Ana y sus pies descalzos (2ª Parte)

sea-1027970_1920

 

Relato publicado por Carmen Prada

En el momento en el que su madre aquel domingo le dijo, “hija, todos en la vida hemos venido con una “misión” bajo el brazo, es pronto para que lo comprendas, eres joven aunque lista, pero en cualquier momento te darás cuenta cuál es la tuya…”, Ana comprendió que le tocaba esperar. ¿Hasta cuándo? El tiempo lo diría…

Y  ciertamente, los años pasaban y con ellos el devenir de los acontecimientos. La joven se encontraba en una edad en la que cada vez le costaba más caminar con los pies descalzos, y era consciente de alguna manera que con el paso del tiempo, más cuesta arriba se le haría. Ya había cumplido los 19 años, y todavía no sabía, no encontraba, no alcanzaba a saber cuál era esa “misión” que la vida le había encomendado y sin ni siquiera dar ella su consentimiento.

Había terminado el bachillerato en el Instituto de Llanes, lo cierto es que siempre con nota, y esto hacía que los padres se sintiesen orgullosos de ella. Durante esta etapa, Ana se había dado cuenta que encontrar amistades verdaderas y duraderas era complicado, un sueño por cumplir, y en muchos momentos añoraba a su hermana Magdalena, que ya tenía su propia familia y se encontraba lejos de Llanes, para tener esas conversaciones de hermana pequeña con mayor. Había conocido a su primer amor y la inocencia le había pasado factura, tras sufrir un duro desengaño. Se acercaba ese momento en la vida en el que tenía que tomar decisiones, pero ¿cómo hacerlo si le costaba caminar? ¡Sus pies continuaban al desnudo!

El dolor por momentos se volvía insoportable y Ana en el único lugar y momento que encontraba paz, era cuando llegaba la noche y en su acogedora habitación con los muebles lacados de blanco se tumbaba en la cama y bajo la luz de la lamparilla de su mesita de noche pasaba horas leyendo libros de diversa índole, ojeando poemas y en busca de su respuesta, esa que le explicase el porqué de sus pies descalzos, y cómo afrontar la vida con ellos en esas condiciones.

Era una joven de espíritu muy fuerte,  pero a la vez de corazón muy vulnerable, ya que cualquier dolor ajeno lo sufría ella. Aunque la soledad era su compañera en el camino, era una persona muy acogedora y accesible, su dulzura llamaba la atención y ella misma era consciente que la dureza del camino y los pocos medios para hacerle frente la estaban haciendo una mujer con las ideas claras, los valores que sus padres le habían inculcado intactos y con ganas de comerse el mundo.

Una tarde de verano, Ana y su madre se habían ido a una de las preciosas playas de la zona, ella disfrutaba del sol tumbada en la toalla, siempre iba acompañada de algún libro, y también disfrutaba de los paseos que ambas daban recorriendo toda la orilla. En uno de esos paseos,  Ana le comentó a su madre: “Mamá, por momentos se me hace muy difícil caminar así, desprotegida, y creo no voy a poder soportar afrontar mi vida de este modo, sin protección”. Su madre la miró y le dijo: “Ana, solo sientes que no llevas calzado cuando sufres, pero en momentos de sosiego, tranquilidad y paz no te das cuenta que andas descalza”. “Hija, si te dijese que quizá nunca calces zapatos, ¿qué pensarías?”.

Ana se paró en seco en medio de la orilla del mar frente a su madre, la miró a los ojos y una vez lo hizo, cerró los suyos y se dejó llevar por la brisa que acariciaba su rostro y por el sonido del mar al que tanto amaba. Y es que solo quería disfrutar de ese momento…

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s