Solo hay una opción sensata en la vida, vivirla

meadow-2401911_960_720.jpg

Por Carmen Prada

A menudo he escuchado decir que cuando una persona sufre una enfermedad o un accidente y su vida corre peligro, parece que aquellos que le quieren están más preparados para asumir su pérdida… Reconozco que lo dudo, aunque también es cierto que las personas más queridas que me han dejado, ha sido en todos los casos de manera inesperada. Y puedo decir que las emociones se manifiestan como un huracán que llega a absorber todo tu ser y sentimientos.

Es duro levantarse un día, y que de una manera inesperada alguien te diga que una persona muy cercana y querida ha fallecido. Este hecho lo he vivido hace muy pocos meses, cuando me comunicaron el fallecimiento de uno de mis mejores amigos, alguien muy próximo en lo personal y profesional, un gran apoyo, en quien yo confiaba.

Cuando pronuncias la palabra muerte, las caras que percibes alrededor son de que se trata de un tema tabú, y mi opinión es que tratar algo tan evidente e inevitable, como también lo es la vida, con tanto terror e inmadurez, nos hace alejarnos de la realidad.

Es como si algo dentro de nosotros se partiese en varios pedacitos, el dolor se centra en el pecho y las lágrimas se hacen presentes como nuestras compañeras de camino. Algo cotidiano en lo que esa persona habitualmente estaba presente, nos hace recordar una y otra vez que ya no está, que no nos acompaña…

Aunque puedo decir que son innumerables las ocasiones en las que con el paso de los días me doy cuenta que esas personas están más presentes en mi vida quizá que en otros momentos lo hayan estado.

 

Uno mira al cielo en las noches estrelladas y busca cuál es la que más brillo tiene, porque sin duda, esa es la de cada uno.

 

Entonces dudas de todo, sobre todo de uno mismo. ¿Le dije todo lo que quería decirle? ¿Por qué no hice todo lo posible por verle el último día en el que quedamos para vernos? ¿De verdad sabía lo mucho que le quería y siempre le querré? ¿Le di ese tipo de abrazos que hacen crujir todo el cuerpo? ¿Estuve siempre que me necesitó? Qué sé yo, infinidad de preguntas nos inundan…

Y si éstas nos surgen con dolor, ¿será que algo nos estamos “perdiendo”? Podemos seguir toda la vida de luto, con lágrimas constantes, con recuerdos que nos alejan de toda realidad, fustigándonos por lo que dejamos sin hacer o eso pensamos… O, ¿por qué no aprovechamos estos azotes que nos da la vida para valorar todo lo bueno vivido y aprender de los posibles errores, para no volver a cometerlos con los que aún están en este mundo?

Hay personas a tu alrededor que te necesitan, que te extrañan en los momentos en los que estás ausente, viven tu dolor como suyo, cada lágrima que derramas salpica sus corazones, son testigos de tus desvelos, quisieran poder pulsar un interruptor y transformar tu llanto en tu mejor sonrisa. Pero no es tan sencillo, lo sé.

Él ya no está físicamente a tu lado. Pero sabes que le gustaría verte feliz, afrontando la vida con entusiasmo, contagiando tu alegría por doquier, algo que en ti es muy natural, pues es tu marca personal.

No te sientas mal por sentirte mal, tienes derecho a esos momentos, pero no olvides que a tu alrededor estamos personas que te queremos, que te comprendemos, pero que no renunciaremos a volver a reír contigo, pues eso también le gustará a él, allá donde esté. Muchos besos.

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, propia

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Un pedacito de todos nosotros

17952938_1338783602870269_8368560588971704131_n

 

Por Carmen Prada

 

Me gustaría compartir en el día de hoy un sentimiento, una emoción que quizá en algún momento para muchos de vosotros haya sido al mismo tiempo un pesar.

Cada vez estoy más segura de que “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. ¡Es cierto! Y en ocasiones, hay pérdidas que no volveremos a recuperar, al menos en mucho tiempo.

Y os estaréis preguntando, “¿pero todo esto a que viene, Carmen?”

En mi zona, la comarca del Bierzo, disfrutamos gracias a Dios de bienes tan preciados como la cultura gastronómica y enológica, histórica y monumental, y cómo no, de unos parajes y paisajes que son nuestro orgullo. Los amantes de la naturaleza, tanto turistas como cualquier persona que desee respirar aire puro, pueden disfrutar y perderse en nuestro paraíso poblado de numerosa y variada flora y fauna.

Hoy os quiero presentar uno del que durante años y años hemos gozado y disfrutado, El Valle del Silencio. ¿Cómo describirlo para que podáis sentir su frescura?

20050730DSC_0172.JPG

Imagen de Javier Martínez Ponte – Antes

“Un río de cristalinas aguas serpentea a lo largo de un valle angosto, sinuoso y de fuertes pendientes, y deja paso a un paisaje perfecto para el viajero sin prisas, donde disfrutar de la tranquilidad y la naturaleza.

El paraje de Tebaida Berciana es un lugar de ermitaños. Fructuoso y Genadio son sus primeras señas de identidad y quienes fundaron monasterios en Compludo, San Pedro de Montes o Santiago de Peñalba, lugares repoblados espiritualmente durante los siguientes siglos. El Valle del Silencio guarda la magia del bosque, de sus pueblos y de una cultura que permanece en la memoria.

En esta ruta se pueden visitar: la Cueva de San Genadio, el Monasterio de San Pedro de Montes, la Ermita de Santa Cruz, el Monasterio Iglesia de Santiago de Peñalba y la Herrería de Compludo”.

¿Por qué todo esto? Porque a primera hora de este pasado miércoles, se inició un pavoroso y dramático incendio en nuestro Valle del Silencio, donde miles de hectáreas han sido arrasadas dejando una imagen de desolación donde poco antes había un secular vergel.

javier martinez ponte.jpg

Javier Martínez Ponte – Ahora

Desolados estamos todos los bercianos que por él llevamos días llorando. Son lágrimas de impotencia, de rabia, de incomprensión… ¿Incomprensión? ¡Sin duda!

Incomprensión por no entender cómo hay personas capaces de estar tan vacías en su interior para llegar a provocar catástrofes tan crueles como ésta. Se me ocurren muchos calificativos, pero no los voy a utilizar. Los que realmente amamos nuestra tierra, con sus riquezas, pero también con sus pobrezas, no debemos permitir que personas que además de tener el interior negro, sucio e insípido, nos quiten a la gente de bien las ganas y el orgullo de defender y cuidar lo que hemos heredado de generaciones pasadas, para podérselo entregar del mejor modo a las futuras.

También es cierto que la autocrítica en estos momentos no está de más… No se actúa hasta que algo así llega. No se toman las medidas necesarias para cuidar lo que presumimos tener, y yo me pregunto, ¿y ahora qué lugar ocupará nuestro Valle cuando se nos llenaba la boca hablando lejos del Bierzo de él?

Para todos los que amamos el Bierzo, no solo el Valle del Silencio está de luto, nosotros como bercianos también…

Seguro que muchos de los que estáis leyendo estas palabras que salen de lo más profundo de mi ser, habéis lamentado sucesos similares en vuestra tierra, pues se trata de una lacra muy extendida. Una mayor concienciación medioambiental desde la escuela, junto con una menor tolerancia a comportamientos irresponsables que frecuentemente se dan en determinados ámbitos, no solo en el rural, son carencias sociales que necesitan ser impulsadas y gestionadas convenientemente por el poder público, pero también por la conciencia personal de cada ciudadano.

La unión de las personas, la responsabilidad firmada por determinados cargos de la administración, y sin duda una dura condena a comportamientos incomprensibles y repugnantes, han de ser  la base del trabajo por el bien común y la riqueza – en cualquier sentido – de nuestro país.

Hoy siento tristeza e indignación, pero no nos rindamos nunca. La naturaleza volverá a florecer, estemos siempre de parte de la vida. También eso es vivir confiadamente el Tiempo Pascual.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Google

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Deja caer tus hojas secas

15036730_10209893880576705_4485997344784046317_n

Una de esas hojas…

 

Por Carmen Prada

Con la entrada del otoño, llegan frases como “tengo una desgana…”, “me siento cansado y no he hecho nada”, “estoy medio depre”. No sé vosotros, pero yo las escucho a diario, y de algún modo esta estación no pasa desapercibida para muchos de nosotros.

Se dice que 6 de cada 100 personas padecen depresión otoñal, lo cual demuestra que sin llegar a ser algo generalizado, sí es algo que fácilmente puede afectar a alguien conocido o de nuestro entorno, pues la media es 1 persona de cada 16, cifras muy considerables. La aparición de este trastorno depende de diversos factores, como pueden ser el clima de la región en la que vivamos, cuestiones hereditarias y ambientales, e incluso la propia biología del cerebro, así como enfermedades crónicas, entre otros.

Cierto es que nuestro cuerpo y nuestra mente hacen puuff. Pasamos de la euforia del verano, con las vacaciones tan deseadas, la playa, la buena temperatura, las terrazas… Y de pronto, nos encontramos con una situación completamente diferente, anochece más temprano, las temperaturas empiezan a descender, el cambio de armario…

Hace unos días hablaba con una amiga y me comentaba que no sabía por qué, pero que parece que todo le afecta más en esta época. ¡Y es cierto!

Emocionalmente nos sentimos más vulnerables, situaciones o circunstancias que en otros determinados momentos no nos afectarían, en esta época todo parece un mundo. Las emociones están a flor de piel, nuestra sensibilidad es mayor, ya que también se acercan épocas de encuentros, de recuerdos, de reflexión. Y en muchas ocasiones volvemos a revivir momentos o palabras que se habían quedado lejos.

Hay una frase que me gusta mucho y que es muy significativa, del otoño aprendí que solo se caen las hojas, el árbol sigue en pie.

Debemos hacer una lectura positiva de estas emociones que recorren nuestro cuerpo y mente en esta época. Puede ser un buen momento para hacer una limpieza interior, sacudirnos de esas hojas secas que nos acompañan durante el año. La reflexión nos puede ayudar a sacar de nuestro yo más profundo todo aquello que llevamos acumulando, y en esos momentos en los que disponemos de tranquilidad, manta, sofá, nos puedan servir para hacer una cura de todo lo que nos rodea o incluso de nuestra propia persona.

14925480_10209878298587165_7412820105395422743_n.jpg

Amor de otoño…

Hay momentos en la vida en los cuales nos debemos enfrentar a una carga emocional importante, nuestra vulnerabilidad es mayor y esto también afecta a nuestra salud física. Nuestras defensas bajan, nuestro cuerpo se encuentra más debilitado, y se llega a producir un cúmulo de circunstancias que quizá ya existían, pero es en este momento precisamente en el que nos damos cuenta de todas ellas.

Siempre van a existir hojas secas, esas que por su propia naturaleza se acaban desprendiendo del árbol, pero también existen aquellas que por muy amarillentas que estén no se quieren desprender de las ramas. Y digo bien, no se desprenden, ¿y por qué?

Nos cuesta deshacernos de nuestros miedos, de personas tóxicas, de amistades que ya no son tal, de situaciones que se repiten a diario en nuestra vida y nos están haciendo daño, dejar de aferrarnos a lo poco que tenemos cuando podemos aspirar a más, conocer nuevas personas que nos aporten brotes nuevos para el próximo cambio de estación…

Algo sí es cierto, y es que hay cuatro estaciones y que cada año se repiten, pero, ¿y si para alguna venidera tanto el árbol como todas sus hojas se han secado?

No os voy a mentir, no me gustan los cuentos de hadas y menos a ciertas edades, las películas de ciencia ficción reconozco que no son lo mío, todas las historias de amor no terminan con final feliz y por desgracia, todo sueño lo debemos luchar pero quizá solo se quede en eso.

Pero lo realmente importante es que la vida debemos exprimirla al máximo, porque ésta no nos espera,  la fortaleza de la que nos debemos aprovisionar debe llevar una carga extra de optimismo, es importante pensar que las emociones son vitales en nuestra vida y no podemos pretender que todas ellas sean buenas. Son muchas y diversas las emociones con las que hemos de convivir, y no todas son alegres ni satisfactorias, pero es la vida, y nos acompañarán lo largo de la  misma independientemente de la estación en la que nos encontremos.

Veamos nuestro día a día poniendo la atención en los bellos colores que nos deja el otoño, que como cualquier otra estación está repleto de atractivos y encantos, todo depende de los ojos con los que  observemos el mundo que nos rodea.

Y sin duda, deja caer las penas caducas y reafirma tus proyectos con un corazón lleno de perenne esperanza…

 

 

 

Os dejo con uno de mis cantantes preferidos, ¿puede ser por mi romanticismo empalagoso? Manuel Carrasco – Otoño, Octubre

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, José Manuel López Gay (Amante de la fotografía)

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Momentos de felicidad sin precio

boy-477013_960_720

Artículo publicado por Carmen Prada

Aquí en El Bierzo el frío y la niebla ya empiezan a notarse, sobre todo a primeras horas de la mañana. También amanece más tarde, y eso está posponiendo el comienzo de una de mis rutinas matutinas, salir a caminar. El recorrido que más me gusta hacer discurre por la orilla del río Sil a su paso por mi ciudad, Ponferrada. Merece la pena escuchar el sonido del agua, del pisar sobre las hojas que ya han caído, y las especies de pájaros que por el lugar abundan.

Ese momento con el que doy comienzo al día es la coyuntura perfecta para dar la bienvenida a nuevas oportunidades y hacerlo con relajación. Es momento de hacerse preguntas, obtener respuestas, percatarse de situaciones que con la rutina pasas por alto, encontrarme, y cómo no, recapitular experiencias. El mejor día para este último punto es el viernes, ya que sin querer el balance de lo acontecido durante la semana llega solo.

Confieso que ha sido una semana complicada emocionalmente, aunque que el trabajar la automotivación ayuda, pero hay situaciones y circunstancias ya repetitivas en el día a día y debido a esta dichosa crisis, que son capaces de ponerle las cosas muy complicadas a la automotivación. ¡Ya sabéis que no soy de las que vendo humo! Por ese motivo, las emociones de frustración, tristeza, desaliento, desesperanza… no dejan de ser eso, emociones, pero que últimamente están acompañando demasiado a bastantes personas que seguro muchos de nosotros tenemos alrededor. Y hay que ser fuerte para no dejar que eso te afecte.

bo.png

Coincidió esta semana también que en uno de mis artículos, Permítete el lujo de ser feliz, colgados en uno de los grupos a los que pertenezco en LinkedIn, una persona me comentaba, buscando una respuesta: “Muchas veces me pregunto ¿qué es lo que estoy haciendo mal? Seguir adelante, trabajando e intentando abrir camino en una profesión y hacer que me encanta. Recompensas personales y emocionales muchas, económicas ninguna. Carmen Prada Fernández muchas gracias por tu reflexión, has motivado la mía”.

Siempre tengo la misma respuesta para esto y automáticamente se la hice saber. “No sabes cuánto me alegro por haberte aportado una dosis de motivación, Mª Carmen P. Me doy por satisfecha.
Te dejo una pregunta para que reflexiones sobre ella, ¿serías feliz y estarías encantada si tus estados emocionales fueran a la inversa, recompensas personales y emocionales ningunas y económicas muchas? ¡Haces lo que te apasiona, todo llegará!
Un abrazo enorme”.

La suya tardó en llegarme escasos minutos: “¡Has dado en la diana!”

Ella misma se dio respuesta, ¡no cambiaría su estado actual, aunque con ello tuviese mayores recompensas económicas!

Soy una persona ambiciosa con mis proyectos, con mis objetivos, en mi profesión, como persona, pero el objetivo principal no es vivir a todo tren pensando que el dinero me hará más feliz. ¡Jamás he pensado tal cosa!

Os hago estas preguntas y cada uno de vosotros que las reflexione y se dé respuesta:


¿qué lugar ocupa el dinero cuando uno se encuentra solo completamente?


¿Qué lugar ocupa el dinero cuando te juzgan por tu situación?


¿Qué importancia tendría si te pisotearan la dignidad?


¿Y qué sucedería su tu familia te faltase?

Claro que es importante nuestra economía, pero, ¿no será una excusa para no desarrollarse como persona eso de la falta de felicidad por no tener dinero? ¡Sería demasiado barata!

Os puedo decir, que aún con mi sana ambición de por medio, que es algo que a la vez me hace vivir el día a día al 300%, el dinero de poco me sirve para disfrutar de:

  • mi paseo mañanero y de todo lo que le rodea, que es paz interior, algo muy importante para afrontar los días más duros. Y os aseguro que esta semana los ha habido.
  • Todos mis amigos, las personas en las que confío, pero sobre todo en todas aquellas que de un modo u otro han depositado su confianza en mí.
  • Mi pasión por la escritura, de esa libreta que me acompaña a todos los lados y en la que hay muchas reflexiones y proyectos.
  • ¡Las personas en general! Vivo y respiro esa pasión. Una charla, una confesión, ese momento que no hace falta que te pidan aunque lo estén deseando, esa entrega incondicional…
  • El momento que le dedico con cariño cada día a mis flores y plantas.
  • Mis familiares, que sin ellos nada sería igual. Esas velas que se soplan en los cumpleaños, las comidas dominicales…
  • Los chistes inesperados y con una gracia desmesurada de mi esposo, que sabe en qué momento hacerme sonreír y qué temática es la oportuna para ello.

 

Podría seguir, ¿pero no os parecen suficientes? Os invito a que hagáis vosotros vuestra propia lista, esa lista llamada “momentos de felicidad que no tienen precio”.

Sí os puedo decir algo, y es que hasta el momento no conozco a nadie a quien el dinero le haya hecho ser mejor persona. ¿Tú sí? ¡Pues cuéntamelo, estoy dispuesta a rectificar si estoy en un error!

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com y Carmen Prada

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Hoy es ella, ¿y mañana…?

httpwww.panageos.esfotosrioscuro_3164arco-iris-en-laciana_149652.html

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Cuando vi colgado en una red social el llamamiento para buscar a una mujer de 82 años enferma de Alzhéimer, perdida desde hacía 8 días, no lo pensé. Esta mujer vive en mi ciudad, un día como otro cualquiera salió a caminar pero no ha regresado.

Reconozco que me emocionó que un día laborable a las 12 horas, allí en la plaza, lugar de encuentro de la convocatoria, hubiese tanta gente. Ese momento en concreto es difícil de describir, pero os confieso que me sentí inmensamente orgullosa de mis conciudadanos, la gente de Ponferrada y El Bierzo. Muchos de ellos dejaron a un lado sus ocupaciones y se centraron en la búsqueda de Jesusa, pues ese es el bello nombre de la persona desaparecida.

He querido involucrarme en tan bella acción, promovida por los propios ciudadanos, y rastrear los lugares más recónditos que uno pueda imaginar, para encontrar a una persona.

Ha sido y está siendo, porque a día de hoy no ha aparecido, una experiencia en la que se experimentan emociones tras emociones. Dos días de búsqueda entre matorrales, zarzales, escombros, casetas, incluso un cementerio,  además de pozos, contenedores… Durante todas estas horas de búsqueda he vivido con gran intensidad pensamientos, emociones, vuelcos del corazón, recuerdos, momentos y personas que te vienen a la mente… Han sido en mi vida algunas de las horas más aprovechadas en todos los sentidos.

Todos tenemos en mente a Jesusa, su ausencia está haciendo que nuestra comarca se una en beneficio de una gran causa, la mejor causa, una vida humana. Pensar lo que pueda estar pasando esa familia es tremendo. Los minutos, las horas, estos días probablemente estén siendo los peores de sus vidas, pero al menos no los están viviendo en soledad.

Hoy es ella, pero mañana puede ser que la ayuda la necesitemos cualquiera de nosotros, y cualquiera de nosotros no solo somos los que vivimos en la zona, sino cualquiera que esté leyendo estas humildes palabras…

¿A quién no le gustaría que se volcase la población en una desgracia personal o familiar? Podemos necesitar ayuda para nuestro padre, hermano, amigo, abuela… qué sé yo, ¡cualquiera! Y eso nos incluye a nosotros mismos…

Ver reunidas a más de 70 personas, con ilusión y esperanza de devolverla a su casa, me ha hecho pensar que son muchas las personas, jóvenes y no tan jóvenes, que cultivan y cuidan esos valores humanos que siempre me empeño en reivindicar. Esos principios que se adquieren y no se dejan manipular. Personas que piensan y actúan con el corazón, que son capaces de olvidarse de ellas mismas por la vida de otra persona.

No nos cansemos nunca de ser sensibles, porque eso no significa que seamos débiles, todo lo contrario, significa que nuestra fortaleza tiene buenos cimientos y mejores materiales para dar lo mejor de nosotros.

¡Evidentemente no todo el monte es orégano! No soy ilusa, por desgracia la indiferencia y el egocentrismo son más fáciles de contagiar, y el grado de aceptación es sumamente elevado. Quizá os preguntaréis, ¿por qué? Porque la comodidad egoísta está más de moda. No vaya a ser que nos llamen raritos porque estamos dispuestos a dedicar nuestro tiempo a una causa en la que la motivación no es pasarlo bien ni tampoco ganar dinero.

¿Qué me estoy llevando yo con esta experiencia? ¡Muchísimo, inimaginable! Sigo conservando la fe  y la esperanza en los valores humanos, apreciar con emoción la unión de la gente, la satisfacción de poner mi granito de arena en tan noble iniciativa, aunque por desgracia todavía no se haya localizado a Jesusa, haber conocido y pasado unas horas inolvidables con personas de gran corazón…

No pierdo la esperanza de que cuanto antes, entre todos, la podamos encontrar.

Qué bello es vivir fuera de nuestra esclavizante pecera, para poder observar con asombro la hermosura de otros horizontes. Un día descubrirás que la pecera es ridículamente pequeña, y quizá sea tarde para que fuera encuentres a alguien esperándote. Salta, sal, huye de los sucedáneos de libertad que en realidad aprisionan, hallarás la felicidad rodeado de personas con valores, podrás respirar ese aire que te faltaba, aunque quizá ni lo sabías.

Hoy es Jesusa, ¿y mañana…?

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.