Estoy desesperado, ya no sé qué hacer…

65c0172793aca9e632ff116f306dab19

Artículo publicado por Carmen Prada

 

“Estoy desesperado, ya no sé qué más puedo hacer”, frase de una gran cantidad de los más de 3 millones de desempleados en España, según datos del cierre de diciembre de 2017.

Sinceramente, me ha llevado a escribir este post el verme cada vez más rodeada de personas, amigos y familiares que caminan con los hombros caídos.

Evidentemente, nos podemos encontrar con diferentes tipos de personas, pero lo que más tristeza me causa es que en mi caso son personas que llevan una vida entera trabajando y de pronto se encuentran en una situación completamente desconocida para ellos.

Hace escasos días conversaba con un amigo sobre esta situación que está viviendo desde hace muy poco tiempo. Su edad ronda los 50 años y toda su vida ha estado en activo. Mientras conversábamos, hubo un momento que le pregunté; “pero, y tú, ¿cómo te sientes?”

Sus palabras fueron escasas, pero me dijeron mucho; “Carmen, me está pasando algo que antes no me había sucedido. Por menos de nada me pongo a llorar”.

Y lo cierto es que con la desesperación, llega la desilusión, la forma de ser de cada uno varía, la tristeza empieza a aparecer y el color que tiñe la realidad es el negro.

Cuando uno se encuentra de pronto sin trabajo, puede llegar a dar la sensación de que has estado compitiendo en una carrera de fondo toda tu vida y de pronto, justo antes de llegar a la meta, tropiezas.

Y lo cierto es que las palabras de consuelo, de ayuda…, hasta se repiten; “no te preocupes, verás que esta será la tuya”, “pronto llegará”, “no te desesperes, pronto encontrarás algo”…

Ante esta situación he llegado a pensar, ¿son precisamente palabras lo que necesitan?

Necesitamos, ¡hechos! ¡Movimiento! ¡Colaboración! ¡Implicación!

¿Qué quiero decir con esto? El consuelo ayuda, pero sin duda hay que pasar a la acción si realmente queremos ayudarles.

 

  • Si te lo permite, ¡grita a los cuatro vientos que tu amigo o familiar está buscando empleo!
  • Quizá sea el mejor momento para estar a su lado y que hable y se desahogue. ¡Escuchemos!

5c56eaeffbda94d3d4e111056e01ff85.jpg

  • Las reformas en el ámbito laboral han de llegar, unamos fuerzas para que esto suceda.
  • Recomienda a esa persona a través de las RR.SS. cuando veas una oferta de empleo.
  • Habla con tus contactos, puede que alguien necesite incorporar personal.
  • No seas cómplice de la discriminación que sufren los trabajadores por la condición de edad o sexo. ¡No te quedes callado!
  • Ayúdale a ver que ese camino en el que en estos momentos solo ve piedras, pronto brotará hierba. ¡Hazle sentir que no está solo!
  • Anímale a que acuda a talleres, ponencias, presentaciones… ¡A que practique el netwórking y amplíe su red de contactos!
  • En muchas ocasiones se encierran en ellos mismos y no son capaces de ver qué podrían hacer para trabajar, ya que siempre han trabajado en el mismo sector o actividad y no hay manera de sacarles de esa zona de confort. Habla con él y que te hable de sus habilidades, puede que descubra facetas de él mismo que hasta ahora desconocía.

 

Es duro ver cómo tanto talento se está desaprovechando, cómo la experiencia ha dejado de ser un grado y cómo las oportunidades laborales cada vez son más precarias.

 

  • Una persona mayor de 45 años, ¡aporta experiencia!, entre otras muchas cosas más.

 

  • Un madre, una gran capacidad de sacrificio.

 

  • Un joven, creatividad y frescura.

¿Por qué no apostar por una variedad de perfiles de trabajadores que nos lleve al crecimiento de las empresas, y de este modo a crear más puestos de trabajo?

Para ti, si estás en la búsqueda de empleo:

  • Cree en ti y en tus posibilidades.
  • Vuélvete más inconformista que nunca.
  • Lucha y sin vergüenza por un trabajo digno.
  • Para poder reinventarte, ¡más bien descúbrete a ti mismo!
  • Habla de tu situación con naturalidad y siempre que puedas, eso puede ser igual a oportunidades.
  • No ocultes tus emociones, eso solo hará que te sientas peor.
  • Rodéate de personas que te aporten y te quieran, en estos momentos te darás cuenta de quién está a tu lado.

Y cuando encuentres ese empleo por el que tanto has luchado, ¡celébralo por todo lo alto! Has estado trabajando duro durante un tiempo para conseguirlo, ¡te lo mereces!

 

 

 

 

 

 

 

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

*Fuente de la fotografía, Pinterest.es

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

Anuncios

6 comentarios en “Estoy desesperado, ya no sé qué hacer…

  1. Enrique Jiménez Rodríguez dijo:

    Muy cierto, no sólo se precisan palabras, hay que entender la situación de la persona, que tras estar toda su vida trabajando, de repente parece ser que ya no es útil para nada.
    En mi caso lo pasé tras hacer quiebra de mi empresa, por suerte ya trabajando, pero desde entonces con contratos y condiciones poco estables y eso si, teniendo que demostrar cada día que a pesar de tu edad, eres una persona válida y competente, mientras ves a otros compañeros con veinte años menos que se pueden escaquear tranquilamente, pues nadie pone en duda que todavía sean útiles.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gracias Enrique por compartir con todos. Muchas veces eso nos ayuda.
    Y es cierto, el acompañamiento tal y como comento en el artículo está bien, pero se necesita acción por parte de las personas que nos rodean.

    Un fuerte abrazo y mucho ánimo.

    Me gusta

  3. Marcha a Soledad dijo:

    Que bueno tu relato. El proceso del desempleo nos desestabiliza y perdemos nuestro rol no sólo ante la sociedad sino puertas adentro en la familia. Nos avergonzamos cuando no siempre somos responsables de haber caído en el paro.

    Me gusta

  4. caro dijo:

    Muy bonito articulo. Yo soy de Argentina, tengo 33 años y soy ingeniera química. Esa situación la veo también muy presente entre mis allegados, conocidos, compañeros de universidad. Muchos puestos se cubren entre conocidos y contactos y nunca salen a la luz, por lo que el proceso se torna un poco complicado y llegar a concretar una entrevista o un poco mas parece una real hazaña. Dejar un curriculum en una oficina donde una señorita muy amable lo recibe y lo guarda en un cajón es cosa corriente y lo menos que hace es generarte la duda si algún día llegara a manos de un responsable de recursos humanos. Lo que me inspira la siguiente reflexión: ……debemos recordar que alguna vez todos pasamos por el procesos de búsqueda laboral, todos necesitamos ayuda de alguien, alguna colaboración…….pues entonces no olvidemos y si bien puede que no este en nuestras manos decidir o no tomar a una persona lo menos que podemos hacer es entregar un curriculum a quien corresponda…….pues como mínimo seria un buen acto de generosidad y comprensión………digno de un ser humano!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s