¿Por qué no ir a por el oro en nuestra vida?

2016-13-8--08-13-31

 

Artículo publicado por  Carmen Prada

No sé cuántas medallas habremos conseguido en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 hasta el sábado, día en el que veréis la publicación de este artículo, por parte de todos los valientes, soñadores y sacrificados deportistas españoles que ilusionados han preparado con denuedo este gran cita deportiva, la más importante sin duda.

Lo que sí sabré el sábado es lo que la valiente de Lidia Valentín, nacida en Ponferrada el 10 de febrero de 1985, aunque criada en el vecino municipio de Camponaraya, deportista española que compite en halterofilia, y en la cual hemos depositado firmes esperanzas de medalla en estos Juegos, habrá logrado.

Lo cierto es que pase lo que pase, ya es una heroína, y lo que ha conseguido hasta el momento es el respeto, la admiración y el cariño de toda la gente que la apoyamos y nos sentimos orgullos de sus logros. Todo lo anterior es lo más grande a lo que alguien puede aspirar ya no simplemente como profesional, sino como persona.

Con los tiempos que corren en nuestro país, la política patas arriba, los problemas de paro, la situación de violencia que está viviendo el mundo entero, siento como bueno y además necesario que algo nos una como españoles. Especialmente en mi comarca, El Bierzo, que lleva siendo azotada por la crisis años y además duramente. Para todos nosotros, estos JJ.OO. hacen que nos sintamos doblemente orgullosos, por todo el equipo olímpico español y en especial por nuestra campeona, Lidia Valentín. Y vuelvo a repetir, haga lo que haga.

Es cierto que el deporte muchas veces deriva en violencia y enfrentamientos, algo que sobre todo vemos en otros países, pero por otro lado, en momentos en los que parece que todo se ve oscuro, el deporte también ofrece pequeñas ráfagas de luz, parece que por momentos nos hace evadirnos de lo que estamos viviendo y por lo que estamos pasando y hace posible que rememos todos en la misma dirección.

El Bierzo se ha volcado con esta mujer que desde temprana edad ha sacrificado parte de su juventud y por su pasión, la halterofilia. Para todos los bercianos, tener a alguien en nuestra tierra con unos valores tan importantes como la humildad, el sacrificio, esfuerzo, valentía… hace que todos nos unamos para apoyar a la que ya es nuestra campeona.

He oído, observado, sentido, como con el paso de los días, las redes sociales, los periódicos digitales, las noticias en la TV de la zona se han volcado con ella. Por unos días, parece que todo se ha visto color esperanza, dejando entre paréntesis preocupaciones o malestares diarios.

Yo vivo el deporte de cerca durante todo el año, lo practico menos de lo que me gustaría, pero soy una apasionada de él. Veo cómo es capaz de generar amistades, unir a personas, ser un aliciente en muchas vidas, resultar un sacrificio para algunos el poder disfrutarlo, ver aficionados acompañando a sus equipos allá donde se desplacen, hacer que uno se sienta orgulloso de unos colores, celebrar las victorias y también compartir  juntos las penas. Es capaz de hacer de un gran número de personas, una sola voz, un mismo sentimiento…

El deporte es como la vida misma, hay que sacrificar mucho para obtener lo mejor de él, te hace fijar objetivos por los que luchar, es capaz de mantenerte vivo con los sueños, nos toca luchar mucho para obtener algo, llorar por momentos ante un fracaso, disfrutar con gozo de los logros alcanzados y en definitiva, luchar, luchar y volver a luchar.

¿Por qué en la vida nos vamos a conformar con la plata, si podemos optar al oro?

Se escucha a menudo, y sobre todo en estos momentos, que las penas compartidas son menos penas, pero del mismo modo las victorias se hacen mayores.

¡Viva el deporte, porque ha unido en muchas ocasiones a este país! Podemos vernos reflejados en estos deportistas que lo están dando todo y nos están mostrando que con esfuerzo y sacrificio todo se puede lograr.

No bajemos los brazos en ningún momento, y si llega el momento de la pena por una derrota, la hagamos menor porque podamos compartirla, y cuando haya algo que celebrar seamos capaces de disfrutar de ello.

¿Quién dijo que la vida era fácil? ¡Díselo a todos los que están en los JJ.OO. 2016 y a los que con pena ya han tenido que abandonarlos! La vida no regala nada, es para valientes.

Solo me queda decir, “gracias Lidia por ser entre otros muchos, un ejemplo para todos nosotros”.

Carmen Prada | Orgullosa de ser española y berciana

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

2 comentarios en “¿Por qué no ir a por el oro en nuestra vida?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s