A mí también me sucede… No eres un extraterrestre

wellingtons-1021457_1920.jpg

Artículo publicado por Carmen Prada

“Que no te vendan humo, todos tenemos días basura. Lo que nos diferencia es cómo cada cual los afronta, nada más”, Carmen Prada

Sí, hoy la cita no es de un personaje célebre, es de servidora. ¡Qué le vamos hacer!

Quizá el cambio de estación, los altibajos en las temperatura, virus diversos… nos estén afectando a todos de un modo u otro. Confieso que he pasado unos días de interiorización, reflexión, hablar mucho conmigo misma… Y siempre que cambias de armario, hay alguna prenda de la que prescindir, porque ya no la utilizas o  quizá ya no te sirva.
Según cómo nos encontremos emocionalmente, aceptamos como respuesta un “no hay problema, el tiempo pasa y listo” o “menuda mierda de vida (disculpad por la expresión, pero seguro que todos la hemos escuchado o incluso dicho en algún mal momento)”.

Acostumbro bien temprano cada mañana a salir a caminar por la orilla del río Sil, que surca y dibuja más bella mi ciudad, Ponferrada. Hace unos días, mientras llevaba “mi pinganillo” al oído y en la radio sonaba la canción “Siendo uno mismo”, de Manuel Carrasco, me dejé llevar por su melodía y letra, y sin darme cuenta me arranqué a cantar, pero a todo trapo. Me paré, me reí de mí misma y pensé, menudo día de mierda tuve ayer y hoy a primera hora de la mañana estoy riéndome de mí misma”.

¡Cuánto bien nos hace reírnos de nosotros mismos!

“Día de mierda”, con el permiso de mi gran amiga Susana Álvarez, porque abiertamente un día así los bautizó. ¿Por qué no llamar a las cosas por su nombre?

Hablando desde la más absoluta sinceridad, el humo sale de las chimeneas, con lo que éste no se debe comprar, sencillamente porque no se debería vender…

Las palmeras son árboles formados en su parte superior por la corona o copa, ésta la componen el conjunto de sus hojas. Son muy apetecibles para resguardarnos de la sombra, pero vivir rodeados de “palmeros” que nos eviten el sol en la cabeza, nos impide sentir que el dolor de cabeza también existe y es natural.

Y traduzco, la vida no está dibujada de color rosa, ni siempre debemos buscar a aquellos que nos digan lo que necesitamos oír o hacer.

Toda persona tiene su historia, su vida, sus cicatrices, sus retos. ¡Yo también tengo vida, y es como la tuya, ni más ni menos!

Todos en algún momento queremos mandar todo a la porra, nos sale por la boca lo que se puede decir y hasta lo que no se debe, llegamos a negociar con valores, pensamos que nada merece la pena, que no se ve la luz al final del túnel… ¿Pero crees que eso solo te sucede a ti? Puede que me digas, “no me sirve de consuelo”, y quizá tengas tu parte de razón pero, si la vida no es toda de color rosa, ¿crees que el negro entonces es su color? ¡Tampoco!

Todo va marcado por el color del filtro a través del que miramos ese recorrido vital en el que simplemente somos un caminante más.

Cómo no, también influye cómo se encuentre nuestro corazón, si su latido es normal y no está demasiado afectado por el estrés, la tristeza, la ansiedad…
Tal como hace la naturaleza, es preciso distinguir entre aquellas hojas caducas, que caen porque su ciclo ha terminado, y las que son perennes, y resisten el paso del tiempo y de las estaciones. Así es, en nuestro devenir existencial hay proyectos y personas que quizá sean pasajeros, y no han de ser otra cosa, mientras que otros son los que verdaderamente configuran nuestra historia personal. No confundirnos al respecto es muy importante, y eso pasa por alejarnos de personas tóxicas e ideas estériles que provocan en nosotros culpabilidad y baja autoestima. Claro que tanto unas hojas como las otras dejan huella, y además aprendizaje. Pero es fundamental distinguir cuál es cuál.

Mientras escuchaba la canción que antes os comenté, corrían mis piernas más de lo habitual, y no dudé en compartir con todos esa sencilla experiencia. ¿Y sabéis por qué?

  • No somos ejemplares, todos tenemos nuestras miserias.

  • Debemos querernos como somos para querer a los demás como se merecen. ¡Empecemos la casa por los cimientos!

  • Nunca olvidemos que un día fuimos fuertes. ¡Y no hay que dejar de intentarlo, pues conocemos esa sensación!

  • La vida pasa ante nuestros ojos, no dejemos que en ella abunden los “días de mierda” sobre los gratos. Recordad, ¡esos “días de mierda” los tenemos todos, no hay que avergonzarse por ello!

 

Pero sobre todo y ante todo, y aunque muchas veces nos duela lo que encontramos, busquemos ser nosotros mismos, estemos donde estemos y nos acompañe quien hayamos decidido.
Para terminar, os dejo la canción que me ha inspirado, no dejéis de escucharla, e incluso cantarla a pleno pulmón, que un poco de locura no está de más.

Carmen Prada | Consultora de Desarrollo Personal y Profesional

Imagen de Pixabay

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Guardar

Anuncios

Un comentario en “A mí también me sucede… No eres un extraterrestre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s