En el amor, ¿”siempre” puede resultar demasiado tiempo?

art

 

Artículo publicado por Carmen Prada

En el año 1994, y firmada por Edward Zwick, y basada en una novela de Jim Harrison, llegó a los cines una cinta maravillosa, mezcla de drama y amor, con tintes de los más grandes clásicos, una película con alma, que desborda pasión y derrocha majestuosidad. Como protagonistas, Brad Pitt y Julia Ormond.

Esta preciosa historia nunca la olvidaré,  Leyendas de pasión. Sí, una vez más, reconozco públicamente que soy una romanticona empedernida, pero esta película me dejó muchas frases interesantes, y hay una que sobresale por encima del resto y la he tenido presente en muchos momentos de mi vida, “siempre, resultó ser demasiado tiempo…” Una frase con contenido, de estas que dan para un café largo de tertulia.

Y es que me viene de perlas en este caso echar mano de esta “generosa” frase para hablar sobre el tema que quiero tratar hoy.

 En los días de descanso que pude disfrutar en el mes de julio, toda mi persona absorbía información y se quedaba con detalles y momentos que me darán para mucho… pero soy consciente que toda esta información la pude procesar en parte gracias al descanso y relajación.

En una de las playas en las que estuve, observé mientras estaba a la orilla del mar, como un hombre ya adulto y una anciana mujer –intuyo que eran hijo y madre-, disfrutaban como cualquier otra familia lo podía hacer en el mar, jugando con las olas. Evidentemente mi atención no se paró en ellos por ese motivo, sino por cómo el hijo transportaba a su madre sobre el agua con una especie de carrito que flotaba sobre el mar, ya que esta mujer, pude ver después, estaba impedida y ya sobre tierra utilizaba una silla de ruedas, pues no podía caminar.

La escena en sí no era lo que me mantenía entusiasmada, sino la ternura de ese momento. Al hijo se le veía incluso más feliz que a su madre, estaba disfrutando tanto o más que ella mientras ésta no paraba de sonreír, jugaba con sus manos sobre el agua y parecía feliz. Sus miradas lo decían todo, y todo era amor. Desprendían amor y felicidad… No sabría decir cuál de los dos se sentía más pleno en ese momento.

Fue en ese preciso instante cuando me pregunté, ¿por qué nos empeñamos en llamar amor siempre a “lo mismo”?

Sé que hablar de amor, puede llegar a ser un tema recurrente, ¿qué no se ha dicho ya sobre él? Estamos por un motivo u otro cada día hablando de este sentimiento, pero también es cierto que en los últimos tiempos me he encontrado demasiadas personas que han dejado de creer en él, por un motivo u otro.

Y es cierto, puede resultar un tema cansino pero, vuelvo a preguntar, ¿por qué nos empeñamos en llamar amor siempre a “lo mismo”? Y vuelvo al comienzo, con la famosa frase de Leyendas de pasión. ¿”Siempre”, puede entonces, resultar demasiado tiempo? Puede ser que aquí esté el problema. Nos desilusionamos con el amor porque lo vemos como “enamoramiento” por una persona, por nuestra pareja, esposo… y además estamos convencidos de que la palabra “siempre” debemos eliminarla porque no es posible en este contexto. Pensamos que el amor no es eterno.

El amor es más que ese sentimiento, vi amor en la mirada de ese hijo hacia su madre. Durante la estancia en el hotel durante esos días, vi amor en una pareja de ancianos que durante todo el día iban cogidos de la mano a todas partes y cuando llegaba la noche, bailaban agarraditos en la discoteca que había en el hotel, como si fuese la primera vez.

Y es que hay amores eternos, amores para siempre. Quizá el amor más fuerte es el de una madre hacia sus hijos, yo lo noto con la mía y creo en ese amor eterno. Creo en el amor y el cariño de unos abuelos hacia sus nietos. Creo en el amor por lo que uno hace o sueña, he crecido con el cariño que mi madre siempre ha mostrado hacia sus flores y plantas, y es que hay infinitos amores que no nos traicionarán, incluso el de pareja, fijaros en los ancianos. ¡No desesperemos, existe! Lo ha hecho siempre.

Pero por encima de todo, creo en el amor que debemos tenernos a nosotros mismos y a la vida, aunque ésta a veces se presente llena de dificultades. Me tengo que querer para amar a la vida, y espero amarla siempre, porque es un regalo de Dios, y he pasado por momentos difíciles, pero les he plantado cara y todo porque sé que la vida merece la pena. Cada día es una oportunidad, cada día nos regala amor, ¡me da igual de dónde proceda, pero me lo regala!

¿De verdad os atrevéis a decir que el amor nunca es para siempre? Hagamos un pequeño ejercicio, ¿cuántos amores te atreverías a decir que tienes ahora mismo en tu vida? ¡Yo muchos, y muchos para siempre!

El primer sábado de agosto de 2012 fue un día inolvidable, el más especial de mi vida, pues celebré mi matrimonio con mi gran amor, mi gran amigo y alma gemela. Tras 4 años, que habrá quien piense que es poco tiempo, pero que han dado para mucho, puedo afirmar que el amor es posible, no faltan las dificultades, pero es viable y provechoso cultivarlo día a día, reafirmarse en el proyecto de una vida en común, compartiendo penas y alegrías, proyectos e ilusiones, momentos y sensaciones. No es imposible mantener encendido el corazón, la mirada cómplice, la caricia tierna, pero aun cuando pudiera llegar un momento de aridez, merece la pena tener presente que lo más importante no son las mariposillas en el estómago, sino la voluntad de caminar juntos, la lealtad contra viento y marea, el compromiso de ser una sola carne, el amor hecho camino, paso a paso, hombro con hombro…

No hacen bien algunas fantasías sobre un amor idílico y perfecto, privado así de todo estímulo para crecer. Una idea celestial del amor terreno olvida que lo mejor es lo que todavía no ha sido alcanzado, el vino madurado con el tiempo. Como recordaron los Obispos de Chile, «no existen las familias perfectas que nos propone la propaganda falaz y consumista. En ellas no pasan los años, no existe la enfermedad, el dolor ni la muerte […] La propaganda consumista muestra una fantasía que nada tiene que ver con la realidad que deben afrontar, en el día a día, los jefes y jefas de hogar»[137]. Es más sano aceptar con realismo los límites, los desafíos o la imperfección, y escuchar el llamado a crecer juntos, a madurar el amor y a cultivar la solidez de la unión, pase lo que pase.

Amoris laetitia, 135

 

 

 

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “En el amor, ¿”siempre” puede resultar demasiado tiempo?

  1. Me encanta, Carmen. Escribir sobre amor y frecuente y es fácil. Hacerlo desde la sencillez y desde la realidad es más complejo y tú lo has hecho.
    Mi enhorabuena por esos cuatro años y mi felicitación a tu pareja por tenerte… y tú a ella.
    Buen fin de semana Carmen.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias Luis por tus palabras. Cierto, un tema complejo, pero la facilidad con la que se utiliza en los últimos tiempos y de manera desilusionante, hace que estemos haciendo de un sentimiento un error.
      Profundizar en los sentimientos, sean cuales sean, es vital en la vida de una persona.
      ¡Muchísimas gracias por la felicitación!
      ¡¡También te deseo un gran fin de semana!! Un abrazo fuerte.

      Le gusta a 1 persona

  2. Todo el mundo quiere vivir ese conjunto de sensaciones y sentimientos que constituyen esa experiencia llamada amor, y quiere vivirlo todo el tiempo. Sin embargo, muchas personas no lo consiguen porque simplemente adoptan una actitud ncompatible con esa experiencia, y lo saben. ¿Por qué lo hacen? Una pena que tantas y tantas personas se estén perdiendo este experiencia.

    Le gusta a 1 persona

    • Cuando pensamos que el amor se vive de manera constante y éste nos lleva a una eterna felicidad, estamos lejos de la realidad.
      Como comento en el post, el amor lo vivimos cada día por momentos y con pequeños detalles pero parece que si no es constante en el tiempo, desistimos de él, renegamos.
      Enamorados eternamente, sí ¡de la vida!
      Muchas gracias, J. Ignacii por tu profundo comentario y por pasearte por mi pequeño rinconcito.
      ¡Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s