Trabajar en familia y no morir en el intento

laundry-963150_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

En algún momento lo leí, y es que dicen las estadísticas que la primera generación levanta una empresa, la segunda la administra y la tercera la dilapida.

Hace escasos días escuché un programa de radio en el cual se planteaba la siguiente pregunta: “¿trabajaría usted con su pareja o con algún familiar?” Lo cierto es que la respuesta abrumadoramente mayoritaria era ¡no! Así de sencillo.

Son muchas las cosas a tener en cuenta, y depende en gran medida de la personalidad y carisma de las personas que lideran el proyecto.

Hay negocios generacionales, la primera generación quizá no poseía los mismos recursos o preparación académica que la segunda y tercera generación, pero es cierto algo, y es que la formación es muy importante, pero el empuje y la fe y la pasión por lo que uno crea y ve florecer pesa más.

Reconozco haber trabajado con el que ahora es mi esposo, pero en aquel entonces novio, y yo ejercía un cargo de responsabilidad dentro de un equipo comercial del que él formaba parte. Lo teníamos claro, a partir de tal hora somos profesionales, y después de la jornada laboral otra vez pareja. Reconozco que pocas personas entendían cómo podíamos hacerlo, pero la verdad es que nunca tuvimos problema alguno al respecto.

Delimitar y alejar de tu vida personal la profesional nunca es fácil, y es más, puede llevar a rupturas sentimentales, familiares o a distanciamientos con amistades.

Lo más complejo de todo cuando tu trabajo lo compartes con un familiar es saber dónde y cuándo finalizan las relaciones personales y las profesionales. Al final, es como una relación de amor/odio, ya que gestionar las emociones cuando existe un vínculo de confianza tan fuerte hace por momentos que ambos midan sus fuerzas llegando al máximo.

La situación actual en el país hace que muchas personas se planteen cuestiones como puede ser el poner en marcha una empresa familiar. De esa idea, evidentemente empiezan a surgir diversas preguntas, tales como:  ¿qué hacemos entonces?, ¿trabajamos en familia o mejor buscamos nuestro propio camino?

Sin duda, cada persona es un mundo y un caso particular, pero el tema de las empresas familiares puede parecer algo más sencillo de gestionar, ya que “al final todo queda en familia”, pero tiene más inconvenientes que ventajas, y es que sin duda no es oro todo lo que reluce.

Existe cuestiones básicas que toda empresa de este tipo, que no deja de estar formada por personas, debe plantearse:

  • ¿lo voy a hacer por necesidad? Con lo cual, el grado de responsabilidad, implicación y desempeño de tus funciones, va a ser proporcional a esa necesidad, que sin duda no tiene por qué estar reñida con que además disfrutes con tu trabajo.
  • ¿Lo voy a hacer por compromiso? La respuesta que doy a esta última pregunta es simple. Llegará un momento en que se tome otro camino diferente, ya que ni uno mismo se identifica con lo que hace. ¡No existe una necesidad que haga que luches por el negocio!

Para mí, las empresas familiares son empresas, sin añadir “familiares”. Porque si nos ponemos a pensar, ¿cuál es el fin de cualquier empresa? Obtener una rentabilidad económica. Debemos tener claro que una empresa no es una ONG, y a partir de aquí, ¡nadie trabaja por pasar el rato! De ahí la importancia, como siempre digo, de la sana ambición. El conformismo tiene que estar muy lejos de cualquier profesional, y más si cabe en estos casos.

Yo tampoco me conformo con los inconvenientes de hacerlo, y voy a intentar buscar soluciones para que la situación sea más gratificante, en muchos sentidos:

  • en cualquier empresa familiar es aconsejable definir horarios estrictos y reales de trabajo, días de descanso, tareas repartidas y a las que cada cual se compromete, objetivos claramente definidos, sin olvidarnos de algo tan básico como es la innovación dentro de un negocio.
  • Déjese claro desde el inicio el porcentaje a repartir de las ganancias, como ha tenido que quedar claro el de las responsabilidades.
  • Algo básico es saber separar el terreno personal del profesional, respetando siempre dichos ámbitos. Tanta confianza en la mayoría de las ocasiones perjudica más que beneficia, de ahí que muchas veces se abuse de ella…

 

  • Mantener el autocontrol juega un papel muy importante. Como mencioné anteriormente, la confianza nos puede llevar al abuso o incluso a situaciones límite que además de finalizar con ese compromiso profesional, pueda limar y dañar la relación familiar o de amistad.

 

  • Si ya cuando tenemos trabajadores a nuestro cargo es importante una buena comunicación, sobra decir que en este caso debe ser abundante. Una de las herramientas más valiosas para el buen funcionamiento de la empresa, sin duda.

Os quiero dejar una breve reflexión.

“Que lo que no ha separado la sangre que corre por las venas de una familia o por el vínculo tan estrecho que existe en una pareja, no lo separe algo tan material como una lucha de poder y egos…” Carmen Prada.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

A mi manera… La tuya, ¿cuál es?

229282825025202.jpg

A mi manera…

 

Por Carmen Prada

 

Hace escasos días, una tarde en la que la temperatura acompañaba para sentarse en uno de los bancos que hay a la orilla del Rio Sil y buscando un poco de paz entre tanto estrés, hubo un momento en los que cerré los ojos para sentir la leve brisa que acariciaba placenteramente mi rostro, escuchar la melodía del cauce del Sil y el canto de los pájaros… Intentando experimentar profundamente estos momentos, me vino a la cabeza una reflexión que a menudo me planteo, ¿sabemos vivir los momentos felices y placenteros con la misma intensidad con la que nos afectan el dolor y los reveses de la vida? Difícil pregunta, pero yo creo que son complicados vivir tanto unos como otros.

En las situaciones difíciles, estresantes, agobiantes, ante malas noticias…, todo se nos cae encima, parece que el mundo se acaba, que nada tiene sentido y a veces nos desplomamos. No siempre tenemos la entereza, la fuerza, el empuje necesario para afrontarlo, plantarle cara y automedicarnos con la fórmula de… ¡tiro para adelante porque yo lo valgo, vamos que si lo hago!

Pero es que cuando nos evadimos de la rutina, huimos del estrés del día a día, de los ruidos, los conflictos, las preocupaciones por nuestro trabajo, desconectamos de los proyectos pendientes, una necesidad que no llegas a cubrir, un desencuentro, o simplemente de la vida de “la masa”, y nos sumergimos – bien porque se haya programado o simplemente porque surge de manera espontánea – en una experiencia de paz, de tranquilidad, de oxigenar los pulmones, de una grata compañía, de un solemne y embriagador silencio, cuando piensas que nada malo puede sucederte en ese instante, cuando deseas que ese momento no termine nunca…

Hasta en esos momentos que creemos estar viviendo en toda su plenitud, ¡es que ni en esos, lo hemos hecho! Y estarás pensando, ¿cómo qué no? A las pocas horas, en pocos días y a medida que más tiempo pasa desde esa vivencia que nos hizo ver el cielo, nos damos cuenta que habríamos sido capaces de disfrutar más, de exprimirlo de una forma que no lo hicimos, de haber hecho o dicho algo que no llegamos a realizar…

Después de todo esto, ¿seguís creyendo que sabemos vivir en su plenitud los momentos de felicidad? ¡No! Ni sabemos vivir con el dolor, ni sabemos vivir con la felicidad.

 

Nuestra memoria es selectiva, muchas veces es dañina para con nosotros, siempre recordamos todo aquello que nos hizo daño, que nos causó dolor, aquello que no podemos borrar de nuestra cabeza por el mal que nos hizo, y rápidamente tenemos lagunas para recordar lo que sí nos hizo olvidar todo eso por momentos.

Para que esto no me suceda, y tras una vivencia como la que os he comentado o cualquier otra que me saque de la rutina y me acerque a la plenitud, intento escuchar una canción que me recuerde o inspire VIDA y de este modo ser consciente que los gratos momentos también existe y además, debemos provocarlos.

Cada uno estamos hechos de diferente pasta, cada uno afrontamos la vida a nuestra manera y algo sí puedo decir; “intento viajar por todos los caminos, enfrentándolo todo, asumo los golpes e intento arrepentirme lo menos posible”… Y todo ello, “a mi manera”. A mi manera vivo, río, lloro, sueño, disfruto, tomo decisiones, afronto, gozo, me apasiono, amo, interpreto unas palabras, asumo una postura, cultivo una amistad… Y es cierto, a mi manera.

 

Siempre he dicho que ante estas circunstancias lo peor que puede suceder es el arrepentimiento, un arrepentimiento que nos acompañe y sume otro y otro y otro de diferentes índoles por lo que hemos dejado pendiente… Y los vayamos coleccionando como cromos… Juega un papel importante el no dar lugar a ellos, y si llegan, que estemos preparados para afrontarlos, prepararnos como guerreros para plantarles cara. Cada uno lo hará a su manera… No hay una fórmula universal, impuesta, simplemente cada uno debemos tener la nuestra, la nuestra como marca personal…

¿Tú sabes cuál es tu manera? Piénsalo, y mientras lo vives todo a tu manera, afronta las penas y aprende a exprimir la felicidad, pero no dejes que nadie te diga cómo, solo hazlo “a tu manera”.

 

 

Os dejo con La Voz, envuelto entre las estrellas con más brillo,  el gran Frank Sinatra cantando My way. No tiene desperdicio.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

¿Te consideras aprendiz o empresario?

leather-shoes-402208_1920.jpg

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Peter Drucker, reconocido investigador, autor de diversos libros sobre administración, indica que el empresario no posee características especiales, y, en sí, estas no son necesarias; dice que él personalmente ha sido testigo de cientos de casos en los cuales personas comunes se han desenvuelto de muy buena forma como empresarios.

Según se encuentra el mercado laboral, la precariedad del mismo y las pocas alternativas que se presentan, los emprendedores salen hasta de debajo de las piedras.

También es cierto que hay un dato significativo, son más el número de empresas y negocios que cierran, que los que comienzan su andadura. ¿Alguna vez os habéis preguntado el porqué? ¿Cuál puede ser el motivo? ¡Yo sí lo he hecho!

Es cierta y acertada en mi humilde opinión la cita de Peter Ducker, “empresario puede ser cualquiera”, no se necesitan unas capacidades extraordinarias para ello, pero lo que sí me cuestiono es, ¿el poseer ciertas capacidades puede condicionar el camino al éxito o al fracaso de la empresa? ¡Sin duda creo que sí!

En muchas ocasiones, conversando con personas con las que quizá no tenga un contacto tan directo o recién acabo de conocer, surge la siguiente pregunta: “¿y tú a qué te dedicas?” La respuesta es instantánea, “empresario”.

¿Realmente existe esa vocación empresarial?

Creo humildemente que sí, y además es algo que se huele, se siente, se palpa, es como una vena que no le sale a todas las personas. He conocido a muchos de los que se denominan “empresarios”, pero con esa vena pocos.

Hace escasos días encontré por casualidad un post que muestro a continuación y que para mí tiene mucho significado.

El ser empresario no lo otorga un título, ni es algo que compres. Es una arriesgada y apasionante decisión, pero a la hora de la verdad no todos valen para esta faena. Tengo muy claro que esta figura debe tener unos rasgos que no muchos poseen.

Puede ser que muchos de vosotros os hayáis encontrado con esta respuesta, “de profesión, empresario”, o incluso os estéis planteando emprender. Si os encontráis en cualquiera de los dos casos anteriores, os invito a que planteéis u os planteéis las siguientes cuestiones:

  • ¿Posees una gran capacidad para dirigir?

La mayor parte de la responsabilidad de alcanzar los objetivos marcados sin duda es tuya como empresario. Eres la persona que tiene la última palabra en las decisiones, y para ello tienes que saber marcar el camino a seguir. Debes tener el potencial necesario para sacar a flote las habilidades del personal que tú mismo has elegido para que te acompañe en tu andadura.

Nada puedes dejar al azar, debes tener un plan, no ir a salto de mata.

  • Este es tu objetivo, ¿pero sabes cuál es tu meta?

¡La pregunta del millón! Dejemos a un lado los objetivos mensuales, trimestrales, por empleado… No, estamos hablando del camino a seguir para alcanzar tu meta. No te puedes permitir dar palos de ciego. Tan claro la tienes que tener que debes hacérsela llegar con la mayor transparencia posible a las personas que están a tu alrededor. Debes llegar a seducirlas con tu idea, ya que si tú no lo tienes claro, los objetivos estarán difusos, y será complicado que los balances sean satisfactorios, y el riesgo será mayor de que el proyecto no tenga éxito ni continuidad en el tiempo. Y no solo tú pagarás las consecuencias. ¡No hagas víctima a los demás de tus errores!

  • ¿Estás dispuesto a asumir riesgos?

Debes saber asumir riesgos para crecer, pero antes de ello debes ser consciente de los pros y contras de cada disyuntiva, y mantener los pies en el suelo y la cabeza sobre los hombros… Esto último es muy importante, no te busques problemas, no se los busques a otros.

  • ¿Posees capacidad de decisión?

Eres la persona que más decisiones vas a tomar en tu organización. Como cualquier otra persona, unas veces acertarás y otras errarás. No caigas en el error de “echar balones fuera” cuando cometas un error. Es lo más recurrente y lo más sencillo a corto plazo, pero a medio o largo, estarás a la deriva y solo.

  • ¿Tienes esa vena y carisma entonces?

Solo ese empresario del que hablo, sí, ese que tiene vena y carisma es capaz de sacar de los que tiene alrededor lo mejor de cada uno.

Potencia a los subordinados, dedica el conveniente tiempo y dinero a su continua formación y a la tuya propia, debes saber delegar en ellos, haciendo que se sientan importantes y respetados como personas, ayuda a obtener la mejor implicación del conjunto de la plantilla. Se echa en falta dentro de las empresas ciertas palabras como “gracias”, “disculpa”, “de nada”, “buenos días”, “enhorabuena”, “gran esfuerzo”, “magnífico”, “te lo agradezco”… ¡Empieza tú a marcar la diferencia!

Eso sí, se escuchan más a menudo “que no vuelva a suceder”, “un grave error”, “que sea la última vez”, “esto es un ultimátum”… No llegues a utilizar el autoritarismo, si no piensa que en algo estás fallando.

Una cosa importante, ¡los errores y fallos, se corrigen en privado!

Nunca olvidemos que trabajamos con PERSONAS, personas con vidas, con necesidades, inquietudes, historias… No eres nada sin ellas. Tu organización la compone un grupo humano, del cual te guste o no dependes. No arrastres, no humilles, no arañes, no dañes, no prives de libertad y mucho menos juegues con el pan de nadie.

También quiero recordar que abusar de la necesidad de otros, empequeñece… Tú como empresario no serías nada sin los trabajadores, solo tendrías una idea. Para alcanzar esa meta necesitas de los demás. Los trabajadores deben tener claro su papel, pero no caigas en la tentación de la vanidad, llegando a pronunciar “sin mí, no serías nada…”

 

Fomentemos los valores humanos, las sanas relaciones entre
personas dentro de las empresas, para que todos se sientan
implicados en un proyecto común y orgullosos del mismo. En
un equipo es importante que haya un buen capitán y líder, pero
todos han de sentirse útiles, respetados y reconocidos, pues los
éxitos dependen de la suma eficiente de todos. Quien está a la
cabeza, ha de mantener siempre la humildad, y servir a los
demás como ejemplo profesional y personal.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com y Google

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

El silencio del buen amigo

hands-1445244_1920.jpg

 

Por Carmen Prada

 

“Un amigo es alguien con quien se puede no hacer nada y disfrutar de ello”. Anónimo.

 

No, no me he vuelto loca.  Hace pocos días, estuve hablando con unos amigos acerca de este tema, y al yo referirme a la cita con la que empieza el post, y que comparto totalmente,  se extrañaron. “¿Cómo puede ser posible eso, Carmen?”

Tengo claro que habrá opiniones de todos los tipos, pero para mí la amistad es una de las cosas más valiosas y a la vez gratuitas que la vida te puede regalar.

La amistad no es incompatible ni con la pareja ni con la familia, y tampoco debería serlo entre sí, es decir, unos amigos pueden conocer a otros a través de ti, y eso puede enriquecer a todas las partes. En el amor soy 100% monógama, pero en la amistad no hay que pretender ser monopolizador ni absorbente, pues la genuina amistad respeta la libertad y no busca satisfacer el ego siendo el centro de atención de los demás.

A menudo comparo la amistad con el amor, pues hay amistades que lo son a primera vista, otras ves que nunca llegarán a terminar de cuajar, otras relaciones a las que les cuesta madurar, pero que a base de adversidades y buenos momentos se hacen eternas. De todos modos, cuando alguien me dice que la verdadera amistad es la que lleva años de recorrido, perdonadme que dude que a la amistad haya que ponerle unos límites de tiempo para denominarla o no como tal.

Algunos ingredientes que ha de tener: confianza, confidencialidad, alegrías, lágrimas, lealtad, música…, pero también silencio.

Cuando me refiero al silencio, lo hago porque hay momentos en los que las palabras o los gestos sobran, lo más importante es el saber estar ahí. Es más, puede que incluso en ese preciso momento no tengamos a esa persona a nuestro lado, pero solo con saber que está, que existe, nos sentimos más tranquilos.

Claro que hay momentos para disfrutar de la amistad de diferentes modos, y quizás se esté abusando de la palabra en cuestión, tal vez haya en muchas personas una gran necesidad por mostrar emociones. Curiosamente, aunque las distancias se acorten en nuestros días gracias a los avances tecnológicos, la sensación de soledad en muchas personas aumenta, y enseguida, habitualmente de forma precipitada, se pasa de decir “conocido” a amigo.

No voy a ser yo la que juzgue esta necesidad, pero sí creo que otorgar o no esa etiqueta depende de cada uno de nosotros.

Hay amistades que son largas en el tiempo, que existe una distancia geográfica, pero que cuando una vez cada mucho escuchas su voz por teléfono, es como si el tiempo se hubiese parado y todo siguiese en el mismo punto. ¡Es eterna, es incondicional!

rope-1469244_1280.jpg

También existe esa en la que solo necesitas su compañía mientras te desahogas con el llanto. Aunque las lágrimas recorran tus mejillas, puedes decir que eres afortunada, pues alguien importante y a quien necesitas en ese momento está a tu lado.

Podría poner más ejemplos, pero creo que son suficientes para explicar mi idea de lo que realmente es disfrutar y sentirse bien sin hacer nada cuando un amigo está a tu lado.

¡No hace falta hacer nada extraordinario para seguir disfrutando de la verdadera amistad!

No permitas que nada ni nadie te aleje de ese amigo que de un modo u otro, cada uno a su manera, te acompaña.

Tampoco te dejes condicionar por tu situación personal de pareja, por el sexo de la persona con la que tengas esa amistad, ya que ésta no entiende ni de celos ni de prejuicios.

El mejor amigo que he tenido y tengo es el hombre que es mi esposo. Y siempre, antes y después de casarnos, ha respetado con total confianza y naturalidad que pueda tener amistad con otras personas de ambos sexos.

Siempre hay alguien dispuesto para salir por la noche, tomarse unas cañas o irse de cena… Te hago una pregunta, ¿esos son los que te acompañan cuando las fuerzas fallan y necesitas hablar? Porque si es así, ¡tienes un tesoro! Si simplemente están para lo primero, dale más valor a eso que se llama AMISTAD, y no se lo llames a cualquier cosa.

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

¿Te comportas como un tigre o como un colibrí?

colibri.png

Esta es mi opción, ¿y la tuya?

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Hoy no voy a comenzar con una cita célebre o una de esas que vienen de la mente de “servidora”, pues no, hoy quiero hacerlo con un personaje público que me gusta escuchar por su sabiduría de vida, que es inmensa, y por su interior con grandes valores humanos. Es el famoso actor  Antonio Banderas, cuando hace unas semanas en una emisora de radio recordó una anécdota que da pie al tema que hoy quiero tratar.

El malagueño explicaba que un día se le acercó un individuo para felicitarle en la fiesta de celebración de los premios Oscar, y le dijo: “¿sabes quién soy?” Banderas no le conocía, así que  el chico le dijo que era el fundador de Uber, una de las empresas más exitosas de los últimos años, y le confesó que se había caído una y otra vez antes de triunfar, y que antes de que todo le saliera bien, debía mucho dinero. Ese chico nunca perdió la esperanza y siguió adelante, a pesar de los fracasos.

Y es cierto, en la vida ninguna decisión es gratuita. Y antes de tomarla, debemos ser conscientes de si estamos preparados y dispuestos a pagar el precio, y además hacerlo gustosamente.

Podríamos en ocasiones hacer paralelismos entre diferentes tipos de personas y los propios animales. Puede sonar extraño, pero no lo es tanto…

Por un lado, podríamos hablar del tigre, que es todo fortaleza aun sin moverse, simplemente por la mirada de sus ojos. Y en el polo opuesto, podría encontrar al colibrí, un ave preciosa por sus múltiples colores, pequeñita de tamaño y con un vuelo limpio, capaz de dar giros en todos los sentidos a una velocidad vertiginosa, adaptándose y aprovechando en su favor los cambios de las corrientes de aire.

tiger-498543_1920.jpg

¿A dónde quiero llegar? Muchas veces, tenemos ante nosotros a personas que por su apariencia, que en ocasiones es desdibujada, muestran su lado “tigre”, ya que de este modo se sienten más protegidas ante las dificultades y de cara a otras personas. Las vemos como personas que todo lo pueden, fuertes, con carisma, personalidad, autoridad…,  y en el fondo son personas con grandes problemas de autoestima y falta de confianza en sí mismas. Dependen cada mañana de “vestir ese traje” que por momentos no es de su talla.

Les observas, y ves que todo es simple apariencia, ya que cualquier dificultad que se les presenta se vuelve un mundo para ellos, ya que carecen de capacidad de reacción, y sobre todo de esa verdadera personalidad que hace a uno diferente. Llega la hora de apretar los dientes, y en vez de eso se rinden fácilmente, no se sienten capaces.

Está claro que no hay dos personas iguales en el mundo. Cada uno de nosotros es único y excepcional. ¿Qué es lo que nos diferencia? El equilibrio entre las fortalezas personales.

¿Quién nos dice a cualquiera de nosotros que esa fortaleza mental no se puede encontrar en las personas que menos lo aparentan? ¡Los colibrís!

¡Sí! Esas personas que, aunque aparentemente frágiles, son las que aparecen en los momentos precisos, esas que muchos buscan cuando necesitan ser escuchados, y aquellas en las que otras muchas personas se quieren reflejar… Y todo, ¿por qué?

* Porque son personas que se conocen mucho, su relación con los demás la viven de manera más eficiente.

* Mentalmente fuertes, son compasivas consigo mismas y se quieren pase lo que pase.

* Confían en sí mismas, y esto les permite superar la gran mayoría de retos que se proponen.

* Aprenden de sus fracasos, lo que les permite crecer. Solo visualizan el mirar para adelante.

* No buscan caer bien a todo el mundo, eso es imposible. Tienen su propio estilo.

* Aceptan las críticas constructivas y las aprovechan para aprender.

* Tienen muy claro quiénes son y hacia dónde quieren ir.

* Afrontan los miedos y retos, sin ser parásitos en su propia zona de confort.

* Su mentalidad siempre es positiva pase lo que pase, algo que llega a contagiar a las personas que tienen alrededor.

* Son personas capaces de hacer frente a las adversidades de la vida y salir fortalecidas de ellas.

 

Es importante que tengamos en cuenta que por más ogros que parezcamos, más alto hablemos y más miedo impongamos, de nada nos va a servir para reponernos de los fracasos e ir sin tregua a por los éxitos.

Otras personas y de modo acertado, optan por construir en silencio, adaptarse a las dificultades sin llegar ni siquiera a plantearse abandonar, porque creen en sus cualidades y capacidades.

 

No puede impedirse el viento. Pero pueden construirse molinos. Proverbio holandés.

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

La más negra realidad es el no verla

head-674124_1920

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

“Peor que ver la realidad negra, es el no verla”Antonio Machado.

 

Cualquier circunstancia o acontecimiento puede servir para distraernos y dejar a un lado la realidad de nuestra vida en un momento determinado. La intentamos evitar o ignorar, como si por darle un tiempo se fuera a olvidar de nosotros. Pero sin duda, ¡es nuestra sombra! Una sombra que se desplaza de lugar, dependiendo de nuestro “posicionamiento” en la vida.

En ocasiones, no nos posicionamos frente a ella, bien sea porque no somos conscientes o porque no nos conviene verla.

Podemos encontrarnos, a modo de ejemplo, ante situaciones como:

  • una enfermedad propia o de alguien a quien queremos.
  • Nuestro negocio cae en picado e intentamos salvar algo insalvable.
  • Una situación de desempleo que escondemos ante la sociedad.
  • El hecho de no aceptar nuestras limitaciones, poniendo en peligro nuestra situación profesional y personal.
  • Una situación de pareja a la que le está fallando alguna de las patas, y se tambalea cada vez más.

Estos ejemplos son más que suficientes, ya que lo único que pretendo es poneros un poco en situación para lo que viene.

Dicen que realidad solo hay una, aunque la podemos colorear de diferentes tonos, pero no deja de ser personal e intransferible.

A veces la realidad duele, ¡pues claro que lo hace! Pero, ¿qué hacemos, escondemos la cabeza bajo tierra? ¡Lo aconsejable y sin otra opción mejor es hacerle frente!

Al final, lo que logramos es que nuestra mochila se vaya cargando de piedras, hasta que llega ese momento en el que explotamos y normalmente con consecuencias colaterales.

Sal de tu zona de confort, porque aunque a veces no se nos pase por la cabeza, el mirar a otro lado puede llegar a convertirse en nuestra forma de vida, en nuestro hábitat natural. De algún modo, nos hace sentirnos protegidos, sin pensar que afrontar las dificultades, las adversidades, los miedos…, es algo que tarde o temprano vamos a tener que hacer.

Dejemos a un lado nuestro orgullo, y llamemos a las cosas por su nombre con alguien de confianza, esa persona que sabes te va a escuchar y se va a interesar por lo que te está sucediendo. Realidades duras vivimos todos, existen en todos y cada uno de nosotros. Verás cómo a esa mochila pesada le va disminuyendo el peso.

Nos pueden dar otra visión, alguna idea, el apoyo que necesitamos, pero también un abrazo, el cual podría complementar todo lo anterior.

Es importante que nos queramos, que nos conozcamos, que no caigamos en la tentación habitual de autoengañarnos. La reflexión en soledad es lo mejor para afrontar eso a lo que tanto tememos. Han sido demasiadas las personas a las que les he escuchado decir que “no hace falta salir de tu hábitat natural para reflexionar”. Me posiciono al respecto en contra, y puedo deciros que continuar con la rutina cotidiana acaba por ser un “no tengo tiempo de nada”. ¿Realmente creéis que es eficaz? ¡Es otra excusa más para no encontrarnos!

Claro está que el que nos queramos depende en gran medida de las personas que nos rodeen. Cuanto uno más débil se muestra o parece, más carne de cañón se vuelve para los “depredadores”. Evita, echa fuera de tu lado a toda persona tóxica que limite tu liberación. Recuerda que las amistades y conocidos los elegimos nosotros, ten criterio para ello.

Recuerda que podemos ser cobardes o tomar decisiones. Sabéis que no soy una vendehúmos, y si alguno de vosotros tuviese la oportunidad de hablar con alguna de mis amistades, y les preguntaseis a cualquiera de ellas, “a Carmen cuando le pides una opinión o un consejo, ¿cómo es su forma de actuar?”, la respuesta sería siempre la misma, -“me dice lo que entiende es lo mejor para mí, nunca me va a decir lo que quiero oír”-. ¡Y así es! ¿Qué ayuda les proporcionaría entonces?

Quizá algunas personas de mi sector profesional difieran con respecto a mi forma de actuar, pronunciándose como en ocasiones he escuchado decir, “para qué decir algo que puede doler y hacer sentirse mal a quien te escucha”. ¡Perdonadme, pero a veces sí lo veo necesario! Con estas pequeñas “ayudas de vendehúmo”, pasamos de decirle “qué mono te queda ese vestido” (cuando realmente le queda horroroso y va haciendo el ridículo), a frivolizar con cosas realmente serias.

Seamos sensatos y honestos, no vendamos humo y sí en cambio dosis de realidad. Con dulzura, con humanidad, con sensibilidad, con cariño, pero siempre con la verdad por delante.

“Puedes seguir poniendo excusas en tu vida, o puedes optar por ir a por el éxito. Pero ten en cuenta que todo comienza en uno mismo”Carmen Prada.

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

No te enamores de un hombre que no llora

pareja-mirandose-con-amor-fondo-sol

 

Por Carmen Prada

 

Soy consciente de que hoy, 19 de marzo, el calendario nos recuerda la celebración del Día del Padre, aunque este año la festividad litúrgica de San José se traslada al lunes 20 por coincidir con el tercer domingo de Cuaresma, que tiene preeminencia. Llevamos semanas observando cómo las tiendas se visten para ello, anuncios en los medios de comunicación, conversaciones con amigos sobre el regalo adecuado… Y a raíz de este día, quiero tocar un tema importante, pues creo que es un momento idóneo para hacerlo.

Nada me impresiona más que los hombres que lloran. Nuestra cobardía nos ha hecho considerar el llanto como cosa de mujercitas. Cuando solo lloran los valientes; por ejemplo, los héroes de Homero.  Julio-Ramón Ribeyro.

 

Esta frase representa todo lo que significa para mí el llanto en un hombre. ¿Quién dijo que los hombres no pueden llorar, que no se lo pueden permitir, que es de cobardes?

Por defecto, pensamos que llorar no es un buen síntoma, que lo debemos evitar… ¿En cuántas ocasiones has dicho o escuchado eso de “no llores, así no se soluciona nada”? ¡Pues claro que podemos y además debemos llorar!

En general, cuando alguien nos dice una frase como la anteriormente citada, en vez de ayudarnos en ese momento por el que estamos atravesando, nos produce todavía más dolor e incomprensión. En la sociedad hemos llegado a considerar el llanto una debilidad, en vez de verlo como una emoción más, como puede ser reír.

Cuando hablamos de los hombres, ¡el tema mete miedo! La debilidad que observamos en el llanto se multiplica a pasos agigantados y empezamos con las dichosas etiquetas.

Os voy a hacer una pregunta a la que cada cual responderá según su condición.

¿Has visto a tu padre llorar?

Yo os confieso que sí, la primera vez que esto sucedió me di cuenta de la sensibilidad que transmitió. De no tener miedo ni prejuicios a mostrar su llanto. Esas pequeñas lágrimas que han recorrido sus mejillas casi sin que nadie se percate de ello, han sido de liberación. Desde luego que yo no considero a mi padre un cobarde, y mucho menos débil por el mero hecho de llorar.

El llanto nos ayuda a desahogarnos, a tranquilizarnos. Nos hace sentirnos más libres, sin represiones, sin miedos.

A veces, las personas lloramos no porque seamos débiles precisamente, sino porque llevamos demasiado tiempo siendo fuertes en exceso.

Si hablamos de la figura de un padre, a mucha gente la han educado en la idea de que es el cabeza visible de la familia, la parte más fuerte, el ejemplo en muchos sentidos, y no puede permitirse el lujo de expresar sus sentimientos y como todo ser humano mostrar sus imperfecciones y miedos.

La responsabilidad es tal, que a lo largo de su recorrido en la vida la mochila que llevan permanentemente en la espalda es tan pesada, que en ocasiones se sienten solos e incomprendidos.

Pero, ¿os habéis planteado qué sucede cuando el ser humano llora de emoción? En ese momento, se produce una auténtica catarsis liberadora. En muchos casos, ese llanto viene provocado por una canción que nos envuelve en recuerdos, un reencuentro con un amigo, un ascenso profesional por el que habíamos luchado sin tregua…

Llorar de emoción se convierte en un ejercicio muy liberador a nivel emocional que se produce inmediatamente, y como consecuencia y de forma inconsciente cuando un ser humano se siente desbordado por sus sentimientos.

¿Por qué cuestionamos el llanto por sufrimiento, y no lo hacemos cuando aparece por emoción?

Lloremos cuando tengamos que llorar, no temamos a las etiquetas, compartamos esa tristeza que nos ayudará a llevarlo mejor, pero eso sí, tengamos en cuanta con quién lo hacemos… No se trata de ir llorando de esquina en esquina, se trata simplemente de liberar una emoción más que nos pesa y a veces demasiado.

Para todos los padres que son el fuerte tronco en la familia, ese espejo en el que muchos nos reflejamos… Mostraros humanos y sin miedos, ayudad a  crecer a vuestros hijos sin prejuicios y mucho menos les digáis que “los chicos no lloran, tienen que pelear”, porque los estaréis encaminando directamente a que sean “machitos” en vez de verdaderos hombres.

Y para todos nosotros, que los tenemos enfrente, dejemos que lloren. Acompañémosles en las alegrías, pero también en esos momentos en los que se muestran más frágiles. Eso sí, no os olvidéis de llevar con vosotros siempre un pañuelo, quizá alguien lo pueda necesitar. Incluso uno mismo…

Por y para los padres y en especial para el mío, que tanto nos han dado y tan poco nos han pedido. Si en estos momentos tu padre ya no te acompaña en el recorrido de la vida, no te sientas mal si al recordarlo tus ojos se humedecen.

 

Un padre jamás deja de ser padre. Un hijo, tampoco…

 

 

 

 

 

*Fuente de la fotografía, Pixabay.com

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.