Carta a mí misma, ejercicio de introspección

a890cb0184c7e112ff22dfd5ce574860

Artículo publicado por Carmen Prada

 

“Sí, me escribo o te escribo, según lo miremos, para recordarte varias cosas que quizá te vengan bien en el futuro.

Aunque también es cierto que las puedes compartir con cuantas personas desees, ya que puede que algunos de los recordatorios le vengan bien a muchas de ellas que ya conoces, o que no, o a esas que conocerás por el camino.

¡Cómo cambia la vida, y cómo lo has hecho tú!

Quiero recordarte tus orígenes, cómo te comportabas siendo niña e incluso adolescente. Todo lo que te regalaron tus padres y cómo no, ¡los palos que en la vida te has llevado!

¿Recuerdas que hablabas para el cuello de la camisa? ¡Sí, quién lo diría! Simplemente te lo quiero recordar porque creo que a estas alturas eres consciente del cambio tan importante que se produjo con respecto a esto en tu trayectoria personal y profesional. Tanto que las amistades no abundaban, que se dijese…, y creo que cada vez que leas ésta, tu carta, seguirás pensando lo mismo que ahora en tu presente. Esa empatía, la cercanía y personalidad que te definen, te han ayudado mucho a relacionarte con muchas personas, y algo aún más importante, a ser capaz de hacerlo de la forma más natural con personas de muy diferentes perfiles sociales, económicos, laborales, humanos…Y sin dejar de ser yo misma, eso nunca.

También te digo que desde tu frágil y tímida adolescencia tu personalidad ha evolucionado de forma imprevisible. La de ahora es fuerte como un roble, por momentos inentendible para algunas personas, ¿por qué? Porque en ocasiones alguien que tiene las ideas claras y es consciente de lo que quiere y de lo que no, resulta difícil de encajar. Ah, ¡y no olvides que encima eres mujer!

Hay algo que no cambiará en ti, pues era algo que ya sufrías en tu juventud. El malestar y dolor que te causan las decepciones que recibes por parte de las personas a las que quieres. Aunque has de saber que estás dando grandes pasos con respecto a este punto. Quizá aún a estas alturas no te hayas dado cuenta, porque llevas mucho tiempo teniendo pasión por las personas, y no dejas una y otra vez de creer en ellas.

Has de saber que de las desilusiones y decepciones viene el aprendizaje, y tú que desde siempre has sido un “culo inquieto”, según me recuerda habitualmente mi querida madre, no te ha importado arriesgarte, pues has sido siempre consciente que ese era el modo de superarte y crecer.

Hay algo que no has perdido y jamás perderás, y es la ilusión por soñar. ¿Recuerdas cuando siendo una jovencita te sentabas en ese banco metálico junto al río Boeza y no hacías más que soñar? Vale, es cierto que ni tienes hijos ni vives en una casa acristalada, pero algo sí es verdad, ¡y es que tienes un esposo que te ama con locura! Claro, ¿cómo te van a decir a ti que los sueños no se pueden alcanzar? Te digo que jamás nadie te quitará tal cosa de la cabeza. Pero lo más gracioso es que lo sigues haciendo, y es algo que no dejarás de hacer, lo de buscar un banco cercano a un río y dejarte llevar por tus pensamientos. En muchas ocasiones, en esos momentos tuyos, encuentras respuestas a muchas preguntas…

Siempre dijiste que te querías parecer de mayor a tu madre, porque siempre ha sido un pilar fundamental en tu vida. Por su capacidad de sacrificio, su entrega, el cariño que siempre ha regalado… No te voy a engañar, mi querida Carmen, pero te has puesto el listón muy alto, aunque con lo cabezona que eres tú con todo lo que te propones…

Jamás olvidarás los golpes a los que te has tenido que enfrentar, y no lo harás porque te han servido para saber que ese camino no es el que debes tomar. Y es que cuando eras una adolescente, te dolían algunas palabras con las que otros te definían, como “empollona”, pero con los años te has dado cuenta de que seguir tu propio camino supone pagar el peaje de que muchos te critiquen o te envidien, pues mucha gente quiere que los demás sean tan mediocres como ellos, sin mayor aspiración en la vida que ser uno más del rebaño.

Tu cabello rizado lo sigues manteniendo, y eres una mujer coqueta y femenina, te cuidas y estás a gusto contigo misma, con tu estilo personal ajeno a modas. Tú eres tú, y te arreglas para ti.

Te podría seguir recordando cosas, momentos, instantáneas. Pero no deseo que cada vez que necesites o te apetezca leer esta carta que un buen día como hoy te escribiste, pienses que todo estaba escrito y que no había nada por descubrir.

Tú sabes que cumplir años es un regalo, que cada día trae consigo miles de oportunidades, que la vida está para sacarle todo el jugo que se pueda y que estar rodeada de las personas que tanto quieres es una bendición. También tienes muy claro que eres una gran afortunada, y das gracias cada día a Dios por disfrutar con tanta pasión con tu trabajo. Algo que también siendo niña no dejabas de soñar”.

 

Queridos ruteros, seguid recorriendo vuestro camino, para que cuando en el futuro echéis la vista atrás, no se pueda decir que no habéis hecho DE VUESTRA VIDA UN SUEÑO Y DE VUESTRO SUEÑO, UNA REALIDAD.

 

Anuncios

¿Sabes descansar?

e7923a6284e7d7aeacda5d4446c007d5

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Disfrutar con lo que uno hace ayuda mucho a no estar pensando demasiado tiempo en los fines de semana, los puentes y las vacaciones, y es cierto, a mí me sucede. Pero cuando llegan estas fechas, próximas a la celebración de Semana Santa, en las que arrasan en los escaparates o en las RRSS las ofertas de las agencias de viaje, las fotos de la gente allá donde se ha ido cada cual, y la famosa pregunta que se repite tanto en esta época, “¿no te vas algún sitio esos días?,”  parece que la mente y el cuerpo se ponen de acuerdo para emitir señales que te llegan con claridad, “descanso”, “desconexión”, “cambio de aires”…

Y claro, uno se da cuenta que ¡las pilas hay que cargarlas!, con lo que si pretendes seguir a un ritmo acelerado, hay que hacer un alto en el camino. También pienso que si me encanta lo que hago, ¿voy a saber cómo descansar? Pues os confieso que cada año me sucede lo mismo, el cambiar mi ritmo de vida me cuesta, ¡pero hay que hacerlo!

Pero realmente me pregunto, ¿es necesario o casi inevitable que haya factores externos, épocas determinadas o costumbres en el tiempo, que sean los que nos marquen nuestros tiempos de descanso?

Cada uno de nosotros vive a ritmos diferentes, somos únicos, nuestras vidas no siguen las mismas rutinas. Con lo que, ¿por qué estandarizar hasta los momentos en los que nuestro cuerpo y mente necesitan reponerse?

¿Qué me aporta el descanso?

  • Desconexión, olvidarme de la rutina, los horarios, las agendas, planes… Simplemente estar conmigo misma y disfrutar de la grata compañía de mi esposo. Momentos que tanto echamos de menos durante el año…
  • Reconozco que me encanta cocinar, pero ¡fuera previsión de comidas!, toca optar por una total despreocupación por la lista de la compra y cuadrante de comidas para la semana. Me apetece descubrir, dejarme sorprender por la gastronomía de la zona que visitamos, y reconozco que en ese sentido soy muy agradecida.
  • ¡Prohibido despertador! Cada mañana me despierto con la misma canción, Human, de Christina Perri, ¡vacaciones también para ella! Es indiferente la hora, no hay horarios, solo me dedico a descansar y disfrutar.

 

  • Claro que me podía dejar llevar por una de mis pasiones, la escritura pero… ¡puede esperar! Eso sí, no voy a poder evitar llevar mi pequeña libreta de anotaciones para quedarme con instantes, palabras, situaciones, reflexiones. Pero únicamente porque para mí, sea la época del año que sea, esta práctica es una afición que me entusiasma, quizá más que eso, es una forma de vida.

 

  • Es un momento del año en el que, con toda relajación, aprovecho para reflexionar, leer, valorar, resetearme interiormente, hablar conmigo misma, y casi sin darme cuenta, regreso con decisiones importantes casi o del todo tomadas. Realmente, cuando se está relajado se ven las cosas de modo diferente.

 

Por todos estos motivos y algunos más, considero necesario y saludable hacer de vez en cuando un parón, pues ello trae consigo beneficios que también forman parte del proceso de crecimiento personal y profesional.

Cada uno vive los momentos de desconexión de modo diferente, no son necesarios muchos días, ni siquiera un gran hotel, o moverte unos cuantos kilómetros de tu hogar… Únicamente, haz todo aquello que no hagas durante el año, porque aprovechar las vacaciones no solo es algo que te mereces, sino que ha de servir para cargar bien las pilas de cara a futuros y apasionantes retos. A algún exitoso entrenador de fútbol le he oído decir que saber descansar es también parte importante de la preparación para alcanzar los objetivos, y estoy segura de que así es.

Podemos disfrutar de tal estado de desconexión en cualquier momento. El cuerpo es sabio, emite señales que en muchas ocasiones no percibimos porque vivimos demasiado acelerados como para observar de qué color está nuestro propio semáforo.

 

 

¡Disfruta! ¡Descansa! ¡Haz lo que te apetezca! ¡Sal de la rutina! ¡Descubre cosas y lugares diferentes! ¡Búscate y encuéntrate! ¡Goza con tu familia y amistades! ¡Déjate llevar por los sonidos y sensaciones de cada momento…!

 

Simplemente, haz lo que te apetezca sin que nadie te diga el qué.

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, Pinterest.com

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Vive la vida, es un regalo

IMG_20180225_113521.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

 

“No desperdicies ni un minuto de tu vida, sino vive cada uno de ellos como un regalo que no volverá”. Carmen Prada

Sí, hoy es ese día del año en el que te das cuenta que algo diferente tiene, ¿puede ser que comienza para mí uno nuevo? ¡Exacto! Hoy comienza para mí un nuevo año, hoy la vida me regala sin haberme pedido nada, todas las oportunidades del mundo, y no solo 365 para alcanzar momentos de felicidad, lograr objetivos, metas, sueños, acumular momentos, llorar, reír, conocer a nuevas personas, ser consciente de que otras se apearán…

No sé tú como recibes los regalos, pero en mi caso como una niña inocente que se apresura a romper el envoltorio porque quiere enseguida disfrutar de la esencia.

Cuando llega tal día como hoy, hago balance de en qué medida he aprovechado el último año, y siempre me doy cuenta de que podría haberlo hecho mejor.

Quizá algunos de los que me estáis leyendo podáis pensar que soy demasiado exigente conmigo misma. Os puedo decir que sí soy muy inconformista.

  • Caminamos por la vida a medio gas.
  • Acostumbramos a posponer demasiadas cosas.
  • Dejamos de decir palabras importantes, pensando que ya llegará el momento para ello.
  • Nos fustigamos demasiado y sin piedad en muchas ocasiones, porque solo retenemos en nuestra mente lo peor que hemos vivido.
  • No nos proponemos metas ambiciosas por miedo a fallar o por la pereza que nos da abandonar la zona de confort…

 

Podría seguir, pero no quiero gastar ni un minuto más pensando en lo que nos perdemos.

Nunca aprovecharemos la vida lo suficiente, pero no será porque ésta no nos presente infinidad de posibilidades.

Te propongo que soples las velas de tu tarta no solo pidiendo un deseo previo, sino que también lo hagas tomando todo el aire posible para de este modo celebrar y con mucho aire en tus pulmones, todo lo bello que está por venir. Con los años, lo que no es tan bello lo vamos afrontando y sorteando porque para eso acumulamos experiencias.

Te propongo algo, no sé si tu cumpleaños está cercano, acaba de pasar, o está aún un poco lejano. Sea como sea, toma nota:

  • Vive ese día y cada uno de los restantes con una intensidad que te lleve a pensar que no hay un mañana.
  • No dejes de hacer nada por tus miedos. Hazte dueño de ellos y ten “una conversación seria” con ellos, para explicarles que a partir de ese día tú tienes las riendas de tu vida, no ellos.
  • No permitas que ningún tren pase y que te quede la duda de que quizá era el tuyo y lo dejaste escapar. ¡Sigue acumulando experiencias!
  • Da la bienvenida a cada nuevo día con una sonrisa. Y no dejes de regalarlas, hay personas que necesitan de las tuyas.
  • Quiérete, es fundamental estar bien con uno mismo para entregarse sana y generosamente a los demás. Dar sin esperar es una de las cosas más gratificantes que podemos vivir.
  • Jamás pierdas la esperanza, y para ello has de estar armado de autoestima para luchar contra las tormentas de la vida sin dejar de creer en ti mismo. Soy consciente de que vivimos en una lucha constante, pero, ¿disfrutamos de los logros? ¡Empieza a hacerlo!

¡Sí, y ya van 41 años! ¿Y qué? Feliz de vivir con pasión muchos momentos, de disfrutar de las alegrías, de saber llorar las penas, de hacerme más fuerte con las frustraciones, de ser conocedora de mis valores, de tener cada vez más claros mis principios, y de atreverme a tomar decisiones, acertadas o no.

Intento día a día crecer personal y profesionalmente sin perder el horizonte, no olvidarme de lo que soy. Una mujer honesta consigo misma y con los demás, demasiado transparente tal vez, pero así lo prefiero. Soy consciente de dónde vengo, en qué punto me encuentro y hacia dónde deseo ir.

Me queda mucho camino que recorrer, mis sueños los tengo claros, pero el trayecto es largo. Por eso decía con anterioridad que he caminado por la vida con un inconformismo continuo. Me apasiona cada una de las cosas que hago, e intento transmitirlo a todas las personas que me rodean.

He tropezado en muchas ocasiones, pero sé que si no hubiese intentado muchos de mis propósitos, estos tropiezos, que me han ayudado a aprender y crecer, no se hubiesen producido. La suerte hay que buscarla, llamar a la puerta y que después de tanto persistir, que ésta te reciba. Por eso, siempre digo que me siento afortunada por dedicarme profesionalmente a lo que me dedico, ya que es mi gran pasión. Las PERSONAS y todo lo que procede de ellas, mi gran y amado reto.

 

Doy gracias a la VIDA que me ha dado tanto.  Un 5 de marzo de 1977 mi madre me dio el mayor de los regalos que alguien puede recibir,  VIVIR.

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen, de mi autoría

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.