Sin noticias del síndrome postvacacional

vaca

 

Artículo publicado por Carmen Prada

La espera no se ha hecho tan larga, solo me he ausentado un par de semanas, las suficientes para cargar pilas. Pero ¡ya estoy de nuevo aquí!

Puedo decir que los días de descanso me han dado aliento y mucho, por ese motivo –además de ser necesarios para todos- , he llegado a la conclusión de que deberían ser obligatorios, no solo desde una perspectiva ociosa, sino porque son importantes para el propio crecimiento. No hace falta viajar kilómetros, o descubrir parajes nuevos, dejarte caer por calas paradisíacas… lo que sí hace falta es hacer un viaje al interior de uno mismo y encontrarse.

El alejarse del día a día que nos acompaña todo el año, olvidarse de responsabilidades, eliminar alarmas, no llevar reloj, dar igual la hora de la comida o simplemente vivir intensamente cada uno de los momentos que estos días te regale, es más que suficiente para:

  • cargar las pilas;
  • encontrar respuestas a preguntas que no sabías ni cómo formular;
  • dejar la mente en blanco, pues esto hace que seamos capaces de percatarnos de pequeños detalles o instantes que con el estrés pasaríamos por alto;
  • disfrutar con los demás, pero lo más importante, con uno mismo, ya que en muchas ocasiones nos olvidamos de sonreír y disfrutar con y de la vida;
  • descargar las piedras con las que cargamos en la mochila durante el año, y sustituirlas por objetivos ilusionantes;
  • tener el tiempo necesario para asumir o gestionar situaciones delicadas, pues no todas las respuestas que vas a encontrar van a ser fáciles, pero lo mejor es no tener ya esas incertidumbres.

Claro, después de tanto “mar en calma”, llega el momento de la vuelta, de regresar a nuestra vida diaria, a la rutina, a las responsabilidades, trabajo, casa, comidas…

Cuando uno es consciente de que han finalizado los días de descanso y vienes de vuelta, ¿cuál es el estado de ánimo en el que nos sumergimos? ¿Sientes presión en el pecho? ¿Demasiada nostalgia por momentos? ¿Eres de los que piensan que la reacción es la misma en todas las personas?

Quizá una inmensa mayoría de las personas puede haber optado por pronunciar un “sí” a varias de las preguntas anteriores, con lo que probablemente como consecuencia, habréis pronunciado alguna frase como:

  • ¡si me tocara la lotería podría disfrutar de esto cuando quisiese!
  • ¡Soy un fracasado, otra vez a lo mismo!
  • ¡Otra vez a aguantar al jefe y con lo que encima me paga!
  • Mi trabajo está pendiente de un hilo, y no sé qué será de mí.
  • Si en su momento, hubiese tomado la decisión que no tomé…
  • Cada año me digo lo mismo, y no soy capaz de tomar ninguna decisión.

¿Por qué este sentimiento de frustración, de tristeza, de resignación? Dejando a un lado situaciones muy particulares, como por ejemplo el acoso laboral, que no es el tema de este artículo, y refiriéndome a situaciones laborales que pudieran definirse como “normales”, si te ocurre algo así, en mi humilde opinión y sin pelos en la lengua es que sin duda, no eres feliz con lo que haces. Ni más, ni menos. Estamos lejos de sentirnos a gusto con nosotros mismos, y además doblemente. Has tenido la oportunidad de descansar y en estos momentos de relajación, da la sensación de que no has podido replantearte situaciones y parece que simplemente se ha ido uno a la playa a ponerse moreno. ¡Ojo, el hacer este ejercicio lejos de la rutina y quizá de un modo más objetivo, es estar de vacaciones!

¿Creéis que todas las personas reaccionan del mismo modo? En mi opinión, es una grave  equivocación si pensáis así. Aunque también es cierto que nos consolamos pensando en muchas ocasiones que “esto le sucede a todo el mundo, hay que resignarse.” ¡Error!

¿Por qué no intentar decididamente volver de vacaciones y sentirse a gusto con uno mismo en la vuelta al trabajo?

Atrévete a experimentar sensaciones desconocidas para ti en ese contexto, como por ejemplo:

  • ¡venir con las pilas cargadas para hacer frente a lo que se te ponga por delante!
  • Afrontar con ilusión ese proyecto, independientemente del tamaño, que has acabado de perfeccionar mientras hacías nada de nada;
  • sentirte tan fresco que las ideas brotan solas;
  • poner en práctica todas esas reflexiones de las que te has empapado en tus horas de lectura;
  • descubrir que estás preparado, y que te pones con ello;
  • descubrir que volver a la rutina no es ninguna desgracia, sino que cada día es una oportunidad nueva de desarrollo profesional.

Podría seguir, pero si no vas a hacer algo diferente para seguir estando entre el grupo de las personas que regresan peor de lo que se han ido, sería una crueldad por mi parte continuar…

Aun así, cuando sucede, ¿sabes por qué se siente uno tan activo y feliz al regreso?

¡Porque sin duda, disfruta con lo que hace! Tener o luchar por esa sensación, es algo impagable.

¿No te pica el gusanillo por saber qué se siente?

¡Claro que sí! Entonces, ¿qué ocurre?, ¿salir de tu zona de confort te da pereza?

  • Toma decisiones.
  • Equivócate o acierta, pero el inmovilismo no es una opción.
  • Lucha por lo que llevas tiempo soñando.
  • Sé dueño de tus actos y consecuencias.
  • Siente lo que haces como tuyo.
  • Opina y no te quedes rezagado, puede que ese esté siendo uno de tus errores.
  • Sé valiente para que nadie se adueñe de tus metas.
  • No pases por la vida de nadie de puntillas, y mucho menos de la tuya.
  • Que el sacrificio y el esfuerzo de cada día tenga su recompensa…
  • Y sobre todo, ¡disfruta con lo que haces!

Entonces, ¿te pasas al bando de los ganadores?

Has de ser de los de dadme una tarea en la que pueda poner algo de mí mismo y ya no será una tarea; será gozo; es arte. Bliss Carman.

 

Y el próximo año, cuando regreses de tus merecidas vacaciones ya me lo contarás…

 

Solo me queda decir, ¡¡feliz de volver a estar aquí, apasionada con lo que hago!!

 

 

 

 

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s