Todos para uno, y uno para todos

1521770

Artículo publicado por Carmen Prada

El pasado 3 de mayo leíamos en los diarios más importantes de nuestro país titulares como “El milagro del siglo: el Leicester, campeón”.

Para los que no seáis aficionados al fútbol y menos aún de la liga inglesa, es importante tener en cuenta que este club ha afrontado la temporada con el 17º presupuesto de un total de 20 equipos, que en el pasado ejercicio estuvo en peligro de descenso hasta la recta final de la competición, y que es el primer título liguero que consigue en sus 132 años de historia.

Su entrenador, el italiano Claudio Ranieri, resume la receta utilizada por su equipo para conseguir tal gesta con las palabras “sangre, corazón y alma”…

Aprovecho este notición deportivo para tratar el siguiente tema, la suma importancia que tiene el trabajo en equipo, ¡fundamental!

No es difícil comprobar que un trabajo desarrollado por una sola persona para el que se necesita un tiempo determinado, si es llevado a cabo entre dos, el tiempo para realizarlo disminuye, el potencial de cada una de las personas se complementa y el resultado es muy positivo.

Es muy recurrente la frase de “dos cabezas piensan más que una…” Es totalmente real, y muy especialmente si entre las personas hay la debida coordinación.

Evidentemente, hay profesionales a los que les resulta muy difícil experimentar este hecho, ya que realizan su trabajo de modo individual. Pero también existen colaboradores con los que compartir tareas…

Cuando nos vamos al caso de una empresa con un equipo de trabajo, con la gestión de personas ante todo, es muy importante lograr que todos remen en la misma dirección.

¿Alguna vez te has parado a pensar lo importante que es introducir en tu vocabulario como líder, la palabra “nosotros”, cuando trabajas con un equipo? Trabajar en equipo es poner el hombro todos, “sudar la camiseta” de igual manera, y en muchas ocasiones potenciar y respaldar el trabajo de aquellos que quizá no tienen tanto talento como otros, pero es bueno hacerles sentir importantes dentro del grupo.

  • Hay que resaltar la confianza, que cada uno de los profesionales sepan y sean conscientes de las capacidades del resto de integrantes, que sepan qué rol tienen cada uno y que entre todos se respira “juego limpio”.
  • Hazles sentir importantes, que cada uno desempeña un papel dentro del proyecto, y que todos tengan claro su objetivo dentro del grupo. Que sientan suyo el objetivo.
  • No confundas a tu equipo, no cambies continuamente de ideas, de metas, de camino… ¡No hagas que no sepan en qué “posición juegan”!
  • En muchas ocasiones, no se repara en la opinión o aportación de alguno de los miembros del grupo. Muestra interés por ello, que aporte, que se siga sintiendo importante y que llegado al objetivo claramente marcado, se sienta protagonista.
  • No subestimes el trabajo de nadie cuando no ha sido realizado por ti. No eres conocedor de todas las circunstancias, limitaciones, agentes externos. Este no es el camino para alcanzar la empatía necesaria entre tus trabajadores.
  • Los problemas no son de unos y las victorias de otros. Este vínculo de unión para lo bueno y para lo malo debe ser conseguido, para que no se cuelguen las tan conocidas “culpas”.
  • Muchas veces se cae en el error de que el grupo tiene que ser uniforme en capacidades y actitudes de todos los integrantes de tu equipo. Es importante que haya heterogeneidad, mayores serán las aportaciones y desde diferentes puntos de vista. No se busque la tarifa plana, en cuanto a personalidades y valores. Diversidad sí, pero en la unidad y coordinación.
  • Algo que no me cansaré de repetir nunca es que igual que nos gusta distribuir reproches, cantar los errores, decir a voz en grito los fallos cometidos, seamos capaces de recompensar por el trabajo bien hecho, tanto de modo individual como con un reconocimiento público.

Estarás muy lejos de ser un buen líder, y sobre todo fomentar un buen trabajo en equipo, si la toma de decisiones es solo tuya, si dejas a un lado la palabra “nosotros”, si buscas protagonismo en vez de protagonistas, si para mostrar tu autoridad necesitas subestimar a alguien…

El Leicester ha ganado la Premier League por ser conocedor de los valores que se necesitaban para lograr esa meta, un objetivo únicamente al alcance de los grandes. Han luchado y se han sacrificado, no han dado un balón por perdido, los goles los han metido entre todos… Y todo ello porque alguien les dijo que se podía. Que para lograr grandes objetivos, hay que soñar grande, y que la suma de todos hace posible llegar más lejos de lo antes alcanzado.

El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos.      

 Michael Jordan.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

2 comentarios en “Todos para uno, y uno para todos

    • Palabra clave “nosotros”, para y con nosotros…
      Ese es el modo, esa la forma. Un equipo forma parte de un todo, y los objetivos obtenidos se miden por el rendimiento del mismo encabezado por un líder, una figura muy importante entre un grupo de personas.
      Grupo de personas=grupo de trabajo, se deben gestionar personas y no números…
      Muy buen resumen Lourdesls, y sobre todo, gracias por tu aportación y por formar parte de “Las estrellas brillan por ti”.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s