Tú que te crees un crack, ni ganar ni perder sabes…

 

PhototasticCollage-2016-05-18-20-23-57

 

 

Artículo publicado por Carmen Prada

 

Ha terminado la Liga y llegan las finales de las diversas competiciones futbolísticas, y con ellas los respectivos ganadores y perdedores. Los balances de algunos importantes equipos están aún por determinarse.

Después de ver todo el “espectáculo,” y no precisamente futbolístico que ha recorrido todos los medios de comunicación durante estos días, tengo que decir que las diferentes parodias que se han mostrado me han causado un auténtico y lamentable hastío.

Me dan igual los colores, la localización, el capital social e incluso los fanatismos, sencillamente después de todo esto y una vez más, he llegado a la conclusión de que en esta vida no sabemos perder, es cierto que resulta duro asumirlo, pero parece ser que tampoco sabemos ganar…

Y es un nunca terminar, porque miras a la política y otro tanto de lo mismo…

¿Por qué no somos capaces de disfrutar de nuestros logros y victorias? ¿Por qué nos tenemos que recrear en los derrotados para gozar más? ¿Por qué cuando perdemos, enseguida echamos balones fuera (nunca mejor dicho)? ¿Por qué nos cuesta tanto asumir los errores? ¡En fin, es el cuento de nunca acabar!

Lo que realmente me entristece es que la sociedad haga eco de estas situaciones, porque al final me da la sensación de que en el fondo “todos estamos cortados por el mismo patrón,” y sin necesidad de tener un balón de por medio…En el deporte diríamos que es falta de deportividad, pero en otros órdenes de la vida es falta de elegancia y saber estar.

Si esto lo llevo al mundo empresarial y profesional, sucede algo muy parecido. Quizá estamos pasando por una mala racha que como se suele decir actualmente a menudo, “no sé si de ésta saldremos”, pero parece que si al de la competencia le va aun peor, nuestra crisis milagrosamente ya no lo es tanto. Estamos más pendientes de la bancarrota  de la competencia que de nuestros propios objetivos alcanzados en el último mes, sencillamente porque no sabemos disfrutar de nuestros éxitos, pero eso sí, celebramos con confeti una mala noticia que nos traigan de quien nos merma negocio.

No me sorprende, ¡esto es España! No nos damos cuenta o no lo queremos hacer, que todos necesitamos de todos. Las empresas cierran, los concursos de acreedores destruyen montañas y montañas de empleos, las colaboraciones disminuyen, los trabajadores dejan de profesionalizarse, las situaciones personales cada vez son más precarias, los bancos no dan créditos… ¡pero nosotros no tenemos nada que ver! Y lo arreglamos diciendo que “esto únicamente es cosa del Estado, ellos son los culpables.”

La envidia es muy mala consejera, la deshonestidad no debe ser nuestra carta de presentación, la falta de humildad nos hace mediocres… ¿No te has parado a pensar que quizá en algún momento tengas que llamar a la puerta del que tanto criticabas? Esta vida da demasiadas vueltas, y nosotros no estamos preparados para girar.

Gracias a Dios que hay gente que me corrobora en muchas ocasiones que en esta vida no todo es de un solo color, porque soy de las que creo que ni todo es blanco ni todo es negro, aunque la reiteración de ciertas situaciones ya me haga por minutos hasta dudar.

Hay un lugar especial para mí en Ponferrada, un lugar de encuentro con los amigos, un lugar de reflexión, para disfrutar de grandes productos sobre todo de la comarca y que te aleja de la rutina… Además de un lugar en el que me siento muy bien acogida y rodeada de grandes profesionales. El negocio lo trabajan ellos mismos, los propios dueños, de ahí su empeño y tenacidad en que nada falle ni falte, y que la calidad en general sea su Marca Personal. Se trata de una Vinoteca y Tienda Gourmet. Hace pocos días, a escasos metros de ésta, se abrió un local de similares condiciones, con personal cualificado para la atención al cliente, pero con una calidez diferente, no es lo mismo… Aunque tengo que decir que es un lugar con un encanto especial por el gusto, sobre todo en la decoración y en la calidad de los productos.

Días atrás y con la confianza que tengo con la propietaria del primero, le consulté si la apertura de ese nuevo local le estaba causando algún agravio, ya que es una competencia directa. Su respuesta no me sorprendió, y no me sorprendió porque la conozco, es una profesional y empresaria de los pies a la cabeza, además de una gran persona. Su respuesta fue: “qué va, Carmen, cuantos más negocios haya por la zona más afluencia de personas. Al ser locales similares y con un tipo de clientela específica, las personas que salen del nuestro se van allí, y las que salen de allí vienen al nuestro. ¡Al final todos salimos ganando!”.

Respuesta, ¡chapó! Alguno se hubiera echado las manos a la cabeza, yo pensé, ¡no estoy loca, no soy la única que piensa en el bien recíproco!

No vivas de las falsas apariencias, tampoco que tus mayores alegrías vengan por parte de la competencia, no eches culpas fuera cuando te juegas el todo o nada en el último partido, deja de una vez por todas el juego sucio, no levantes trofeos dedicándolos al que juega en el equipo contrario, y mucho menos tires de hemeroteca porque un día puedes quedar retratado.

Disfruta de tus triunfos, y en la celebración solo recuerda los motivos que te han llevado a ese momento para intentar levantar más copas…

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

6 comentarios en “Tú que te crees un crack, ni ganar ni perder sabes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s