Tú eres más importante que tus problemas

 

watercolor-488003_1920

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Reconozco que tenía un tema ya preparado para hoy, pero he cambiado de idea. Una conversación con una persona en estos días, me ha hecho dar un giro hacia otro lado y tocar un tema sumamente importante, a mí así me lo parece.

Alguien que está pasando por una situación familiar y laboral complicada, me pidió poder charlar al respecto. Evidentemente, no soy nadie para dar consejos, y mucho menos decir lo que alguien debe o no debe hacer, pero claro que me importa lo que le sucede a las personas que me rodean, y así lo hice, sin dudarlo busqué el momento de poder reunirnos y el encuentro tuvo lugar.

Además, esta persona tenía verdaderos motivos para cuestionarse cosas; “Carmen, debo tomar decisiones, pero no me encuentro bien conmigo misma…” Cuando pronunció esta frase, se me encendieron las alarmas, de repente me vino a la mente, ¡entonces no tomes ninguna!

Es curioso el ser humano, porque normalmente tendemos a tomarlas cuando estamos en el peor momento para hacerlo. Pero del mismo modo, muchas veces se nos presentan las dos circunstancias simultáneamente, hay que tomar decisiones en un momento en el que nos sentimos mal con nosotros mismos. ¿Puede tener algún significado? Ambas situaciones tienen mucho que ver.

El tener la autoestima por los suelos, hace que a la última persona que queramos, respetemos y demos cuidados sea a uno mismo. Nuestros pensamientos no cesan de ser negativos, pintándolo todo de color negro. En muchas de las ocasiones, sin saber por qué, nos damos cuenta que se repite en el tiempo esta sensación de malestar, inseguridad, angustia, es entonces cuando tenemos que parar y pensar que algo está sucediendo.

  • El pasado es uno de los mayores lastres con los que cargamos, parece que algo te persigue pero no sabes muy bien el qué, por este motivo es importante que seamos capaces de perdonarnos a nosotros mismos. Debemos utilizar ese egoísmo bueno para nuestro propio bien.
  • Intentar evitar los extremos en nuestras vidas para encontrar el equilibrio de los puntos intermedios en la toma de decisiones. Hará que nos sintamos más seguros. De este modo, podremos llevar a cabo la práctica de la libertad responsable de asumir no solo nuestros actos, sino también las consecuencias. Esta es la verdadera madurez de vivir. La de sentirnos responsablemente libres.
  • La honestidad será nuestra mejor aliada, ya no solo para con los demás, sino para con nosotros mismos. Intentar no taparnos los ojos y ver la realidad de lo que acontece, es la única forma de hacer un análisis certero de lo que sucede.
  • Fijar un objetivo profesional, y también personal, será un buen punto de partida para comenzar a fomentar nuestro bienestar, y saber cuál es nuestra meta a alcanzar una vez aprendamos a querernos. Porque amigos, ¡el amor a uno mismo también se puede trabajar! Con lo cual, no dejemos para mañana lo que podemos hacer hoy…
  • Hay que dedicar tiempo en nuestra vida a relacionarnos con los demás, puesto que somos seres sociables por naturaleza. El estar rodeados de gente, pero buena gente, además de enriquecernos, nos hará sentirnos vivos.
  • Arreglarme, maquillarme, ponerme la barra de labios acorde a mi ropa, perfumarme, los tacones altos y mirarme al espejo y gustarme, ¡me da seguridad! Para los demás puedo ser un adefesio, pero para mí soy auténtica, simplemente soy yo. Yo lo practico, y me ayuda mucho a empezar el día con una sonrisa. Debemos mostrarnos naturales, como somos, y sobre todo ser lo que somos por nosotros mismos, no por nadie más. No pretendamos agradar a todo el mundo, eso es imposible, además de muy contraproducente.

El quererse, el perdonarse, avanzar… no es sencillo, ¡claro que no! Y si alguien te dice lo contrario, puede ser que te esté diciendo lo que deseas escuchar, yo no me siento capaz de ello. Lo que sí te puedo decir es que debemos intentarlo, luchar, darnos premios, alcanzar metas, ir dejando por el camino parte de esas piedras que llevamos cargando en la mochila, quizá debas apearte de amistades tóxicas o relaciones que no te dejan avanzar, puede que erres y te caigas varias veces, pero lo importante es que empieces la casa por los cimientos, no por el tejado, lo más importante es que te quieras.

Tomar decisiones es de valientes, de mentes inquietas, de personas activas, con ilusiones, con necesidad de cambio aun a sabiendas de que el camino no será sencillo pero, ¿por qué no intentar ser feliz? ¿Por qué no imponernos ser felices?

¿Has hecho esto y más? ¡Es el momento, tómalas! Pero que nadie te diga cuáles van a ser tus decisiones, de eso ya te encargas tú…

 

Las personas que están a nuestro lado y nos quieren, ya nos han perdonado y quizá en muchas ocasiones, ¿por qué no hacerlo con nosotros mismos? ¡Quiérete como nunca nadie te ha querido!

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

7 comentarios en “Tú eres más importante que tus problemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s