Hoy es ella, ¿y mañana…?

httpwww.panageos.esfotosrioscuro_3164arco-iris-en-laciana_149652.html

 

Artículo publicado por Carmen Prada

Cuando vi colgado en una red social el llamamiento para buscar a una mujer de 82 años enferma de Alzhéimer, perdida desde hacía 8 días, no lo pensé. Esta mujer vive en mi ciudad, un día como otro cualquiera salió a caminar pero no ha regresado.

Reconozco que me emocionó que un día laborable a las 12 horas, allí en la plaza, lugar de encuentro de la convocatoria, hubiese tanta gente. Ese momento en concreto es difícil de describir, pero os confieso que me sentí inmensamente orgullosa de mis conciudadanos, la gente de Ponferrada y El Bierzo. Muchos de ellos dejaron a un lado sus ocupaciones y se centraron en la búsqueda de Jesusa, pues ese es el bello nombre de la persona desaparecida.

He querido involucrarme en tan bella acción, promovida por los propios ciudadanos, y rastrear los lugares más recónditos que uno pueda imaginar, para encontrar a una persona.

Ha sido y está siendo, porque a día de hoy no ha aparecido, una experiencia en la que se experimentan emociones tras emociones. Dos días de búsqueda entre matorrales, zarzales, escombros, casetas, incluso un cementerio,  además de pozos, contenedores… Durante todas estas horas de búsqueda he vivido con gran intensidad pensamientos, emociones, vuelcos del corazón, recuerdos, momentos y personas que te vienen a la mente… Han sido en mi vida algunas de las horas más aprovechadas en todos los sentidos.

Todos tenemos en mente a Jesusa, su ausencia está haciendo que nuestra comarca se una en beneficio de una gran causa, la mejor causa, una vida humana. Pensar lo que pueda estar pasando esa familia es tremendo. Los minutos, las horas, estos días probablemente estén siendo los peores de sus vidas, pero al menos no los están viviendo en soledad.

Hoy es ella, pero mañana puede ser que la ayuda la necesitemos cualquiera de nosotros, y cualquiera de nosotros no solo somos los que vivimos en la zona, sino cualquiera que esté leyendo estas humildes palabras…

¿A quién no le gustaría que se volcase la población en una desgracia personal o familiar? Podemos necesitar ayuda para nuestro padre, hermano, amigo, abuela… qué sé yo, ¡cualquiera! Y eso nos incluye a nosotros mismos…

Ver reunidas a más de 70 personas, con ilusión y esperanza de devolverla a su casa, me ha hecho pensar que son muchas las personas, jóvenes y no tan jóvenes, que cultivan y cuidan esos valores humanos que siempre me empeño en reivindicar. Esos principios que se adquieren y no se dejan manipular. Personas que piensan y actúan con el corazón, que son capaces de olvidarse de ellas mismas por la vida de otra persona.

No nos cansemos nunca de ser sensibles, porque eso no significa que seamos débiles, todo lo contrario, significa que nuestra fortaleza tiene buenos cimientos y mejores materiales para dar lo mejor de nosotros.

¡Evidentemente no todo el monte es orégano! No soy ilusa, por desgracia la indiferencia y el egocentrismo son más fáciles de contagiar, y el grado de aceptación es sumamente elevado. Quizá os preguntaréis, ¿por qué? Porque la comodidad egoísta está más de moda. No vaya a ser que nos llamen raritos porque estamos dispuestos a dedicar nuestro tiempo a una causa en la que la motivación no es pasarlo bien ni tampoco ganar dinero.

¿Qué me estoy llevando yo con esta experiencia? ¡Muchísimo, inimaginable! Sigo conservando la fe  y la esperanza en los valores humanos, apreciar con emoción la unión de la gente, la satisfacción de poner mi granito de arena en tan noble iniciativa, aunque por desgracia todavía no se haya localizado a Jesusa, haber conocido y pasado unas horas inolvidables con personas de gran corazón…

No pierdo la esperanza de que cuanto antes, entre todos, la podamos encontrar.

Qué bello es vivir fuera de nuestra esclavizante pecera, para poder observar con asombro la hermosura de otros horizontes. Un día descubrirás que la pecera es ridículamente pequeña, y quizá sea tarde para que fuera encuentres a alguien esperándote. Salta, sal, huye de los sucedáneos de libertad que en realidad aprisionan, hallarás la felicidad rodeado de personas con valores, podrás respirar ese aire que te faltaba, aunque quizá ni lo sabías.

Hoy es Jesusa, ¿y mañana…?

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s