de quienes han ido y siguen yendo por delante de nosotros en la mejor universidad, que es la de la vida y la necesidad.

Mi suegra tiene 64 años y es la más veterana con diferencia en su lugar de trabajo. Ha escuchado más de una vez comentarios relativos a que está impidiendo a otra persona más joven acceder al mercado laboral. Pero lo cierto es que habitualmente compañeros de su entorno profesional se nutren de su experiencia y consejos, y son mayoría absoluta los que la valoran como un activo muy destacado para el colectivo, por su juventud de espíritu, su capacidad para adaptarse y renovarse continuamente, y su pasión vocacional que le lleva a ir cada mañana al trabajo con la ilusión de una veinteañera.

No pongamos excusas baratas, ni dos dejemos engañar por prejuicios o etiquetas.
Cada persona tiene grandes cosas que aportar, si sabemos mirar más allá de los fríos datos de un currículum.
Lo más importante de los llamados Recursos Humanos es precisamente eso, que somos seres humanos.
Y muchas veces no lo son.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Déjate seducir por lo que haces

tic-tac-toe-1777859_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

 

En el momento actual cada vez resulta más difícil encontrar personas que confiesen estar en un trabajo que les guste y disfrutar con lo que hacen.

Independientemente del sector al que te dediques, la categoría o cargo que ostentes dentro de la empresa en la que desarrollas tu carrera profesional,  permanentemente hay que ser valiente y hacerse valer. A veces hay que dar un golpe encima de la mesa para mostrar  carisma, personalidad e implicación… Pocas veces me ha temblado el pulso, pero eso sí, siempre desde el respeto y la educación, y con una argumentación coherente para defender mi criterio con firmeza y humildad, mucha humildad, pues la soberbia es el virus maligno de cualquier desempeño profesional, y especialmente en mi sector.

Durante bastantes años de mi vida laboral me he visto vinculada directa o indirectamente al mundo comercial, un mundo muy poco valorado por los que lo observan desde el tendido. Cada vez que me han preguntado durante esta etapa a qué me dedicaba, siempre decía, “soy Asesora Comercial, y orgullosa de ello,” y he podido decirlo así porque siempre he amado lo que hacía, me apasionaba, aunque muchas veces fuese difícil, agotador e incluso decepcionante… Pero también me ha aportado mucho económica y personalmente por los logros que se pueden obtener.

Está claro que no he saltado una mañana de repente de la cama y, ¡caramba, ahora soy Consultora de Desarrollo Personal y Profesional! Pues no, hay mucho trabajo de fondo hasta llegar a este punto.

Un día, no sabría decir a qué hora ni en qué momento, me paré, miré hacia atrás, me volví a situar en el presente y fijé la mirada en el futuro y pensé: “te apasiona trabajar con la gente, escuchar a las personas, leer entre líneas lo que no se dice, tus amigos se acercan buscando tus consejos, eres sensible pero a la vez con mucho carisma y entonces, ¿qué estás haciendo para no dedicarte a tu pasión que no es otra que trabajar con las personas?”

La sensibilidad con la que trabajo día a día, y la sonrisa permanente, sin darte cuenta se transmite, y eso es una de las mayores recompensas que puedo obtener.

¿Qué te lleva a alcanzar tu meta, tu objetivo? Trabajar cada día a base de tesón, perseverancia, amor por lo que haces, mostrar personalidad, levantarte después de cada caída, quedarte con lo bueno de las vivencias y de la gente, aprender de lo que no lo ha sido tanto, automotivarte de forma continuada y  rodearte de personas que te acompañen en tu proceso y te aporten en pos de tu objetivo.

Me siento muy agradecida a este “mundillo”, el comercial, me ha ayudado a conocerme mejor, a sacar a flote lo mejor de mí, a relacionarme con mucha gente buena e interesante, y a no tener que lamentarme nunca de no tener trabajo. ¡Claro que ha habido momentos en los que la tentación de rendirme se ha hecho presente! Pero entonces miro atrás, el presente y lo que puede venir en un futuro – siempre con el afán de superación a flor de piel – y me doy cuenta que merece la pena, que soy afortunada por disfrutar del recorrido y que estoy segura de que lo mejor está por venir.

Atrévete a ser tú mismo, hagas lo que hagas, y no permitas que nadie te diga hasta dónde puedes llegar, y mucho menos dejes que te coloquen una etiqueta que solo sirva para limitar tus potencialidades.

Las crisis no faltarán, llegarán otras, y aún peores quizá, pero no pierdas el tiempo en inútiles lamentaciones, dedica tu energía a descubrir las oportunidades que sin duda hay, y no tengas miedo a comerte el mundo.

Si nunca haces lo que nunca has hecho, no llegarás más lejos de donde has llegado.

 

 

 

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Artículo publicado en La Nueva Ruta del Empleo por Carmen Prada

http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/dejate-seducir-por-lo-que-haces

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Pretender engañar o ponerse una venda en los ojos

comedy-masks-30411_960_720.png

Artículo publicado por Carmen Prada

Hace escasos días tuve el privilegio de poder acudir como invitada a un evento, en el cual pude disfrutar de una mesa redonda con emprendedores, y otra con empresarios ya consolidados.

Sentada en mi butaca, observé a mi alrededor distintos perfiles de personas, responsables de RR.HH., profesionales de distinta índole, entre los que se encontraban consultores y formadores, también personas en búsqueda de empleo e incluso emprendedores.

Fuera cual fuera la situación de cada uno de los que allí estábamos, hubo conversaciones en cada una de esas mesas que no pasaron desapercibidas.

La mesa de nuevos emprendedores, fue como una ráfaga de aire fresco para aquellos que allí estaban con el comienzo de un proyecto o incluso aquellos que no saben por dónde reconducir su vida laboral. Al igual que por momentos “templado”, cuando hacían mención a lo mucho por lo que habían tenido que pasar y siguen haciéndolo para hacer su sueño cada día más grande. Pero con un mensaje final, y es que “si tienes en mente un sueño ve por él, porque esa es de las pocas cosas que en esta vida te van a pertenecer”.

Cuando llegó el momento de disfrutar de las apreciaciones de los empresarios, no pude dejar en ningún momento de abrir la boca, y no lo digo porque se dijeran cosas interesantes, sino por las muchas falsedades enmascaradas en verdades, además de la pésima imagen que alguno de ellos mostraba al representar a su propia empresa.

Un profesional, un empresario, un emprendedor en un evento de networking, debe tener la capacidad suficiente para venderse, hacerlo en un corto espacio de tiempo y además con una preparación para ello.

Está claro que no era un evento de networking propiamente dicho, pero lo que sí ha de esperarse siempre de un empresario es que sea capaz de vender su empresa, con actitud, humildad, sencillez, pero también con honestidad.

Todos somos conscientes de cuál es la situación laboral del país en estos momentos, con lo que lo que no se puede escuchar al unísono es el mismo argumentario por 10 empresarios cuando nos transmiten que:

  • para ellos lo más importe es el talento y la experiencia en un trabajador. Eso es lo que más valoran independientemente de su edad.

 

  • Le dan mucha importancia a la formación, creen que es la mejor herramienta para que una empresa obtenga mejores resultados y de este modo no dejar obsoletos los conocimientos de los trabajadores.

 

  • Para ellos, el departamento de RR.HH. debe de estar dotado de grandes profesionales, puesto que sus objetivos en muchas ocasiones se vienen al traste por el mal funcionamiento del mismo. Por este motivo, no reparan en invertir en este pilar de su empresa.

 

Anoté más conclusiones de este tipo, pero para qué seguir… Hasta ahora y aún sin pronunciarme yo al respecto, ahora entenderéis el por qué de mi imposibilidad de poder cerrar la boca.

Porque hay dos cosas que hablan por sí solas, lo que yo me encuentro cada día en el mundo del trabajo, la desesperación de muchas familias que se ven en situaciones muy duras, y por otro lado la propia información que todos podemos manejar, si nos interesa el tema.

        1º.- Llama poderosamente la atención actualmente en el mundo laboral las escasas oportunidades que tienen los mayores de 55 años cada vez que se postulan para una oferta de trabajo.

¿No queremos experiencia? ¡La tienen! Y no solo en los puestos que han ocupado a lo largo de su vida laboral, sino también tienen experiencia de vida.

¿Por qué no buscar un equipo de trabajo equilibrado? Busquemos innovación y creatividad, y tratemos de conjugarlas con experiencia y veteranía.

Conclusión, ¿la edad sí importa entonces, no? Desde luego, cuando no se apuesta por la savia madura.

Y si no, invito a que cada uno, independientemente de su edad, mire en su casa, amigos, entorno, y vea quiénes son las personas con mayores dificultades para encontrar empleo aun contando con toda su experiencia.

                2º.- La formación… Cuando hablo con un profesional o empresario de este punto, aunque siempre hay excepciones gracias a Dios, el problema que observo es que su respuesta es habitualmente “es un gasto que no puedo asumir…” Mi respuesta siempre es la misma, “no es un gasto, todo lo contrario, es una inversión para tu negocio”. Los empleados necesitan estar formados para desarrollar sus habilidades, superar frustraciones, mejorar la atención al cliente, empaparse de técnicas de venta, cuidar su imagen personal… ¿De verdad me dicen que esto es un gasto?

            3º.- Este punto que tocaron acerca de la importancia para ellos del Departamento de RR.HH. Yo misma hace unos meses hablé de ello en un artículo, Apostar por el talento, una sabia inversión. En él veréis la indignación que siento por la escasa importancia que las empresas dan a este pilar básico en su negocio. No llegan a entender muchas cosas, como que la consecución de los resultados gira alrededor de esta figura. Por eso os invito a que lo leáis.

Quiero dejar claro que no todas las empresas actúan del mismo modo, pero igual de claro tengo que el argumentario de 10 empresarios diciendo y avalando las mismas respuestas, no refleja lo que se ve a pie de calle.

No fui la única en abrir la boca de sorpresa. Realmente, esas respuestas y valoraciones por parte de todos los que allí estábamos sentados, serían realmente las que nos gustarían, pero la realidad es otra.

No se puede presentar a tu empresa desde el desconocimiento de su propio funcionamiento, y mucho menos traspasando la línea roja del embuste.

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.