Apostar por el talento, una sabia inversión

Las-empresas-casa-vez-buscan-más-talentos

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Las empresas gastan mucho dinero en materiales, infraestructuras, departamentos diversos, viajes, cestas de Navidad… Y digo gastan, porque en muchos casos seguramente podrían racionalizar mejor los recursos en aras de una mayor eficiencia. Y también en muchos casos se hace dejando a un lado inversiones, porque así se denominan, inversiones en pos de un mejor funcionamiento de toda su estructura de personal.

Estaréis pensando, ¿pero qué puede ser tan importante que dependa de esa inversión? Sin duda el área de Recursos Humanos, el hecho de tener profesionales especializados en ello. A veces es el Jefe de Ventas, o el Supervisor de zona, quizá el Coordinador de compras… quien se dedica a esta estratégica acción. Su importancia radica en que de ahí debe salir la mejor selección de profesionales que la empresa pueda alcanzar. Pensemos que cualquiera de las figuras anteriormente mencionadas puede ser muy buena en sus funciones como tal pero, sinceramente, ¿eso supone también tener la capacidad de seleccionar el personal en función de los muchos factores que es preciso tener en cuenta?

Pero claro, esto para muchos empresarios es un “gasto que no se pueden permitir”, o se lo permiten “a su manera”, y me explico. Me permito hablar por experiencias propias,  ocurre a veces que uno se encuentra en situaciones rocambolescas en entrevistas de trabajo. La falta de experiencia y capacidad del reclutador se refleja, por ejemplo, por:

– desconocer totalmente la empresa para la que va hacer la selección, ya que cuando el candidato le hace alguna pregunta al respecto, el entrevistador se muestra perdido y desubicado.

–  Falta de claridad cuando cuestionas (y sucede muy a menudo), por qué en la oferta laboral que te ha llegado por el medio que sea, aparecen unas condiciones y requisitos, y sucede que el entrevistador te está hablando de otros completamente diferentes.

– Hacer preguntas que no salen de un buen reclutador, sino de la cabeza principal de la empresa, sin tener en cuenta lo realmente importante pero, eso sí, valorando muy mucho aspectos como; “¿tiene pensado usted tener hijos?”, “¿cuál es la marca de su vehículo?”, ¿utilizan en sus relaciones sexuales protección?”, “¿tiene tatuajes?”, “¿ha estudiado en una universidad pública o privada?”… Y todo ello, sea el puesto para carretillero, panadero, contable, comercial o recepcionista, da igual. Al mismo tiempo que dan igual las capacidades que realmente uno tiene para ejercer como buen profesional.

– Sospechosa ambigüedad respecto a las condiciones económicas, respondiendo a menudo con “eso lo tendría que preguntar”.

– La típica coletilla de  “si es usted seleccionado, nos pondremos en contacto”.

– Mantener una conversación en todo momento helada y marcando las distancias.

Pero es que esto no se termina aquí. Otro gran error, es seleccionar a los candidatos y pensar que ahí termina todo… ¡Pues no! Por ello es necesario e importantísimo este departamento. Después del proceso de selección hay que tener un guión a seguir, un trato con el personal, un seguimiento, motivación y propuestas de incentivos, una acogida además de un acompañamiento durante un periodo determinado. Hay que percatarse de los  posibles talentos, cultivarlos y regarlos, harán mejor y más fuerte la empresa. El buen ambiente de trabajo es fundamental, y eso se consigue también haciendo que la gente se sienta tratada como lo que son, personas a las que respetar y valorar, así será más fácil que su implicación sea mayor,  que den lo mejor de sí mismos.

¿No sería mejor que el comportamiento por parte de la empresa después de la selección fuese otro? ¿Por qué solo llamar a quien es seleccionado? No se dan cuenta que la gente sufre esos días pensando en el resultado, pues ser cortés y llamar o mandar un correo indicando una resolución u otra sería un gesto de humanidad y delicadeza. Sencillamente, ¡porque debes cuidar la imagen de tu empresa! Y es que en esta vida nunca se sabe.

Esa persona que realiza el proceso de selección, ya sea alguien bien formado y experimentado, o bien un empleado multifunciones, es, señor empresario, quien genera la primera impresión de cómo funciona su empresa, la imagen corporativa en ese preciso momento y lugar. ¿Realmente me dice que esto no es importante?

Es una pena que sean muchos los talentos que se quedan por el camino, y peor los que no se aprecian cuando buscamos en los profesionales sobre todo las partes débiles, sin prestar el debido interés a su posible gran potencial.

Y repito, la figura de reclutador no es cualquier figura dentro de la empresa, es una de las más importantes. Es momento de asumirlo, y si busca la optimización, contrate externamente a alguien formado para tal labor, o emplee a esa persona, que será sin duda la que más mire por los intereses de su empresa. No lo vean como un gasto, puede ser su mejor inversión.

¿Quiere invertir y minimizar riesgos? Invierta en talento, un talento que será contagioso y procreador de otros muchos. Su balance de cuentas se lo agradecerá…

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s