Mirada sensible o cruel etiqueta, tú eliges

Playful woman with lollipop

Artículo publicado por Carmen Prada

En varias ocasiones he comentado que me encanta la radio, me acompaña a lo largo de la jornada, y todos los días de la semana sin excepción. Este pasado domingo, en el programa de una de las mejores periodistas y con más grandes valores que conozco, como es Cristina López Schlichting, se trató un tema importante y actual del cual todos opinan y pocos saben… Una joven muy valiente, de nombre Belén Olías, nos habló de una de las más atroces y devastadoras enfermedades, el trastorno del comportamiento alimenticio. Relató el comienzo de esta esclavizante enfermedad, todo el dolor y sufrimiento vivido por ella en primera persona y también por su familia. Hoy por hoy sigue ingresada en un centro, pero su proceso va por buen camino, como ella misma relataba.

La Editorial Almuzara ha plasmado esta historia real en un libro, Clara frente al espejo. Os invito a su lectura, seguro que no dejará indiferente a nadie.

Mira que se escuchan estupideces sobre esta grave enfermedad, la anorexia nerviosa, pero para colmo de males, esta semana leí en uno de los muchos blogs que sigo, un artículo en el que se trataba este tema. El título del artículo es Anorexia a fondo, y al finalizar la lectura vi un comentario de un lector, y la opinión vertida la he oído muchas veces, se estila mucho. Textualmente, errores incluidos, escribe: “ufffff que mal x ellas una vida x delante lindas jovenes y fallacer x culpa de esta enfermedad estan locas esas que quieres parecer un hueso recapaciten!!”

Los pelos de punta se me pusieron después de leer tal despropósito, que ya no me sorprende. He escuchado de todo con respecto a este tema, y el problema es que vivimos en una sociedad en la que la ignorancia es demasiado atrevida.

Estas jóvenes, al contrario de lo que escucho habitualmente, no sufren esta enfermedad porque sean unas consentidas, ni lo hacen para llamar la atención, ni porque sean niñas tontas, incluso he llegado a escuchar que, “si están así es porque les da la gana…” Estos atrevidos ignorantes, que indaguen en internet y busquen Anorexia Nerviosa, a ver si nos enteramos que es una enfermedad mental que afecta al comportamiento alimenticio.

¿La culpa la tienen ellas? ¡NO! Hoy en día, es una mujer perfecta aquella que cumple con unos cánones de belleza. Te rechazan y critican durante la juventud porque estás demasiado “rellenita”, vas creciendo y una palabra innecesaria duele, no te dan un puesto de trabajo normal y corriente porque no tienes la presencia de una modelo, escuchas la opinión machacante de una amiga con el mismo tema siempre de “si bajaras unos kilitos”, guías didácticas que hoy están al alcance de muchas mujeres en internet sobre lo que tienes que hacer para llegar a tener una masa muscular casi inexistente… Con todo esto y mucho más, no me digáis que la culpa es de los enfermos. Pero fijaros, a todos les sale gratis colocar etiquetas, menos a esas muchachas y a su familia… Y digo gratis en todos los sentidos. El Estado ha prohibido fumar en los bares, la venta de alcohol a menores de 18 años, no hablar por el móvil mientras vas conduciendo… Me parece muy bien, porque como dicen, estas conductas pueden provocar enfermedades y muertes.

Y digo yo, ¿cuándo vamos a tener una ley que regule todo aquello que lleva a la tumba a muchas jóvenes por un trastorno alimenticio? ¿Cuándo se va a dar a estos enfermos un tratamiento más especializado en los hospitales públicos?

Ya vale de decir “esa chica es anoréxica” cuando se ve a una muchacha muy delgada. ¿Pero qué manera es esa de hablar? ¿A una persona que haya perdido el pelo en poco tiempo y tenga apariencia enfermiza se le denomina cancerosa? ¡Naturalmente que no!

Son muchas las personas que viven un auténtico calvario, que lloran cada día, que odian todo aquello que le rodea empezando por ellas mismas, muchas no ven la salida, otras viven toda su vida con esa sombra, son muchas las que ven sufrir a sus familias sintiéndose culpables pero sin fuerzas para salir adelante,  pero estoy segura que todas son valientes. También son valientes sus familias porque sufren tanto o más que ellas, son las primeras en no comprender qué le está pasando a su hija, lloran y lloran en silencio porque necesitan ante ellas mostrarse fuertes, jamás les sueltan la mano, es la prueba más dura que han vivido, solo les sostiene el amor.

Algunas se han ido, no han podido luchar, se vieron sin salida… ¡Pero la hay! Para mí son muy valientes, aun a pesar de la incomprensión social, son un ejemplo en muchos sentidos, con una gran fortaleza interior que les llama a vivir, no quieren perder el futuro que les espera, desean volver a encontrarse, disfrutar con sus amigos, familia, volver a endulzar el paladar y no preocuparse de esas etiquetas crueles y absurdas que algunos ponen.

La belleza importante es la interior, esa que huele a esencia, aquella que percibes y no sabes de dónde viene, la que descubres en una conversación, la que te transmite paz… La belleza no tiene dueño, está al alcance de cualquiera, sea cual sea su talla, porque es de talla única.

Carmen Prada | Asesora de Desarrollo Personal y Profesional

SI TE GUSTAN MIS ESCRITOS NO DEJES DE COMPARTIRLOS, TODOS PONEMOS NUESTRO GRANITO DE ARENA.

Anuncios

4 comentarios en “Mirada sensible o cruel etiqueta, tú eliges

  1. Buena entrada Carmen. A nadie le duelen las muelas porque quiere. Y si le duelen van al odontólogo. Nadie se rompe un brazo porque quiere. Y si se lo rompe va al traumatólogo. Nadie padece anorexia nerviosa porque quiere. Y si la padece debe acudir al Psiquiatra o al psicólogo. Es una enfermedad y como tal hay que tratarla. Gracias por el post Carmen.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Luis por hacer eco de esta ENFERMEDAD, que ya son demasiadas vidas las que se ha llevado por delante.
      El día que se le vea como una enfermedad y se trate a la persona como una enferma, habremos avanzado bastante.
      No puedo hacer oídos sordos a este mal que tantos juzgan y pocos se han interesado por saber…
      El estereotipo de mujer no debe estar medido por tallas, ya que sin duda deben medirse por la belleza humana. ¡Mirémoslas con esos ojos!
      ¡Gracias como siempre por tu sensibilidad y disfruta del día!

      Le gusta a 1 persona

  2. Hola Carmen, he conocido tu blog a través de un post compartido en Linkedin, exactamente “Defícit nacional en cultura comercial” que me ha encantado pues yo soy comercial y me he sentido muy identificada. Pero del post que quería hablarte es de este sobre la anorexia. Desgraciadamente vivimos en un mundo de cánones y etiquetas -para todo, no solo para la imagen- y cuando no entras dentro del estándar se conviertes poco más que en una oveja negra. Yo siempre he sido una persona muy, muy delgada -ahora, sigo siendo delgada pero ya no en exceso como antes-. Comía muy bien, pero mi metabolismo era rápido y siempre tuve que escuchar de todo. Mi hija ha heredado mi metabolismo y hubo una época en la que llegó a preocuparme porque estaba casi obsesionada con engordar para que no se metieran con ella. ¡Qué sociedad tan triste! Unos tildados de anoréxicos si somos delgados, otros de gordos simplemente por no cumplir las medidas exigidas en las pasarelas. Los que padecen estas terribles enfermedades de trastornos alimenticios etiquetados como caprichosos. Siempre me hago la misma pregunta ¿por qué con lo fácil que es llevarse bien los unos con los otros y respetar la individualidad nos empeñamos en herir?
    Me ha gustado tu sensibilidad, me quedo por tu blog, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Susana, no has podido resumir mejor el dolor que pueden producir unas palabras sin el conocimiento de causa y efecto. Se acostumbra a colocar etiquetas pero también tallas… de las que algunos se sienten jueces.
      Los cánones de belleza no los marca nada de lo anterior, ni las etiquetas, ni las tallas… es más, nadie puede ser juez de tal cosa. La belleza no se mide por el peso en exceso o en defecto, sería muy fácil, y gracias a Dios es algo más profundo que todo ésto.
      A la última pregunta que planteas, mi respuesta es clara y contundente, además de cargada de mucho dolor. Hoy por hoy el hacer daño sale gratis. En demasiadas ocasiones, su intención es manifiesta, ¿el motivo? La escasez de valores básicos que la sociedad ha perdido, ya que parece que hoy “todo vale”.
      La sensibilidad para mi, es una de las bellezas más agraciadas y con tus palabras la muestra.
      ¡Gran belleza la tuya, acompañada de una mirada sensible!
      ¡Muchas gracias por tus palabras y bienvenida a Las estrellas brillan por ti!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s