Resérvate el derecho de admisión

colores27

 

Artículo publicado por Carmen Prada

La pasada semana, alguien muy cercano a mí y vinculado al mundo comercial, me comentaba con bastante enfado lo injustos y desconsiderados que son los clientes cuando no valoran el esfuerzo y la dedicación en un trabajo a veces tan duro e ingrato como es el de Asesor Comercial.

Pedía mi opinión, incluso que la plasmara por escrito, y eso es lo que voy a tratar de hacer brevemente.

Supongo que todos coincidimos en reconocer que clientes somos todos, ¡evidentemente! El error está en pensar que vendedores son solo los que se dedican al trabajo específico de vendedores. ¡Qué ingenuidad! Todos vendemos algo, empezando por nuestra imagen, y también nuestro tiempo, esfuerzo, capacidades… Cuando ponemos todas nuestras potencialidades al servicio de una actividad profesional, seamos asalariados o autónomos, estamos vendiendo nuestro trabajo, pues lo hacemos esperando obtener una retribución económica en forma de salario, comisiones, beneficios… A mí, que como sabéis soy futbolera, me provoca hilaridad que cuando las cosas no van bien se llame “mercenarios” a los jugadores profesionales. Pues claro que lo son, ¿y no lo somos todos en nuestro trabajo? Por si alguien no lo tiene claro, me permito recordar el significado de esa palabra según el Diccionario de la RAE: “que percibe un salario por su trabajo o una paga por sus servicios.” Pues si todos, de un modo u otro, trabajamos por dinero, más allá de que nos guste mucho o poco lo que hacemos, todos somos mercenarios, y todos somos vendedores, salvo que alguien tenga por costumbre o apetencia trabajar gratis. Y hay mucha gente que esto no acaba de entenderlo, y este tipo de personas siempre se van a ver únicamente como clientes, con lo que poca o ninguna empatía cabe esperar de ellos cuando se les ofrece un producto o servicio. Paciencia.

¡Estamos muy equivocados! Y hasta que en este país este concepto y esta cultura no cambie, poco vamos a evolucionar. El cliente no valora el esfuerzo ni el trabajo desarrollado por el que es un profesional de las ventas, porque el propio cliente no se ve a sí mismo como vendedor. Si a esto le sumamos que hoy por hoy los propios clientes son infieles por naturaleza, se venden al mejor postor y a veces solo por ahorrarse unos pocos euros, aunque esto suponga una merma importante en calidad y servicio. Así que en estos tiempos tan importante como hacer clientes, es saber fidelizarlos, pues el cliente es cada vez más exigente, incluso caprichoso en algunos casos.

¡Los duros a cuatro pesetas no existen! Esta frase la he utilizado en muchas ocasiones cuando un cliente me hablaba de regalos, descuentos impensables, compensaciones irreales… En mi vida personal siempre he desconfiado de lo regalado. Lo tengo más claro que el agua, yo siempre seré cliente, y de la misma manera, me dedique a lo que me dedique, tendré muy presente que también soy vendedora.

En este mundo, el maravilloso mundo comercial, hay mucho “profesional” oportunista, son esos que venden y le dicen al cliente cualquier cosa que éste necesita escuchar. Esto es como la vida misma, hay gente con pocos escrúpulos, comerciales que no hacen ningún favor a esta profesión, ni a los que  la ejercen con honestidad, dedicación, pasión y entrega, y que afrontan sin atajos tramposos las dificultades propias de la actividad para alcanzar los objetivos marcados.

¡Amigo, el cliente que no valora el trabajo que realizas, puede que no merezca ser tu cliente! Estaréis pensando, ¿pero te has vuelto loca? ¡En absoluto, solo pretendo rentabilizar mejor mi trabajo! Se ven carteles en cafeterías, gimnasios, lugares de copas, centros comerciales, piscinas… que dicen “se reserva el derecho de admisión.” Y digo yo, ¿por qué el que es un profesional de las ventas no puede hacer lo mismo? El derecho de admisión en un local, sea de la índole que sea, está dirigido a los clientes. ¿Por qué no decidir qué cliente es tóxico para ti y resta tiempo y esfuerzo para ese otro que lo merece? Sinceramente, a mí como cliente no me gustaría que me restasen tiempo a mi fidelidad por otro que va y viene…

En cualquier ámbito de la vida, tratar a todas las personas por igual es un grave error.

Claro que los comerciales están para ganar dinero, y que al cliente hay que tratarlo bien y atenderlo, pero, ¿alguna vez te has parado a pensar lo que pierdes con los clientes problemáticos, desconsiderados, miserables, que solo crean situaciones desagradables o que pretenden que estés 24 horas al día pendiente de sus naderías?

  • Autoestima.
  • Gestión del tiempo.
  • Sacrificio y esfuerzo.
  • Restar tiempo a otros clientes.
  • Desmotivación.
  • Y en muchos casos dinero…

Probablemente alguien estará pensando, “si un comercial no sabe gestionar todo esto, quizá tenga que plantearse el dedicarse a otra cosa”. Pues mi opinión es que se tiene que dedicar a:

  • disfrutar con lo que hace;
  • evidentemente ganar dinero y no perderlo;
  • dedicar, porque así lo merecen, más tiempo y esfuerzo a los clientes agradecidos y que aprecian la profesionalidad;
  • obtener recompensa por todo el sacrificio empleado;
  • no caer en la tentación de ser deshonesto con los clientes;
  • ganarse la confianza del cliente, fidelizarlo y conseguir que quede tan contento que pueda generar otros clientes.

A lo largo de mi vida profesional dedicada al mundo de las ventas, tengo que decir que pocos fueron los clientes que no apreciaban el trabajo que desarrollaba cada día, me encontraba con frases como “lo que debes de aguantar, Carmen”, las típicas palabras, “yo no valdría para esto”, y mucho más, pero los clientes no dejaban de mostrar la admiración ante una profesión para la cual no cualquiera está capacitado.

Todos somos clientes, algunos piensan que no son vendedores, pero, ¿todos sabemos comportarnos como clientes y todos como vendedores? Quizá tengamos que aprender mucho en ambos sentidos, y si lo hacemos, nuestra vida profesional será más agradable y provechosa.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s