La paciencia, clave para alcanzar tu objetivo

IMG_20160629_182240

Un riego de paciencia te dará su recompensa

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Esta semana he visto cumplido uno de los objetivos que me había propuesto tras regresar de vacaciones, ver nuevamente en todo su esplendor una de mis plantas que con tanto cariño cuido cada día, pero que en esos días de descanso alejada de casa sufrió la pobre y mucho. Aunque el resto de las plantas sufrieron también la falta de riego, el perjuicio en ellas no fue tanto.

Lo cierto es que cuando vi su estado, recordé ese dicho de todo mi gozo en un pozo… ¡Pero no me rendí! Buena soy yo para eso… Y así lo he hecho, durante todas estas semanas he tenido un cuidado especial con ella y lo he logrado. Sus hojas ya lucen verdes y sus pequeñas flores blancas ya tienen luz propia.

La paciencia dicen que es una virtud, pero desde luego la tenacidad hasta lograr casi imposibles es el resultado de la confianza que uno deposita en sí mismo.

Parece que tanto en nuestra vida diaria como en la profesional, queremos y necesitamos todo ahora y en este momento, y además, si es posible, sin que nos dé muchos problemas lo que se nos ha metido entre ceja y ceja.

Es una cadena de impaciencias, las empresas quieren los resultados que ellas mismas marcan, ¡ya, sin demora! Sin pensar que entre objetivo y objetivo marcado y alcanzado hay personas. Personas que para algunas empresas son números, no piensan en lo que pueden necesitar, y en muchas ocasiones no se paran a escuchar lo que está fallando para lograr ese resultado esperado de ellos, simplemente porque todo corre mucha prisa, no hay tiempo… Y si algún profesional no da la talla enseguida, o en el tiempo que la empresa tiene estipulado como “plazo de cortesía” para que el profesional funcione independientemente de sus características, valores, atribuciones, aportaciones… ¡A la calle! Al final, son meros números.

ball-72375_640

Las reglas o normas tan rígidas y universales que tiene cada empresa, no se adaptan a los trabajadores, son cada uno de ellos los que se deben adaptar a la empresa y en tiempo récord. Me reitero en algo en lo que siempre he creído, es muy injusto tratar a todas las personas por igual.

Con lo cual se quieren resultados ya, líderes ya, trabajadores estrella ya, equipos que despunten ya, ser empresa líder en ventas en tu zona ya, tener una buena reputación ya, crecer ya… ¡Y todo ya! ¿Pero qué sucede cuando no llegan los resultados en el tiempo esperado, básicamente porque no hemos trabajado cada día para obtener los resultados óptimos? Llega la frustración y la señalización de culpables.

¿No creéis que hay una gran falta de comunicación en las empresas? Para que lleguen los éxitos, debemos tratar a las personas como personas, formarlas, hacerles sentir partícipes incluso de los objetivos a marcar, que se sientan importantes, que tomen la iniciativa en muchos casos, que se les escuche y atiendan sus necesidades… Incluso negociar con ellos los incentivos, las comisiones, premios… De este modo se sentirán más involucrados para conseguir los logros, y al mismo tiempo se obtendrían profesionales, pero profesionales de tu empresa.

La impaciencia, casi siempre en la vida viene acompañada de derrotas. Todo en esta vida hay que trabajarlo, requiere esfuerzo, dedicación y tiempo.

Y en nuestra vida personal, qué decir… El ascenso, renovar el coche, cambiar el teléfono, todo sin demoras, que tus amistades te respondan siempre y ya, vamos a un restaurante y nos tienen que servir sin esperar… Vivimos en una permanente presión que nosotros mismos nos creamos. En muchas ocasiones colocamos nuestras expectativas demasiado altas, pensamos que la mayoría de las cosas se nos tienen que otorgar en la vida porque sí, no aceptamos los noes por respuesta y además no damos tiempo a la argumentación de la misma. Y todo en nuestra vida tiene que ser ya, ya y ya.

¿Qué nos sucede cuando las cosas no llegan cuándo y cómo esperamos? ¡Otra vez aparece la frustración! Y entonces vuelvo a reiterar que practiques la paciencia en tu vida.

Hay que sembrar para recoger, ser educado para recibir lo mismo, saber esperar a que lleguen las cosas cuando tengan que llegar, no presionar a los que tenemos a nuestro alrededor con nuestros propios propósitos irreales, ser paciente con quien lo lleva siendo tiempo contigo, ser ambiciosos pero sin caer en la precipitación y el agobio, disfrutar de los momentos que la vida nos regala. Y todo, con una dosis de la bella virtud llamada paciencia.

Mi planta está hermosa, es mi orgullo, logré mi mini-objetivo con cariño y un chorro fresco para ella de mucha paciencia y cariño. Todo ese esfuerzo me lo devolvió con sus pequeñas y frágiles flores blancas, que lucen como nunca.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

2 comentarios en “La paciencia, clave para alcanzar tu objetivo

    • Muchas gracias por la motivación que me transmites con mi resucitada y pobrecita planta. ¡Pues menudo disgusto! Pero con cariño y paciencia… ¡Todo se puede conseguír!!
      Jajajaja, menos mal que ya está hermosa. Le diré Luis, que te has interesado por ella, ¡se alegrará mucho!jajaja

      ¡Un abrazo enorme!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s