Aquí nos conocemos todos…

art4

 

 

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Hace escasos días, me encontré en medio de una conversación en el que el tema era la primera impresión, y reconozco que es un tema que me engancha.

Comenzamos hablando de una persona en concreto, conocida por todos los que en la conversación participábamos. Uno de los contertulios reconocía que su primera impresión cuando conoció al hombre del que tratábamos, no había sido precisamente buena, sino todo lo contrario. Y del mismo modo, acabó reconociendo que a medida que ha tenido una relación diaria con él por motivos laborales, su opinión ha cambiado muy positivamente.

Pero sin duda, ¡recuerda su primera impresión!, por lo que planteo la siguiente cuestión. ¿Es o no es importante la primera impresión? ¡Sin duda que lo es! De hecho, ella no la ha olvidado, aunque la opinión haya cambiado…

Su opinión cambió porque ha tenido la oportunidad de conocerle, pero yo me pregunto, ¿y si no la hubiese tenido, como pasa en la mayoría de las ocasiones?

Soy de las que opino que la primera impresión es nuestra carta de presentación. Debemos pensar que quizá a esa persona no volvamos a verla, que no tengamos más contacto que el de ese instante y voy más allá, se puede convertir en un momento dado por esa impresión que le hayamos causado, en nuestra posible embajadora ante otras personas.

Siempre se ha dicho que esta vida es un pañuelo, al igual que cuando vives en un lugar pequeño se suele escuchar eso de “aquí nos conocemos todos…” Hoy por hoy, me quedo con esta última frase, y es que es así, vivas donde vivas.

Nunca sabes la persona que en un momento concreto se encontrará sentada junto a ti o en la misma conversación, esa visita a un cliente qué puede traer después, o simplemente tener una forma de ser o estilo con el que muchas personas te identifiquen aunque desconozcan tu nombre. Pero voy más allá, digo que vivas donde vivas porque ahora mismo a través de las Redes Sociales vamos dejando nuestra huella en todo aquello en lo que interactuamos, en la fotografía de perfil que colguemos, en una opinión que demos ante una pregunta que en muchas ocasiones está colocada a propósito, en nuestra propia escritura que en muchas ocasiones descuidamos y dice mucho de uno mismo, en la forma de despedirnos o agradecer… Estamos examinados continuamente, debemos estar alerta las 24 horas y no despistarnos, y es que en cualquier ocasión son muchos los ojos que nos observan y algunas las oportunidades que se nos pueden presentar, y dependiendo de la impresión que se cause y del mismo modo, muchas las que se nos pueden escapar…

Desde este punto de vista, el de las redes sociales, ¿sabéis por qué es importante la primera impresión? Porque a través de ellas, no tendremos muchas o casi ninguna oportunidad de poder cambiar esa primera visión que han tenido de nosotros, ya que probablemente nunca nos vayan a conocer en persona o lleguemos a tener un trato directo y continuado.

Pero cuando sí se da ese trato directo, desempeñan de igual forma un papel importante tanto la comunicación verbal como la no verbal, por ese motivo, tanto la imagen como los gestos son importantes, y en la mayoría de las ocasiones no reparamos en ello.

Por la vida hay que caminar sin pausa, erguida, consciente, de un modo inteligente, precavida, al 100%, sin pensar que puede haber otra oportunidad, con soltura, delicadeza, con carácter y firmeza, pero sobre todo con mucha, mucha personalidad, esa que sea capaz de definirnos y que por ella cualquiera nos pueda identificar.

Seamos conscientes que nunca sabemos dónde está nuestra oportunidad, ni quién nos la puede ofrecer, o a qué puerta en un momento dado vamos a llamar y quién se encuentra del otro lado para abrirla… Por estos y otros muchos motivos, si hacemos de nuestra primera impresión nuestro hábitat natural, no nos costará que ésta sea nuestra forma de vida, no sufriremos porque nos mostraremos tal y como somos, puesto que la naturalidad formará parte importante de cómo nos mostramos.

Nunca descuidemos que, detrás de lo que decimos, ha de haber una coherencia en lo que hacemos. Así, sin divisiones interiores ni bipolarizaciones, caminaremos ligeros de equipaje por la vida, nuestra mirada será más transparente, estaremos más a gusto con nosotros mismos, y será más fácil que la gente confíe en nosotros, porque transmitiremos confianza, felicidad y paz interior.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

5 comentarios en “Aquí nos conocemos todos…

  1. ¡Felicitaciones Carmen! Efectivamente, mantener esa coherencia de “imagen” siempre y eso,creo…sólo es posible si hay coherencia entre lo que pensamos, sentimos, decimos y hacemos. Causar una buena ” primera impresión” ya no depende de uno sólo…interviene una tercera persona y no siempre se da el caso que explicas de que haya segundas, terceras…oportunidades. Pero bueno…
    ¡ aprovechemos la primera!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s